Entretenimiento

Zapping: Lo mejor del año... ¿según quién?

Actualizado el 05 de enero de 2014 a las 12:00 am

Entretenimiento

Zapping: Lo mejor del año... ¿según quién?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El rapero Kanye West hizo uno de los discos más elaborados y sorprendentes del año. A su lado... ¿quién? Fotografía: AFP.

En el 2013, el final de la serie televisiva Breaking Bad nos metió a millones de seres humanos en una delicada burbuja. Considerado por críticos y por espectadores como uno de los mejores shows del siglo –cuya temporada final fue un punto alto del mundo del entretenimiento en 2013–, Breaking Bad tuvo impacto en una comunidad reducida .

10 millones vieron en vivo el último episodio de la serie en Estados Unidos, pero la mayoría de la población no siguió su trama durante los seis años que estuvo al aire. Sin embargo, existe un consenso entre medios y líderes de opinión de que el programa es relevante y trascendental, por lo que es digno de celebrar, aunque su impacto haya sido mayor dentro de la industria del entretenimiento que en la sociedad a nivel macro.

Breaking Bad fue parte fundamental de lo que definió los últimos doce meses para muchos. Para otros lo pudo haber sido el twerking de Miley Cyrus, el Nobel de literatura de Alice Munro, la llegada de la sonda Yutu a la Luna, haber visto Gravity , el regreso de Marc Anthony a la salsa, la encuesta en la que dijeron que su partido de turno ganaría las elecciones, el concierto de Maná al que fueron, o haber vivido las pachangas de Palmares.

Ninguno de esos y otros puntos de referencia del año son excluyentes. Todos son hechos históricos para alguien , en algún lugar del mundo, quien quizá comparte sus gustos con personas con las que interactúa virtualmente, o con de paisanos en áreas públicas de la ciudad. Ninguno es verdaderamente universal.

Uno puede aventurarse a decir que hay canciones de The Beatles reconocibles en todos los rincones de la Tierra, porque tenemos una percepción de que son omnipotentes. Pero ahora es diferente: tenemos todo a nuestro alcance, y eso es abrumador. La brecha ya no es generacional ni cultural ni ideológica; la brecha es tecnológica . Si usted y su abuela tienen acceso a la misma tecnología, incrementan las probabilidades de que hayan tenido una conversación sobre Miley Cyrus, sin importar que ella haya nacido en medio de la Primera Guerra Mundial.

PUBLICIDAD

Algunos dicen que la era de la información ha bajado el estándar del entretenimiento que consumimos; son los nostálgicos, los que piensan que todo tiempo pasado fue mejor (aunque fuera tan confuso como ahora). Es cierto que el abanico de opciones es –hasta cierto punto– desmesurado, pero no puede ser del todo negativo que vivamos en una era en la que tantas personas le apuesten a la creatividad. Hay más posibilidades de descubrir a nuevos genios y de sumergirse en sus mundos ... pero antes de encontrarlos tenemos que soportar muchísima más basura que la que creíamos existente.

 ¿Cuál fue el mejor entretenimiento del año? Cada vez es más difícil encontra r un punto medio: todo depende del lado para el que estemos mirando.

La clave está en el interés. Yo puedo hablarle maravillas a mi primo del disco nuevo de Kanye West, pero él preferirá seguir escuchando el disco de AC/DC que escucha desde hace 15 años, cuando lo descubrió. A la vez, puedo disfrutar la música de Kanye sin que me importe la vida de su esposa , Kim Kardashian. Si quiero, puedo compartir en Facebook el video de una cantante escandinava a la que –hasta el momento– solo su familia conoce. Nada haría la diferencia.

La forma en la que consumimos entretenimiento y cómo permitimos que nos influya depende de factores más allá de la calidad, por lo que observar estos fenómenos sociales es un asunto más complejo que contar las ventas de una película, el rating de una serie, los likes en Facebook o el efecto viral de un video.

Hoy en día, todo es específico y todo es de nicho, hasta lo que creemos que es global . Hoy, más que nunca, se publican cientos de listas de “lo mejor de 2013” y entre todas no existe mayor consenso. Todos estamos viendo a diferentes direcciones, desde diferentes frentes. Mientras miles todavía están sorprendidos por las noticias de Edward Snowden, otros apenas conocen la existencia de Julian Assange gracias a Calle 13. En algún punto todos nos encontramos, y luego volvemos a volar en sentidos opuestos.

Todo es interesante, todo alimenta y todo puede cambiar el rumbo del día . No tenemos que estar al tanto de todo lo que pasa, porque es imposible, pero tampoco podemos cerrarle las puertas a una era en la que hay de todo para todos, en la que las expresiones humanas son tan desgarradoras y emotivas como nunca.

PUBLICIDAD

Solo hay que saber poner atención . Así, podemos decir que lo mejor de 2013 fue haber tenido la oportunidad de disfrutar todo lo que pudimos disfrutar.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Zapping: Lo mejor del año... ¿según quién?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Alessandro Solís Lerici

alessandro.solis@nacion.com

Periodista de Entretenimiento y cultura

Periodista de la Revista Dominical de La Nación. Bachiller en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica. Escribe sobre temas sociales, internacionales, generaciones jóvenes, crónicas, problemáticas culturales.

Ver comentarios
Regresar a la nota