Entretenimiento

TELEGUÍA RECOMIENDA

‘Unbreakable Kimmy Schmidt’: optimismo contagioso

Actualizado el 09 de abril de 2016 a las 11:55 pm

Unbreakable Kimmy Schmidt predica felicidad en esteroides; después de sobrevivir un rapto de 15 años, Kimmy continúa conquistando Nueva York

Entretenimiento

‘Unbreakable Kimmy Schmidt’: optimismo contagioso

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
‘Unbreakable Kimmy Schmidt’: optimismo contagioso

Es muy probable que, en otro tipo de serie, la premisa de Unbreakable Kimmy Schmidt fuera el suculento material para un drama desgarrador y desesperante.

Kimmy (encarnada por la actriz Ellie Kemper de The Office ), es una mujer que terminó su adolescencia y comenzó su edad adulta encerrada en un búnker subterráneo con tres mujeres. Un pastor falso las engañaba diciendo que el mundo había terminado y usaba su salvación como excusa para abusarlas sexual y psicológicamente.

LEA MÁS: ‘Unbreakable Kimmy Schmidt’: ¿Cómo vivir tras el fin del mundo?

La Kimmy que sale del búnker, 15 años después de su rapto, es una mujer que tiene problemas para socializar, no sabe nada del mundo moderno y todavía viste como si tuviera 15 años. Para acabarla de hacer, se enamora de Nueva York la cual, si hemos aprendido algo de la TV, es una de las ciudades más impersonales y groseras del mundo.

Kimmy saluda a los desconocidos, dice ‘te amo’ demasiado rápido y se deja engañar fácilmente (de hecho, la primera persona que le roba es quien se convierte en su mejor amigo).

De esa incapacidad de Kimmy para entender lo que ocurre a su alrededor se deriva una de las series más graciosas que se estrenaron el año pasado.

Netflix sacó provecho de los problemas que tuvieron los creadores –Tina Fey y Robert Carlock– con el canal que ordenó su producción (NBC) para distribuir su primera temporada.

En esos episodios, Kimmy salió del búnker a construir desde cero su vida.

Mudarse impulsivamente con Titus (Tituss Burgess), un hombre extravagante que siempre ha soñado con trabajar en Broadway, rodéo a Kimmy de otros personajes imposibles: una casera drogadicta, una jefa millonaria, (casi) tres novios con los que Kimmy tiene dificultades para entablar una relación adulta.

En la segunda temporada, Kimmy continúa su odisea por la ciudad de Nueva York y, más importante, su viaje personal para dejar atrás el estigma de haber sido una “mujer topo”.

El humor de Unbreakable Kimmy Schmidt es un legítimo “al mal tiempo buena cara” porque Kimmy ya vivió el peor de los tiempos y sobrevivió: el mismo mundo en el que fue raptada y abusada es aquel que será su hogar el resto de su vida. Kimmy reboza optimismo y, después de apagar la pantalla, quedan ganas de hacer lo mismo.

PUBLICIDAD

Véalo. Viernes 15 de abril. Netflix

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

‘Unbreakable Kimmy Schmidt’: optimismo contagioso

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Natalia Díaz Zeledón

ndiaz@nacion.com

Periodista de entretenimiento y cultura

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Productora audiovisual y periodista de la Universidad de Costa Rica. Se especializa en temas de artes escénicas, música, cine y televisión. 

Ver comentarios
Regresar a la nota