Entretenimiento

PORTADA

Paola Rey: “Besé sapos hasta encontrar al príncipe”

Actualizado el 01 de diciembre de 2013 a las 12:00 am

La actriz colombiana Paola Rey le hace la lonchera a su esposo y es la que manda en casa. Eso y más le confesó a Teleguía.

Entretenimiento

Paola Rey: “Besé sapos hasta encontrar al príncipe”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Paola Rey. Fotografías: Agencia Maricela Marulanda/ RCN para Teleguía

Esposa, madre y ama de casa: estos son los roles que hoy desempeña y más le agradan a la hermosa actriz colombiana Paola Rey. Son tareas que planea disfrutar por un buen tiempo, según nos contó telefónicamente desde Colombia la protagonista de la exitosa telenovela Pobres Rico , que se transmite de lunes a viernes a las 8 de la noche por Repretel, canal 6.

Mucho tuvo Paola que batallar con Cupido; por esto, ahora, cuando disfruta de una relación estable y plena, no piensa desaprovechar el momento, nos explicó riendo la recordada Baby Sister , a quien, por cierto, los años se niegan a caerle encima. De eso y más habló con Teleguía .

Ama de casa todo terreno

Lleva usted ocho años sin visitar Costa Rica. ¿Cuándo la veremos por acá?

Sí, yo sé que hace rato que no voy. La verdad, quisiera verlos de nuevo, tomarme unas vacaciones por allá con mi esposo. Me enamoré de Costa Rica; recuerdo la gente, lo bien que nos trató... La pasamos superbién.

Hablando de su esposo (el actor Juan Carlos Vargas), en el 2005, usted me dijo que cumplir con el ritual del matrimonio era un sueño. Hoy lo tiene: ¿es como lo imaginaba?

Mejor. Es un sueño en el que llevo seis años y han sido los mejores de mi vida. Estoy muy contenta, es maravillosa la relación que tenemos. Hemos logrado una armonía muy especial para no fracturar el amor. Me siento como en un sueño que es sigue siendo una realidad.

Es decir, Cupido ha sido benévolo con usted...

Yo siento que ni tanto. En este momento de mi vida siento que sí, pero, al igual que “Mariela” cuando encontró el amor, costó. A mí me pasó lo mismo. Mis “ex” fueron maestros en vida; aprendí que no era eso lo que quería, pero lo que tanto esperaba fue lo encontré con mi esposo. Yo también pasé, como mi personaje, por decepciones amorosas, como dicen por ahí. Por fin, después de besar sapos, llegó el príncipe (ríe).

Es difícil creer que le costó encontrar al príncipe azul.

Sí. Lo que pasa en nuestro trabajo es que los hombres se intimidan mucho. No es tan fácil porque te conocen y te ven como la actriz, y los hombres son muy machistas. De pronto les molesta la etiqueta de “Es el novio de Paola”, y la sociedad está acostumbrada a que sea al revés. Si no consigues a un hombre con los pantalones bien puestos, centrado y con una carrera desarrollada, es muy difícil. Por eso hay tantas mujeres exitosas sin pareja.

PUBLICIDAD

Ha dicho en estos minutos “él es lo que buscaba” refiriéndose a su esposo, pero ¿qué buscaba?

Tenía claro lo que no quería y, cuando llegó “Juanca”, supe lo que anhelaba tener: un hombre dulce, lleno de ternura, pero fuerte al mismo tiempo; un hombre exitoso, seguro, talentoso, un gran actor y productor; alguien a quien yo admiro como profesional, y esto es importante; además, es un churro (guapo).

¿Cuando sintió mariposas?

Cuando hicimos la novela Montecristo . Allí nació el amor, y no me equivoqué porque es un padre excelente. Me encantó que no sea un hombre coqueto al que le guste la rumba. A él no le agrada dar pie a malas notas.

Paola Rey se “derrite” cuando habla de su esposo, Juan Carlos Vargas. Ella asegura que él es el hombre que siempre esperó en su vida.  |  AGENCIA MARICELA MARULANDA
ampliar
Paola Rey se “derrite” cuando habla de su esposo, Juan Carlos Vargas. Ella asegura que él es el hombre que siempre esperó en su vida. | AGENCIA MARICELA MARULANDA

¿Es celosa?

No creo. Si tuviera a mi lado a otro tipo de pareja, podría ser, pero hasta ahora no

¿Qué tal le va con los quehaceres domésticos?

En la vida real también me encantan. Yo estoy a cargo de todo, las cuentas y el mercado. Me gusta ver que todo esté bien, y hasta le hago la loncherita a mi esposo cuando trabaja. Lo consiento montones, lo reconozco. Mi esposo también me ayuda; cocina delicioso, es un chef espectacular. Menos mal, no sufro con eso; para lo que no es muy bueno es para limpiar el desorden que deja en la cocina.

¿Cómo le ha ido de mamá en estos cuatro meses?

Es lo que siempre soñé y lo tuve de la mejor manera. Ha sido maravilloso este proceso, y, ahorita, las prioridades cambiaron. Me han llamado para otros proyectos, pero a todo he dicho que no. Quiero estar con mi hijo y disfrutarlo al máximo. El amor que siento por mi chiquitito es inmenso; sentirlo durante el embarazo y verlo frente a mí es un milagro.

¿Qué tal se porta?

¡Ah!, es muy juicioso; duerme superbién y ayuda para que la trasnochada no sea tan dura (ríe).

Ya no es vegetariana

Hace años me decía que su defecto era ser desordenada. ¿Todavía lo es?

Todavía no me considero la más ordenada, ja, ja, ja, ja...

¿Es verdad que usted y su esposo son seguidores de la filosofía oriental?

PUBLICIDAD

Principalmente en lo que tiene que ver con la espiritualidad. Nos gusta meditar y tratamos de ser conscientes de nuestros actos cada día para mejorar como seres humanos. Practico yoga y pilates para tratar de estar bien conmigo misma, lograr un equilibrio y combatir sentimientos como la ira.

¿Qué hace en su tiempo libre?

Me gusta leer sobre el tema de la salud, tanto física como espiritual. Aunque fui vegetariana, debí tratar de tener una alimentación más completa durante el embarazo. También estoy estudiando inglés.

¿Es ese el secreto para verse igual que hace 12 años?

(Ríe) Creo que es llevar una vida sana. Yo no consumo drogas y no rumbeo, pero sí me gusta bailar: a mi hijo le hago “bailoteca” al ritmo de Carlos Vives y Fonseca. Me encanta la música tropical.

Usted ha dicho que le gustan los personajes con carácter: ¿qué tal el suyo?

Yo creo que uno con los años va cambiando, y la idea es ir mejorando. En mi caso, siento que el hecho de tener una familia y una pareja estable ha traído una paz a mi vida que al mismo tiempo se transmite. Hoy me siento más tranquila y no tomo las decisiones de manera tan impulsiva; pero, eso sí, sin perder el carácter y con mis ideales bien marcados.

¿Tiene sueños pendientes?

Hoy te puedo decir que no. Vivo mi sueño y más adelante pensaré algún otro.

Ya estamos casi en Navidad. ¿Cómo celebra usted la época?

Es superespecial para mí porque, además, cumplo años el 19. Yo lleno toda mi casa de luces, pongo arbolito y pesebre. Aquí, en Colombia, hacemos novenas del 16 al 24, que es cuando la familia se reúne a departir y comer buñuelos: me encanta. De verdad, es una época de disfrutar y darse regalos (ríe).

“Muchas gracias por darme tanto cariño y seguir desde hace tantos años mis novelas. Espero verlos muy pronto”

Hoy en día se habla mucho del término bullying . ¿Usted lo ha vivido?

No, afortunadamente, pero a los padres les digo que no se queden callados; que denuncien si sus hijos sufren esa situación. Me parece algo terrible.

Hablando de temas del día. Colombia está en la Copa del Mundo: ¿lo celebró usted como buena fanática?

Me gusta mucho ver jugar a mi selección. Ojalá nos vaya muy bien porque eso es pura alegría (ríe).

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Paola Rey: “Besé sapos hasta encontrar al príncipe”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Más sobre este tema

Regresar a la nota