Entretenimiento

Zapping: El televidente y su familia ampliada

Actualizado el 18 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Entretenimiento

Zapping: El televidente y su familia ampliada

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Nunca como en tiempos de la Internet fue tan fácil formar comunidad alrededor de nuestras pasiones (Archivo)

Para mí, ver televisión es un acto solitario. Claro que no siempre fue así. Recuerdo las sesiones familiares en mi casa materna alrededor del tele: varias generaciones viendo programas “no recomendables para menores” porque, bueno, si queríamos ver tele juntos mi mamá debía ponerse indulgente . Sin embargo, cuando en casa compraron un segundo aparato, la dinámica se interrumpió. Recuerdo a mi madre quejándose con amargura: “Un televisor une, dos televisores dividen” . Aquello fue en la prehistoria.

En tiempos de Facebook, pero sobre todo de Twitter, la experiencia televisiva solitaria ya no lo es más. Cada televidente puede encontrar un grupo de referencia a la medida de sus afinidades. Ahora tenemos a muchos solitarios viendo el mismo programa , el mismo partido de fútbol, el mismo episodio de ¿Quién quiere ser millonario? en la soledad de sus salas, pero en la compañía de su teléfono, de su tableta, de su compu. Formamos multitudes separadas por la distancia, pero reunidas en el acogedor anonimato de las redes sociales .

Sentirse parte de la comunidad geek que sigue Game of Thrones , por ejemplo, nunca fue tan sencillo. Encontrar a cientos de gentes que comparten nuestros delirios por las películas de El Padrino , por decir algo, no tiene precio. ¿Dónde más que en la Internet podría uno encontrar la complicidad de celebrar en directo cada frase dicha en la película, al estilo de “Deja el arma, toma los cannoli” ?

Las redes sociales han cambiado la forma en la que vemos televisión, pero también han transformado la forma en la que se hace televisión . La comunicación de los fanáticos con los propios creadores de los programas afecta la acción en pantalla.

Esto no es distinto a lo que hacía, por ejemplo, el escritor Charles Dickens , cuyas novelas se solían publicar por capítulos en los periódicos una vez al mes. Se cuenta que Dickens leía todas las cartas que le llegaban tras la publicación de cada episodio, y escribía los siguientes en consonancia con las reacciones de sus lectores. La anécdota la trae a colación Beau Willimon, el productor de House of Card s, en una entrevista en la que participa junto con los creadores de ocho de las series más exitosas de la televisión estadounidense actual, y que se publicó en The New York Times hace unos días.

PUBLICIDAD

En resumen, el juego ha cambiado un poco, pero convive con la forma tradicional de ver y de hacer tele.

“Él (Dickens) estaba escribiendo para entretenerlos (a sus lectores), a él le pagaban por sus palabras y quería que ellos estuvieran contentos; pero también quería estar seguro de que entendían la historia que estaba tratando de contar”, resalta Willimon.

Ese chequeo con la realidad es algo que solo se podía hacer con las obras serializadas, una historia que se iba contando a cuentagotas y cuyas flaquezas se pueden ir corrigiendo en el camino; igual que con las series de culto actuales.

Shonda Rhimes, de Grey’s Anatomy y de Scandal , tamiza la influencia que puede tener el público en Twitter al afirmar que tampoco se puede cambiar la dirección del show solo porque a alguien no le gusta hacia dónde se dirige ; “así nunca terminaría de escribir nada”.

En resumen, el juego ha cambiado un poco, pero convive con la forma tradicional de ver y de hacer tele. En una respuesta a la entrevista de The New York Times , el sitio The Wrap llamó la atención sobre el hecho de que el 80% de la promoción por el boca a boca de un show se da en persona , y no en las redes.

En la entrevista del Times , Terence Winter, creador de Boardwalk Empire , dice que él piensa que la mayoría de los espectadores no interactúan en la web, sino que solo miran el show pasivamente . Yo creo lo mismo. Por supuesto que las redes nos ayudan a hacer comunidad, pero la mayoría seguimos siendo solitarios de corazón.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Zapping: El televidente y su familia ampliada

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota