Entretenimiento

El Topo: ¡Corazones henchidos!

Actualizado el 05 de julio de 2014 a las 11:55 pm

Entretenimiento

El Topo: ¡Corazones henchidos!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
A la salida del juego contra Inglaterra, unos alegres gritos de alguien que llamaba a ‘Porcionzón’ llamaron la atención del resto, y con razón: se trataba nada menos que de Alexander Guimaraes, quien se fundió con el humorista y otros aficionados (como los heredianos que usaron faldas típicas en todos los encuentros), en un emotivo abrazo.

Entre todo lo surrealista que ha vivido el país, en Brasil, aquí y en muchos rincones del orbe, algunos de los Topillos que lograron colarse en el Mundial también recopilaron sus anécdotas soñadas. Una de ellas tuvo que ver, por ejemplo, con codearse con los exmundialistas de Italia 90, esta vez, como aficionados.

Entre todo lo surrealista que ha vivido el país, en Brasil, aquí y en muchos rincones del orbe, algunos de los Topillos que lograron colarse en el Mundial también recopilaron sus anécdotas soñadas. Una de ellas tuvo que ver, por ejemplo, con codearse con los exmundialistas de Italia 90, esta vez, como aficionados.

A estas alturas, todo el que ha querido ha visto (y ha llorado) con los abrazos capturados por aficionados, entre Guima y su hijo Celso, uno de los titanes de esta bendita Selección que nos representa en Brasil 2014.

Sin embargo, el exjugador y extécnico nacional ya había tenido un papel protagonista con los aficionados que se lo encontraron desde los previos del primer juego contra Uruguay, en la magnífica ciudad de Fortaleza.

¡Cómo se le agradeció a Guimaraes la humildad, las fotos, los autógrafos y, sobre todo, los ratos que invirtió en diversas e improvisadas “conferencias de prensa”, en las que los grupos de aficionados lo rodeaban para conocer sus impresiones sobre lo que ocurriría o había ocurrido en el partido de turno.

Una de estas tuvo lugar al final del encuentro contra Inglaterra, cuando la afición tricolor se retiró del Mineirao bastante menos eufórica que contra Uruguay e Italia y ahí estaba Guima, impasible, ofreciendo su balance a quien quisiera escucharlo: “Fue un partido perfecto, se logró pasar en primer lugar, no hubo expulsados, no hubo lesionados, no hubo reventados, lo que hicieron los muchachos fue perfecto”.

Como si no hubiera sido de cuento todo lo ocurrido en Brasil, encima tuvimos tremendo asesor de lujo disfrutando y departiendo con todo el molote, como un aficionado más.

Si el 7 la pegó  de jonrón con Mauricio Astorga, Repretel hizo lo propio al incorporar a la ocurrente Merry Christmas, quien en poco tiempo se ha convertido en parte obligada del paisaje humorístico nacional. La disfrutamos a rabiar durante todas sus intervenciones, lástima que se regresó tan pronto. Acá, con Marisol Soto en Río de Janeiro.
ampliar
Si el 7 la pegó de jonrón con Mauricio Astorga, Repretel hizo lo propio al incorporar a la ocurrente Merry Christmas, quien en poco tiempo se ha convertido en parte obligada del paisaje humorístico nacional. La disfrutamos a rabiar durante todas sus intervenciones, lástima que se regresó tan pronto. Acá, con Marisol Soto en Río de Janeiro.

Y para seguir con el mismo tema, y en la misma familia, qué clase de orgullo adicional sentimos este martes, cuando escuchamos la maratónica entrevista telefónica que le realizaron a Celso Borges en el espacio Debate Final, de Fox Sports.

PUBLICIDAD

Los conductores del prestigioso espacio a todas luces se engolosinaron con la extraordinaria retórica del jugador costarricense, su sensatez, su análisis y su evidente alto grado de educación.

La profesionalización y dignificación del fútbol en el país ha venido en auge en los últimos años y muchachos como Celso, y otros más, integrantes de este maravilloso grupo, son tremendos exponentes de ello.

Otros chismecillos blancos de la Sele, esta vez, en Recife, mientras se preparaban para el juego contra Italia.

Instalados en el ‘Mar Hotel’, mientras la multitud clamaba por ellos desde las aceras (ya para entonces le habían pasado por encima a Uruguay y llegaron a su segundo duelo convertidos en celebridades), los jugadores se mostraban tranquilos en las instalaciones, sin poses de divo, mezclándose con los demás huéspedes y departiendo con sus esposas, en los casos en los que estas estaban ahí.

Poco antes de irse a dormir, Bryan Ruiz terminó de atender a las decenas de aficionados (la mayoría brasileños o extranjeros hospedados en el hotel), que querían tomarse fotos con él. Pero fue súper conmovedor verlo en un rincón, muy cerca del ascensor, mientras su esposa Carolina Jáikel oraba con él, lo persignaba y le daba un amoroso beso de buenas noches.

14 o 16 horas después, el Capi Ruiz haría que el país entero y toda la afición que hemos ido recopilando en esta Copa, en especial la brasileña, tocáramos el cielo con las manos. Temendas escenas ambas.

Otro tema que llamó la atención de la prensa y afición extranjera, era que cada vez que bajaban del autobús, los muchachos, sin perder la concentración, saludaban con cortesía y hacían contacto visual con todo el que podían. Diametralmente opuesta a la actitud de casi todas las demás selecciones, que bajaban de los buses de FIFA mascando chicle, escuchando música, y mirando hacia el frente, en ignorancia abierta a su fanaticada.

Oliver, Sebas y Racha  fueron de los primeros en creer a ciegas en la ‘Sele’ y por eso se montaron ese majestuoso proyecto llamado ‘Subite al Chunche’. Basta ingresar a Facebook para ver los memorables capítulos que han ido llevando a la afición por todo el recorrido hasta y desde Brasil, a bordo del famoso Chunche. Los ejecutores de esta gesta han tenido tremenda recompensa: ya recopilarán todo en una película o documental que reseñará esta historia como casi nadie más podrá hacerlo.
ampliar
Oliver, Sebas y Racha fueron de los primeros en creer a ciegas en la ‘Sele’ y por eso se montaron ese majestuoso proyecto llamado ‘Subite al Chunche’. Basta ingresar a Facebook para ver los memorables capítulos que han ido llevando a la afición por todo el recorrido hasta y desde Brasil, a bordo del famoso Chunche. Los ejecutores de esta gesta han tenido tremenda recompensa: ya recopilarán todo en una película o documental que reseñará esta historia como casi nadie más podrá hacerlo.

Al cierre de esta edición, el país se preparaba para el juego de cuartos de final entre Costa Rica y Holanda. Cuando usted tenga este ejemplar en sus manos, ya sabremos si pasamos o no. En cualquier caso, por supuesto, habrá que prepararse para ir el bloque, con todo el Orgullo País del mundo, a recibir a estos titanes que nos sacudieron la modorra y nos demostraron que el “pura vida” de los ticos puede traducirse en mucho más que relajamiento. Tardaremos, hay que decirlo, mucho tiempo para digerir la hombrada que se jalaron estos muchachos en este maravilloso Brasil 2014.

PUBLICIDAD

Y bueno, como si la emotividad no fuera suficiente en el país por estos días, Édgar Silva cerró la temporada de su extraordinario programa de entrevistas, Las paredes oyen, con una pieza maestra en la que el mexicano-tico (ya prácticamente lo es, por elección) Adal Ramones, nos revolcó las entrañas con sus confesiones. ¡Qué palo de entrevista! ¡Qué clase de testimonio el de Ramones!

La buena noticia es que hay segunda parte este martes 8 de julio y, además, quienes se perdieron la primera por el tema de la locura del mundial, pueden accesarla completa en Teletica.com. Recomendadísima, de lujo, aplauso de pie.

Mucho extrañamos las ingeniosas y bien documentadas narraciones de Eduardo Baldares en las transmisiones de los partidos del Mundial por Repretel. Desconocemos el motivo por el que la “Metralla Baldares”, salió del juego, lo cierto del caso es que el buenazo de Eduardo ha sido uno de los puntos altos en las incorporaciones del canal de La Uruca.

Su capacidad para recordar nombres, datos, hechos, jugadores y demás incidencias más allá de un partido de fútbol, sin duda hacen una gran diferencia, ahí se las dejamos.

Tremendo proyectazo  se viene al aire, literalmente, con el nuevo programa radiofónico “94.7 En el aire”, conducido por Mauricio Hoffman y Glenda Medina. Se trata de  un matutino con notas de automovilística, peatones, vialidad, etc, todo encaramados en un helicóptero.  El espacio se transmitirá a diario de 7:30 a 8:30 a.m.. En la foto superior, de izquierda a derecha, aparecen el técnico Weidy Levi; el director general, Alfredo ‘Chino’ Moreno;  Norman Cruz, coordinador de cabina; el piloto, Fedra Rodríguez (94.7), Mauricio Hoffman, Glenda Medina,  Jorge Madrigal (quien interactúa desde 94.7) y Jonathan Morales, técnico de vuelo y transmisión. Tremendo e innovador proyectazo, le auguramos mucho éxito al siempre emprendedor empresario Andrés Quintana.
ampliar
Tremendo proyectazo se viene al aire, literalmente, con el nuevo programa radiofónico “94.7 En el aire”, conducido por Mauricio Hoffman y Glenda Medina. Se trata de un matutino con notas de automovilística, peatones, vialidad, etc, todo encaramados en un helicóptero. El espacio se transmitirá a diario de 7:30 a 8:30 a.m.. En la foto superior, de izquierda a derecha, aparecen el técnico Weidy Levi; el director general, Alfredo ‘Chino’ Moreno; Norman Cruz, coordinador de cabina; el piloto, Fedra Rodríguez (94.7), Mauricio Hoffman, Glenda Medina, Jorge Madrigal (quien interactúa desde 94.7) y Jonathan Morales, técnico de vuelo y transmisión. Tremendo e innovador proyectazo, le auguramos mucho éxito al siempre emprendedor empresario Andrés Quintana.

Y bueno, para cerrar con lo que empezamos, hay que recalcar las decenas de historias de solidaridad que se dieron entre aficionados ticos que ni se conocían y se encontraron –y llegaron a necesitar– en Brasil. Uno de los más representativos fue el que protagonizó el joven herediano Jerry Quirós, quien subió por accidente a un bus con unos 30 ticos quienes, por un infortunio del chofer, quedaron a la deriva justo una hora antes del partido contra Italia. Lejos de abandonar el “Titanic”, el ahora apodado “el Di Caprio de los ticos en el Mundial”, asumió sorprendentemente el liderazgo del grupo, llamó a la calma y utilizó su audacia y conocimiento para llegar, todos juntos, aunque casi muertos del agote, al Arena Pernambuco, justo a dos minutos del arranque del juegazo contra Italia.

Se trató de una mala jugada del azar que, a la postre, puso a prueba el temple y la buena onda de un mochilero que estuvo a punto de perderse él mismo el juego, con tal de ayudar a un grupo de desconocidos.

Al humorista  Carlos Ramos, ‘Porcionzón’, le pasó de todo: se cayó durante el frenazo de un bus mientras contaba un chiste y, en una toma impensable en un campo de Dunas, en Natal, un apacible camello perdió la paciencia en cuanto lo vio y le dio tremenda trompada. Estos dos ‘pachos’ quedaron para la posteridad en video, pero Porcio también quedó clavado entre los asientos en el juego contra Uruguay tras caerse al participar todo contento en una “ola” colectiva, y en Recife se quedó encerrado en un baño durante tres horas y tuvo que llamar al 911 por un ataque de pánico. Que nos diga qué número lleva el querido Porcio para NO JUGARLO, jeje.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

El Topo: ¡Corazones henchidos!

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota