Opinión

Microbios y cáncer

Actualizado el 02 de mayo de 2007 a las 12:00 am

Opinión

Microbios y cáncer

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Desde que Louis Pasteur refutó la teoría de la “generación espontánea”, demostrando que las bacterias causan algunas enfermedades, se ha vinculado a los microbios patógenos (virus, bacterias, protozoarios, hongos y helmintos) con la propagación de enfermedades infecciosas, en su mayoría agudas o de períodos de incubación de pocos días o semanas.

Algunos gérmenes se han relacionado con enfermedades crónicas (como la sífilis), pero recientemente se ha observado y comprobado, con investigaciones, la vinculación directa o indirecta de ciertos parásitos, específicamente virus y bacterias, con varios tipos de cáncer. Las neoplasias malignas o cáncer son, en general, enfermedades crónicas con transformación y proliferación anormal de células en ciertos tejidos del cuerpo, provocadas por factores externos (ambientales) e internos relacionados con aspectos genéticos y fisiológicos a nivel inmunitario y molecular. La participación de microbios en varios tipos de cáncer ha cambiado el paradigma de la etiología de esta enfermedad mortal. La mayoría de ellos son virus, pero también se ha vinculado, por ejemplo, a la bacteriaHelicobacter pylori en las causas de gastritis crónica y cáncer gástrico.

En primera línea. Los cinco virus con mayor posibilidad de intervenir en la patogenia de tumores malignos son:

El virus de la hepatitis B (VHB) y hepatitis C (VHC): asociado con tumores malignos hepatocelulares y del sistema linfático.

El virus de Epstein-Barr (VEB): relacionado directa o indirectamente con patologías como linfoma de Burkitt, carcinoma nasofaríngeo y linfoma de Hodgkin y no Hodgkin.

El virus del papiloma humano (VHP, tipos 15, 16 y 18): relacionado con el cáncer cérvico-uterino.

El herpesvirus humano (HVH-8): vinculado con el sarcoma de Kaposi (HVSK), neoplasia vascular caracterizada por la aparición de manchas y nódulos de color rojo púrpura en la piel y otros órganos, relacionado con el virus del sida (VIH).

Los cuatro primeros están presentes en todo el mundo, provocando, primero, infecciones agudas, pasando luego a un período de latencia por años o décadas, reactivándose luego en tumores malignos. Además de esos cinco, existen algunos retrovirus, como el virus linfotrópico humano en los linfocitos T (VLHT-1), que produce leucemias linfáticas.

Lo paradójico es que una simple infección en la infancia provocada por virus nos podría ocasionar años después un tumor maligno y llevarnos a una dolorosa muerte. Ante estos hallazgos, lo recomendable es que la comunidad científica produzca las vacunas contra estos microorganismos, como hizo recientemente con la vacuna del papiloma humano para disminuir el cáncer cérvico-uterino.

  • Comparta este artículo
Opinión

Microbios y cáncer

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota