Opinión

San José, una floresta urbana

Actualizado el 06 de agosto de 2006 a las 12:00 am

Costa Rica está en capacidad de realizar auténticas proezas con el ambiente

Opinión

San José, una floresta urbana

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El clima tropical y la naturaleza con su capacidad y velocidad para regenerarse son recursos generosos para el planeamiento urbano.

Semanas atrás, en el Centro Nacional de la Energía Renovable de la Universidad de Navarra-España, luego en Caracas para la entrega del premio mundial "Holcim Awards" y, recientemente en Incae, presentamos la conferencia Ciudades Tropicales Sostenibles, Floresta Urbana para San José.

Uno de los aspectos medulares de esta conferencia es la propuesta del concepto de Floresta Urbana para una Ciudad Tropical Verde y Sostenible, introduciendo en la estructura urbana de San José un tejido vegetal que se infiltre dentro de lo construido y que tenga continuidad. Con esta penetración masiva de vegetación arborescente mediante arboledas, bosques y corredores biológicos, plazas arborizadas, ejes urbanos verdes, se obtiene un tejido vegetal urbano y apretado que da continuidad al espacio público, hoy tan desarticulado y desmembrado. La conectividad de los nuevos espacios vegetales con los espacios construidos es fundamental para poder beneficiar de ambas experiencias y lograr vivencias atractivas.

La idea es plantar miles de árboles en la avenida 10, carretera a Pavas, el paseo Colón, en los parques, en la circunvalación, en los bordes e intersecciones de las carreteras, en las islas urbanas. Un nuevo paisajismo en los meandros deshabitados de los ríos para convertirlos en bosques lineales urbanos.

Urbanismo y ecología. Nos interesa eliminar, o al menos reducir, el antagonismo entre urbanismo y ecología que ha planteado el enfrentamiento ciudad-naturaleza. Queremos sumar los dos enfoques para un desarrollo más armónico mediante una mejor calidad de vida, entendida como algo más que un mejor nivel económico.

Como complemento al tradicional transporte público de personas, proponemos uno recreativo mediante una red de góndolas aéreas entre los árboles para combinar transporte con esparcimiento escénico y una red peatonal continua que ofrezca opciones, como atravesar ríos y quebradas con puentes hamacas para acortar distancias.

Nos proponemos, de paso, mejorar la calidad de vida ciudadana priorizando los espacios públicos vegetales para dar cabida a esa convivencia con demoras, tan propia de esta latitud y cada vez mas excluida del diario vivir.

Los beneficios del proyecto Floresta Urbana para una San José Verde y Sostenible son múltiples porque tendría un impacto positivo al menos en lo ambiental planetario y contribuiría a la conservación de la biosfera; en lo ambiental regional aportaría una biodiversidad urbana; en lo social ofrecería espacios públicos para socializar; en lo económico atraería inversión al centro, y en lo urbano-arquitectónico aportaría un equilibrio entre lo construido y lo vegetal.

Fondo para la biodiversidad. Los Servicios Ambientales por Fijación de Carbono, en que Costa Rica es pionera, son una práctica desde 1997 y aportan ingresos a un fondo por $20 millones al año con un potencial nacional anual de $100 millones. Son los países ricos que más contaminan y las empresas mediante sus programas de responsabilidad empresarial, los que alimentan estos fondos.

En la actualidad un equipo nacional está impulsando el novedoso programa del Fondo para la Biodiversidad Sostenible, que busca subir un peldaño en la recaudación puesto que los beneficios serían para la sostenibilidad del planeta y no solo para la conservación del bosque.

Con el objeto de hacer factible Floresta Urbana, proponemos un Fondo para la Biodiversidad Urbana Sostenible, el cual, además del beneficio ambiental, estaría atacando en la fuente la contaminación y se lograría un resultado inmediato y directo para los ciudadanos y el ambiente. Por estas características la aplicación de este Fondo a la ciudad facultaría para elevar el canon que hoy pagan y obtener más ingresos por hectárea protegida. Estos ingresos nuevos serían para invertir en mejoras urbanas para crear una ciudad única en su género y destacada por su sostenibilidad social.

Estamos conscientes de que en Costa Rica no podemos pretender proezas tecnológicas, pero estamos convencidos de que podemos realizar audacias con el ambiente.

  • Comparta este artículo
Opinión

San José, una floresta urbana

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota