Opinión

¿Ambiente o proteccionismo?

Actualizado el 21 de agosto de 2003 a las 12:00 am

Cuando el remedio puede ser peor que el mal

Opinión

¿Ambiente o proteccionismo?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

¿Ambiente o proteccionismo?  - 1
ampliar
¿Ambiente o proteccionismo? - 1

El Gobierno de Costa Rica pretende emitir un decreto que prohibiría la importación de autos con más de 5 años de antigüedad, para reducir la contaminación que sufre la Gran Área Metropolitana (GAM). Empero, es necesario analizar si las intenciones de mejorar la calidad del aire son o no alcanzables con esa medida, y si los supuestos beneficios superan los evidentes costos económicos.

El decreto se acompañará con una exoneración del 100% del impuesto selectivo de consumo a los autos que utilizan tecnología “limpia”, entre los que están los que se desplazan con gas natural, hidrógeno, etanol, electricidad o híbridos. Sin embargo, algunos de estos modelos aún no están en el mercado, y los que sí lo están tienen un costo mucho mayor que el de los carros usados cuya importación se pretende impedir.

Pronóstico negativo.Es obvio que, hasta con la exoneración del impuesto selectivo, los autos de tecnología limpia estarían fuera del alcance del consumidor promedio de autos usados. Las consecuencias son obvias: se incentivaría a la gente a viajar más en bus y otros medios de transporte público –los grandes responsables de la contaminación que sufre la GAM–, y los propietarios de autos usados ampliarían la vida útil de sus vehículos ante la imposibilidad de comprar modelos de tecnología limpia, lo que resultará en una flota todavía más antigua y más contaminante.

También cabe analizar si las tecnologías “limpias” son tales. El caso del etanol ilustra. Diversos estudios indican que este combustible, fabricado a partir del alcohol, libera contaminantes tan dañinos como los de la gasolina: La Oficina Presupuestaria del Congreso de EE. UU. encontró que el “etanol se evapora rápidamente, especialmente en climas calientes, lo que contribuye a la contaminación del ozono”. La Academia Nacional de Ciencias de ese país concluyó que “utilizar etanol (...) no genera beneficios significativos en la calidad del aire y, de hecho, probablemente resulte perjudicial”. Además de sus discutibles beneficios ambientales, el etanol presenta otros inconvenientes: producirlo cuesta casi el doble de lo que demanda elaborar gasolina, y, según expresa el Departamento de Agricultura de EE. UU., los vehículos con etanol promedian 4,7% menos kilómetros por galón que los que utilizan gasolina. Es decir, el consumidor costarricense podría terminar pagando más por el combustible, viajando menos, e incluso contaminando más el aire.

Ventas y empleo. Los costos del decreto gubernamental están a la vista: el sector importador de vehículos usados, que genera ventas cercanas a los $112 millones al año y emplea a miles de personas, sufriría un fuerte golpe, que afectaría a otros sectores, como los de construcción y de repuestos. En contraste, no sorprende que la medida sea sumamente popular entre los importadores de autos nuevos, los que más se beneficiarían con la prohibición.

Si el verdadero deseo del Gobierno es mejorar la calidad del aire, deberán eliminarse los altos impuestos que gravan los vehículos nuevos. Cada año, estos son más eficientes en cuanto a la cantidad de kilómetros recorridos por gasolina consumida.

Sin embargo, un decreto como el anunciado amenaza con lastimar severamente a diversos sectores económicos, mientras que promete resultados ambientales que son dudosos y hasta contraproducentes. Queda al Gobierno explicar las razones técnicas y científicas que sustentan su decisión.

  • Comparta este artículo
Opinión

¿Ambiente o proteccionismo?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota