Entretenimiento

Una larga despedida a Bruce Jenner

Actualizado el 07 de junio de 2015 a las 12:00 am

Para celebrar el debut mediático de Caitlyn Jenner, la revista Vanity Fair abrirá su edición de julio con 33 páginas dedicadas a la historia de Bruce Jenner.

Entretenimiento

Una larga despedida a Bruce Jenner

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
“Él dice adiós, ella dice hola”: La revista para mujeres Vanity Fair publicará el próximo 9 de junio la extensa carta de presentación de Caitlyn Jenner. FOTO TOMADA DE VANITY FAIR. COM

Para entender quién es Caitlyn Jenner hay primero que entender quién fue Bruce Jenner. Tras meses de chismorreo, la otrora atleta reveló su nueva identidad como aprendió a hacerlo en la escuela Kardashian: una provocadora portada en una revista de gran tiraje (Vanity Fair), nuevas cuentas en redes sociales (en menos de cuatro horas superó  el millón de seguidores en Twitter, un récord superior al que impuso Barack Obama en mayo )  y el anuncio de una serie documental sobre su nueva vida (proyectado para transmitirse en julio en E! Entertainment).Para entender quién es Caitlyn Jenner, primero hay que conocer quién fue Bruce Jenner. Vanity Fair publicó en Internet una exitosa portada con su nueva cara y cuerpo; también un largo artículo sobre la historia del hombre detrás de la mujer transgénero que conmocionó la opinión pública el lunes 1 de junio.En la Vanity Fair de julio, la  cara y cuerpo de Caitlyn ocupan la  mayoría de la página de portada; en las 33 páginas del artículo completo –publicado como  producto separado del número completo en su tienda digital– la tónica es distinta: Bruce Jenner lo hace.Sin embargo, el Bruce sobre el que escribe el periodista Buzz Bissinger (famoso también, por su libro Friday Night Lights) y por confesar en  GQ su adicción a la ropa, sin importar su género)  no es el  que vemos en Keeping up with the Kardashians, opacado casi siempre por la   opulencia y excentricidad de la extensa familia   de su exesposa Kris. En  medio de la desbordada sed de fama y riqueza de las hermanas Kim, Kourtney y  Khloé, la historia de Bruce estuvo al fondo  durante episodios más recordados del reality, como el  matrimonio de Kim de 72 días de duración.El Bruce descrito por Bissinger es sobre quien, en los dos últimos años,  la prensa de tabloide solo ha podido especular. Bruce, antes de ser Caitlyn, se apropió del escrutinio público para vivirlo bajo sus propias reglas. La primera de ellas fue admitir públicamente su disforia de género y proponerse vivir físicamente su identidad emocional. “Bruce siempre tuvo que decir una mentira, siempre estaba viviendo esa mentira, todos los días, siempre tuvo un secreto desde la mañana a la noche. Caitlyn no tiene ningún secreto”, le dijo en una de sus  entrevistas a Bissinger.El periodista acompañó a Bruce durante los últimos meses de su identidad masculina. Por segunda vez en su vida, tomaba hormonas femeninas (la primera vez fue en la década de 1980) y se había realizado un rasurado traqueal, un procedimiento en el que se reduce el tamaño de la manzana de Adán. Aunque antes se había operado la nariz, el 15 de marzo fue cuando se sometió a   mayores cambios cosméticos: modificó sus rasgos faciales para suavizarlos; además, se puso pechos.El resultado de las 10 horas de cirugías es la portada de Vanity Fair, una mujer cuyo rostro ha provocado comparaciones con el de la actriz Jessica Lange. Superada la viralización sin esfuerzo que tuvo en Internet esa imagen (por un balance entre morbo y apoyo honesto), queda por discutir lo que contiene el texto, que tiene en su extensión  poco campo para hablar de Caitlyn y mucho para describir a Bruce Jenner. ¿Quién fue Bruce? Caitlyn dice ser la antítesis de Bruce. Si Bruce Jenner era una mentira, una charada mediática y un accesorio para la familia Kardashian, ella es honesta, compasiva y empoderada.Bissinger describe a Bruce como un atleta adorado públicamente después de ganar el oro en el decatlón de 1976: “Era rojo, blanco y azul. Era mamá y pastel de manzana con una bola de helado de vainilla para el gusto de  un país desesperado por esa imagen. Tenía una incansable ética laboral. Había vencido a los bastardos comunistas. Era los Estados Unidos de América”.  Bruce también  fue un mal padre. No con los hijos que compartió  con Kris Kardashian, sino con los hijos que procreó  en sus dos matrimonios anteriores. Evadió responsabilidades paternas, económicas y de cuido; pidió el aborto de su hija Cassandra y, al final, se ausentó de  su parto.Caitlyn admite  errores, pero los excusa como un daño colateral de su lucha interna: ella no es así, ese era Bruce, dice. Caitlyn enmendó la relación con sus hijos como parte de su proceso de construcción de su nueva identidad (al menos eso dice en el artículo).Todos sus hijos han sido igual de tolerantes. De lo que sí tienen reservas los Jenner es sobre las motivaciones que tuvo Bruce para vender su historia (tanto a Vanity Fair como a E! Entertainment). Su madre dice que la seguirá llamando Bruce y le admitió  que  se pregunta lo mismo que muchos otros a la luz del historial Kardashian: ¿accedió  Bruce Jenner al cambio estético para lucrar con la fama?Caitlyn dice  que no, pero que no es tonta. Su exposición  sí es un negocio con el que espera pagar sus cuentas, pero el cambio de género es su vida. ¿Quién será Caitlyn?  Caitlyn considera su artículo en Vanity Fair como  un triunfo más satisfactorio que la medalla de oro de las Olimpiadas. Está emocionada por el futuro, aunque no habla de planes  a corto plazo. Además del documental I Am Cait que estrenará E! en julio,  espera viajar en camioneta de Los Ángeles a San Francisco  para visitar un centro juvenil con otras mujeres transgénero.Caitlyn no es un hombre vestido de mujer. La idea de feminidad que tiene    no solo incluye el cuerpo transformado que  exhibió en Vanity Fair, sino también en organizar “noches de chicas” y posar con propiedad para los paparazzi. Es todo parte de su “presentación”.“Hay que verse muy femenina, hay que ser capaz de hacerlo. Lo que llamo mi ‘presentación’ es extremadamente importante porque tranquiliza a la gente”, explicó a la revista.La reacción del público a su transformación ha sido mayoritariamente positiva. No obstante, existen anticuerpos por su historial con los Kardashian y los críticos se preguntan: ¿es plástica u honesta  la transformación a la que se sometió Caitlyn por fuera y por dentro?  En el artículo, el periodista afirma que la ve “feliz, relajada, con un claro sentido de entrega y confianza”. Otra dosis de desconfianza la generó ella misma, en una entrevista con la célebre periodista estadounidense, Diane Sawyer, en abril. En el espacio se presentó como Bruce, y no fue capaz de conciliar su historia personal  con sus conservadoras posiciones políticas. Laverne Cox, actriz de la serie de Netflix Orange is the New Black y otra mujer transgénero que hace un año hizo historia como portada de la revista Time, publicó  en su cuenta de Tumblr un breve ensayo sobre  lo que, para ella, debería  ser el meollo de la discusión: “La mayoría de las personas transgénero no tienen el privilegio que Caitlyn y yo tenemos. A esas personas ‘trans’ debemos continuar elevándolas, darles acceso a atención médica, trabajos, vivienda, calles seguras, escuelas seguras y hogares para los jóvenes. Debemos exponer las historias de los que están más en riesgo, que estadísticamente son las personas de color,  pobres y trabajadoras”. Caitlyn  y Vanity Fair han hecho un extenso y notable trabajo en exponer la vida de una persona transgénero de alto interés público. Es importante ver a las personas transgénero en portadas de revistas de farándula, pero lo auténticamente revolucionario será cuando las veamos todos los días, viviendo, como el resto de nosotros, sus vidas.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Una larga despedida a Bruce Jenner

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Natalia Díaz Zeledón

ndiaz@nacion.com

Periodista de entretenimiento y cultura

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Productora audiovisual y periodista de la Universidad de Costa Rica. Se especializa en temas de artes escénicas, música, cine y televisión. 

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota