Entretenimiento

Zapping: ‘Solo estoy aquí para que no me multen’

Actualizado el 07 de febrero de 2015 a las 11:55 pm

Entretenimiento

Zapping: ‘Solo estoy aquí para que no me multen’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Archivo

Marshawn Lynch es uno de los más legendarios corredores en la historia de la NFL. No es necesario saber de fútbol americano para ver en video uno de sus tantos touchdowns y decir: “Jué; ya entiendo por qué a este animal apocalíptico le dicen Beast Mode. Es una bestia”.

Con una biografía que llenaría un episodio completo de Más que noticias , el jugador de Seattle Seahawks (equipo que perdió el Super Bowl hace una semana ante New England Patriots) no es el favorito de la prensa, y no por su notable desempeño en el campo de juego.

Hace más de un año, la NFL lo multó por negarse a dar declaraciones; luego retiró la multa con la condición de que no repitiera esa conducta. También lo multó por celebrar cada punto con una mano en el aire y otra en su genitalia, a la vez que vendía fotos de sus celebraciones; otra muestra de inconsecuencia.

Pero nada tan impresionante como la persecución que emprendieron en su contra la semana del Super Bowl, luego de que Marshawn contestara cada pregunta que le hicieron en una conferencia de prensa con la misma frase: “Solo estoy aquí para que no me multen”. Fue suculento: ¡los medios eran el circo!

A los periodistas los indignó su decisión de no responder a las preguntas genéricas que le suelen hacer a los deportistas, las cuales normalmente llevan a respuestas clichés sobre darlo todo en la cancha y poner el resultado de sus esfuerzos en manos de sus divinidades.

Mala prensa. Los llamados a boicotear a la prensa son más divertidos cuando no los pronuncian políticos; exigirle menos mediocridad a los medios es natural

Para los periodistas, que Lynch se rehúse a alimentar la parrilla de información intrascendente que sostiene el negocio del periodismo es una falta de respeto y merece una multa de la NFL. Para Lynch, el lema es uno: “Me importa un carajo lo que ustedes piensen”.

Los periodistas olvidan que ellos no hicieron los touchdowns que Marshawn celebró con una mano en su pene o tomando un carrito de la cancha y volviéndose loco; que los entrenadores no mandan a 11 jugadores al mismo tiempo a detener sus corridas; que el trabajo de Lynch se hace en la cancha y que una frase condescendiente en una conferencia no va a cambiar su legado.

Lo de Marshawn es plausible, admirable. Boicotear a los medios desde su posición dejará huella en muchas generaciones. Y aunque algunos se preocupen por el ejemplo de irrespeto a la autoridad (medios y NFL) que supuestamente les da a los más jóvenes, pocos informan sobre su filantropía y le conceden la razón en que, a veces, la anarquía es necesaria para derrumbar mediocridades y reglas simplemente estúpidas.

Beast Mode no le debe nada a nadie. En la cancha siempre se le ve viviendo el mejor momento de su vida, y nadie le encuentra un ‘pero’. Fuera del campo, protesta contra la prensa cancerígena y nos recuerda que, si los medios no nos dan lo que necesitamos, podemos darles la espalda. ¿Cómo un titán de esta magnitud no se va a agarrar los cojones cada vez que hace un touchdown ?

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Zapping: ‘Solo estoy aquí para que no me multen’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota