Opinión

Cartas a la Columna

Actualizado el 11 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El país durmiente

PROBLEMAS DE INFRAESTRUCTURA

Transitar por las calles y carreteras de nuestro país es un ejercicio de paciencia infinita, causado por el pésimo mantenimiento y la mala planificación que se arrastra desde hace décadas. No se halla una adecuada justificación a la visión limitada de quienes en su momento han tenido la responsabilidad de cuidar y engrandecer el legado, de otras generaciones, que rompieron montaña con sus manos y trazaron caminos que todavía se usan. La realidad detrás del paradójico nombramiento de ser un país con felicidad ejemplar, está en la forma en que la gente afronta las vicisitudes. Sin embargo, no es para que los políticos se confíen y sigan dando largas a temas importantes, en tanto se desgastan en novelas banales, pendientes del encanto de la fama, que ya no cuidan si es buena o mala. El país requiere urgentemente un cambio en la forma de planificar, ejecutar y dar mantenimiento a la red vial. Hoy embadurnan de asfalto una calle, dos semanas después otra gente hace unos hoyos que dejan a la Providencia, hasta que las personas se manifiestan llevadas por la desesperación. ¿Por qué en otros países se pagan menos impuestos y tienen vías públicas de excelente calidad? Lo mismo pasa con los trámites, a pesar de una ley que ordena simplificarlos, todavía hay que hacer filas para asuntos que en otras partes se tramitan hasta desde un teléfono móvil. El país merece un mayor esfuerzo y un mejor futuro. Caso contrario, mejor volver a la lectura de los cuentos infantiles como ese del reino de la bella durmiente. Y ese sueño se hizo extensivo para todo el territorio del palacio. El rey y la reina, quienes estaban justo llegando a casa, y habían entrado al gran salón, quedaron dormidos, y toda la corte con ellos.

Robinson Rodríguez Herrera

San Pedro, Montes de Oca

Tramo de la ruta 32

Tiene razón don Jorge Bernal Villalta en su carta del lunes 8 de octubre. El tramo de la ruta 32 que menciona es un asco; además, si se arreglara, se podría aprovechar y mejorar el ambiente del costado oeste de la carretera, un poco antes de llegar al hotel. Hay que tener presente que este tramo es la entrada a San José para los turistas que vienen del Caribe y la primera impresión que se lleven es muy importante.

PUBLICIDAD

Carlos L. Barrientos Guerrero

San José

Fiasco con ciclovía

Qué ocurrencia la del alcalde de Cartago con la famosa ciclovía. Como buena obra tica, se hizo sin planificación; es decir, simplemente se hizo con el afán de protagonismo. Y todavía el señor tiene la desfachatez de decir que en los países de primer mundo son comunes. Por supuesto, pero ellos sí planifican y tienen espacios para construirlas, no colapsan el tránsito ya de por sí caótico del centro de la ciudad. Y ojo, cartagineses, que el “plan de ordenamiento” incluye bulevares.

Federico Castillo Arias

Atenas, Alajuela

Favoritos de Kölbi

La nueva oferta del ICE “Favoritos” es una burla. Resulta que es para personas con planes Kölbi, aceptable. Pero si se tiene un plan con iPhone, no se aplica. Esto es una ridiculez, ¿por qué se discrimina al usuario de este dispositivo? ¿Existe diferencia? Si ya se paga bastante por estos planes, ahora resulta que se acortan los beneficios. Soy cliente A del ICE, termino contrato y me paso de proveedor.

Eduardo Naranjo Muñoz

San José

Dos horas después

El viernes 5 de octubre pedimos 10 pizzas a Pizza Hut para un festejo en nuestra oficina; llegaron dos horas tarde. La excusa subdesarrollada fue que se equivocaron a la hora de hacer el pedido, pues lo mandaron a hacer al otro lado de la ciudad. Estos establecimientos siguen demostrando que aunque prometan buen servicio, lo que menos tienen es eso, servicio.

Héctor G. Halsband Leverato

San José

Mala atención

El pasado domingo visité a mi esposa en Oncología del Hospital San Juan de Dios a las 12:30 p. m.; para ello usé el permiso brindado por la nutricionista, la cual me dijo: “Tráigale la comida que ella quiera, motívela a comer, y espere por si vomita o necesita ir al baño”. Eso hacía cuando al ser la una salí a dejarles la tarjeta de visitas a mis dos cuñadas (la hora de visita normal es a la una), y el oficial Martínez, apostado en Ortopedia, me impidió el reingreso al aducir que “el permiso era solo para dejar alimentos”. Traté de explicarle que estaba en el proceso de alimentación y debía recoger los utensilios. No atendió razones y solo me permitió ir por ellos, dejando a mi cuñada como rehén hasta que regresara. Es una lástima que una sola persona empañe el trabajo que con tanta mística y cariño desempeñan médicos, enfermeras, asistentes, nutricionistas, asistentes de limpieza y el resto del personal de seguridad, especialmente si tomamos en cuenta que es el mes de la prevención y concientización contra el cáncer.

PUBLICIDAD

Eladio Navarro

Cartago

Las prerrogativas de Coopana

Por qué los autobuses de Coopana no tienen el dispositivo lector de cédula para la persona adulta mayor. Los choferes se dejan la cédula y el adulto mayor, cuando es llamado a recogerla, debe hacer mil malabares, con lo que se expone a una caída. Nuestros mayores merecen más respeto.

Claudio Salas V.

Tibás, San José

  • Comparta este artículo
Opinión

Cartas a la Columna

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota