Opinión

Reto de los alcaldes electos

Actualizado el 11 de diciembre de 2006 a las 12:00 am

Una buena actuación fortalecería la participación ciudadana

Opinión

Reto de los alcaldes electos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

             | /LA NACIÓN
ampliar
| /LA NACIÓN

En el país, la municipalidad, como sociedad intermedia, está llamada a convertirse en la primera instancia de canalización de las capacidades de las personas y sus organizaciones en la búsqueda del bien común cantonal, actuando como organización superior rectora y gerente de ese bien común.

La municipalidad, como rectora del bien común cantonal, debe complementar al esfuerzo de los ciudadanos y sus organizaciones, y es fundamental promover la participación popular y fortalecerla a través de la diversificación de sus organizaciones, captando las aspiraciones comunales y haciendo aportes significativos para su concreción, teniendo presente que debe ser la instancia capaz de armonizar en un proyecto coherente de mediano y largo plazo el ideal de cantón que se aspira tener.

La municipalidad como gerente del bien común cantonal tiene también la responsabilidad de actuar, pero, además, la responsabilidad de rendir cuentas de sus acciones.

Aspiraciones comunitarias. Las municipalidades tienen que seguir avanzando en brindar sus servicios a la comunidad de una manera eficaz; o sea, satisfaciendo a cabalidad las necesidades comunales; pero, además, de forma eficiente: aprovechando al máximo los recursos de que se dispone mediante su uso racional . En tal sentido, deben mantenerse las acciones de reorganización administrativa emprendidas, reasignando tareas y obligando a cumplir los horarios de trabajo, de tal forma que pueda ampliarse eficazmente el tiempo de servicio que se le brinda a la comunidad.

Todo ello regido por el principio fundamental de la honestidad que debe orientar el comportamiento de todo funcionario público. La municipalidad se ganará la confianza ciudadana si sigue avanzando en el proceso de poner coto a la corrupción, a través del castigo a aquellos funcionarios municipales que se les compruebe, mediante el debido proceso, que han actuado incorrectamente, sin protegerlos por amiguismo o cliente- lismo político.

Si la comunidad vislumbra que se están dados pasos acertados para contar con una municipalidad eficaz, eficiente y honesta, se la podrá persuadir para que mejore sus aportes económicos a través de las diversas tasas e impuestos que requieren una revisión, según el principio de que quien más tiene y más recibe más debe aportar, impulsando una reforma tributaria municipal integral que contemple, entre otros aspectos, el pago de patentes comerciales según los ingresos y utilidades del negocio y la actualización del catastro municipal.

Es fundamental para el sistema municipal y el proceso de reforma en que ha entrado, que las expectativas de la comunidad no se vean defraudadas, y así sirva para que, en futuros procesos de elección directa de las autoridades municipales, se cuente con mayor participación de la ciudadanía en la selección de sus representantes.

  • Comparta este artículo
Opinión

Reto de los alcaldes electos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota