Entretenimiento

ZAPPING

Zapping: El Hernán Jiménez del futuro

Actualizado el 09 de septiembre de 2017 a las 11:15 pm

Entretenimiento

Zapping: El Hernán Jiménez del futuro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cada nuevo esfuerzo de Hernán Jiménez provoca una mezcla de sorpresa y admiración con un suspiro: “Naturalmente”, piensa uno. Es natural, como supimos esta semana, que el cineasta y comediante costarricense asuma un proyecto en inglés, con Parker Posey, Beau Bridges, Aden Young y Ken Jeong.

Es natural porque, como hemos visto desde al menos A ojos cerrados (2010), su primer largometraje, todo el empeño que Jiménez pone en sus proyectos es para que el próximo salga mejor. Dos largometrajes más ( El regreso , 2012, y Entonces nosotros , 2016) y una seguidilla de rutinas de stand up comedy bien afianzadas en el público tico han demostrado que Jiménez no tiene solo talento para la comedia –la más desafiante disciplina del entretenimiento, si se quiere hacer bien–, sino un combustible muy especial. Trabaja. Mucho.

Es natural porque, como hemos visto desde al menos A ojos cerrados (2010), su primer largometraje, todo el empeño que Jiménez pone en sus proyectos es para que el próximo salga mejor

El triunfo del esfuerzo –el serio, el comprometido– siempre es motivo de celebración. Jiménez filmará Elsewhere en Canadá, con un equipo estelar. Es probable que este filme le tienda puentes a otras cintas, series, quién sabe qué más. Él sabrá sorprendernos.

También es ocasión para ponernos a pensar en el Hernán del futuro. Quien presta atención al pulso del audiovisual tico se habrá percatado ya de que este 2017 es un año muy especial para el cine costarricense. Por primera vez, dos cortometrajes de directoras ticas compitieron en el Festival de Cannes, el más prestigioso del mundo. Hemos disfrutado estrenos importantes en salas locales, como el documental La Dixon y el drama El sonido de las cosas , y vendrán más, como Violeta al fin , de Hilda Hidalgo. Ishtar Yasin se prepara para estrenar su Dos Fridas (con María de Medeiros), Soley Bernal su Despertar , Dinga Haines su Hombre de fe ...

La lista podría seguir y seguir. Eso es inédito. Eso es motivo de fiesta, sí, y de reflexionar. A pesar de que por aquí y por allá aparezcan superproducciones en nuestro territorio (como Suicide Squad ), y a pesar del notorio empeño y éxito de cineastas como Esteban Ramírez o Miguel Gómez, es ineludible: grosso modo , nuestra infraestructura sigue siendo exigua y dispersa.

Como política nacional, Costa Rica debe y puede impulsar la industria audiovisual. Exportamos animación y productos de toda índole. Albergamos producciones de televisión, de cine, digitales y de animación. Nuestros cineastas viajan dentro y fuera del país, cámara en mano, alimentando un cine que crece y crece (y como un doble motivo de celebración particular de Costa Rica: gran parte del empuje viene de mujeres directoras y productoras).

Escasean todavía estímulos fiscales, productos bancarios, políticas educativas adecuadas, distribución local y espacios de exhibición. Costa Rica puede y debe plantearse como objetivo estimular las industrias creativas, como la audiovisual, la editorial, la moda y la producción musical, porque tiene el talento, tiene recursos y oportunidades. Pero se requiere firmeza y dirección en lo público, seriedady riesgo en lo privado. Es un esfuerzo conjunto.

Hay mucho en camino, pero no puede dejarse sujeto a caprichos y vaivenes de la política. Sí, esfuerzos individuales, como el de Hernán Jiménez, rendirán frutos y a su ritmo y modo. Pero el país, en general, podría ser un mejor trampolín para talentos como el suyo.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Zapping: El Hernán Jiménez del futuro

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Fernando Chaves Espinach

fernando.chaves@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Coeditor del suplemento Viva de La Nación. Productor audiovisual y periodista graduado por la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre literatura, artes visuales, cine y música.

Ver comentarios
Regresar a la nota