Opinión

Vergüenza ajena

Actualizado el 14 de marzo de 2005 a las 12:00 am

La Alianza Evangélica debe pronunciarse con total transparencia respecto a Canal 23

Opinión

Vergüenza ajena

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El periodista Mauricio Herrera (La Nación, 6, 7 y 8 de marzo) "destapa" algo que era un "secreto" a voces y que nadie dentro de la Federación Alianza Evangélica (FAE) quiso admitir tiempo atrás.

La discusión sobre Enlace Canal 23 se ha extendido al interior de esa federación por más de 13 años. Por ejemplo, en el 2001, al cuestionar al señor Jonás González Ortiz sobre el destino de los fondos recogidos en sus telemaratónicas y las propiedades que sus "asociaciones" poseían, fue enfático en afirmar que Enlace era una entidad privada y, como tal, no estaba dispuesto a que se revisaran sus libros. Además, dijo poseer solo una casa de habitación en los Hatillos.

Bases de rechazo. En el 2003, en un foro organizado por la FAE para tratar el tema, junto al reverendo Alejo Quesada Ulloa y en nombre las organizaciones bautistas que en ese momento representábamos, rechazamos la pretendida evangelización realizada por Canal 23, por considerar que:

* Se distancia del evangelio predicado por Jesús y sus apóstoles, que nos enseña a darnos a Dios y al prójimo sin esperar ninguna retribución específica. (Jn. 1.43-51)

* Distorsiona el concepto neotestamentario de la gracia de Dios, y la diluye hasta el punto de convertirla en un recurso de recolección de ofrendas que parece estar más en sintonía con los antiguos conceptos de indulgencia en el siglo XVI.

* Conduce al pecado de la simonía (Hech. 8.4-25), que consiste en pretender pagar para conseguir "favores o poderes" espirituales.

* Manipula la imagen de Dios al presentarlo como un mercader, que solo da cuando recibe.

No más palanganeo. Los evangélicos y protestantes que desde el siglo XIX hemos predicado en este país el mensaje de la gracia de Dios, y hemos aportado a la nacionalidad costarricense el mejor esfuerzo en la educación, la salud, la cultura, el trabajo, la política, las organizaciones sociales y comunales en que, como ciudadanos y ciudadanas de esta gran nación hemos podido participar, ante esta terrible denuncia no podemos más que sentir "vergüenza ajena" y exigir a la junta directiva de la Alianza Evangélica que, de una vez por todas, deje de "palanganear" este bochornoso asunto y se manifieste ante el pueblo de Costa Rica, conforme los principios de la moral cristiana, respecto a esta situación en que se cuestiona a su afiliada: la Asociación Cristiana de Comunicaciones, Enlace Canal 23.

  • Comparta este artículo
Opinión

Vergüenza ajena

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota