Entretenimiento

Ellos llegan donde nadie más lo ha hecho

Actualizado el 11 de agosto de 2013 a las 12:00 am

Encubiertos, de NatGeo, es una serie documental en la que una pareja de periodistas ocultos encienden sus cámaras y graban lo que no se ve: armas, indigentes, drogas...

Entretenimiento

Ellos llegan donde nadie más lo ha hecho

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Se estima que más de tres millones de estadounidenses no tienen un hogar. La cruda vida de los ‘homeless’ en una sociedad primermundista, es analizada por ‘Encubiertos’. NatGeo

Ellos han logrado infiltrarse en los grupos humanos más complejos, internándose en la clandestinidad a un nivel al que nunca habían llegado antes.

Se trata de la galardonada productora y corresponsal Mariana van Zeller y su esposo, el camarógrafo Darren Foster, quienes presentan el resultado de años de reporteo e investigación en la serie de estreno Acceso NatGeo: Encubiertos, que se presenta la noche de este domingo 11 en la sección Súper Domingos, a las 10 p.m.

La pareja se introduce en las redes clandestinas, las bandas de delincuentes y las extrañas subculturas de Estados Unidos de la mano de ambos, en un viaje encubierto a los mundos de la periferia para develar el interior de estas comunidades marginales.

A través de cámaras ocultas y acceso exclusivo, además de mucha destreza, audacia y aceptación de riesgos, Mariana y su esposo retan al peligro pero, en el proceso, logran plasmar realidades impensables.

Esclavitud sexual

Quienes piensan que el tráfico sexual solo ocurre en playas extranjeras están muy equivocados, según lo demostrará la pareja de investigadores en una de sus tantas andanzas.

Y es que, según lo comprobaron, en Estados Unidos, la esclavitud sexual está prosperando. Tal vez lo más sorprendente es que, en un país tan desarrollado, la edad media de entrada estas niñas en la industria del sexo es 12-14 y la gran mayoría de las personas en la prostitución no tienen otras opciones de supervivencia.

En este episodio, por ejemplo, Mariana y Darren obtienen primero la perspectiva de las víctimas, en versiones de primera mano; luego se involucran con los policías y organizaciones humanitarias y recorren con ellos las calles para observar su lucha en contra de este terrible crimen.

La pareja se introduce en las redes clandestinas, las bandas de delincuentes y las extrañas subculturas de Estados Unidos
ampliar
La pareja se introduce en las redes clandestinas, las bandas de delincuentes y las extrañas subculturas de Estados Unidos (NatGeo)

Com lo confiesan ellos categóricamente, es hora de que el mojigato pueblo estadounidense se concientice de que ahí, en las tierras del sueño americano, hay ciudadanos adolescentes que todos los días son vendidos como ganado, contra su voluntad, en casos que, en su mayoría, quedan fuera del ojo público.

Hasta los dientes

Los riesgos que toman estos periodistas con tal de descubrir la verdad oculta en diversos quehaceres de la sociedad parece no tener límites.

PUBLICIDAD

En otro episodio muestran cómo las armas caen en manos de criminales en un peligroso viaje que los lleva hasta un túnel subterráneo en México.

Tras sumergirse en la cultura de las armas de Estados Unidos y con acceso poco común a los organismos encargados de la aplicación de la ley, exponen las lagunas jurídicas y las transacciones dudosas que permiten que las armas terminen del otro lado de la ley.

Pero los galardonados periodistas no se limitan su investigación al ámbito del ser humano, sino que se inmiscuyen en la terrible agonía que viven los animales en las granjas industriales de ese país.

Lo que descubrieron ellos con sus cámaras escondidas es un material tan fuerte, que la cadena realiza advertencias antes de la transmisión, pues se trata de imágenes realmente crueles y fuertes, que posiblemente herirán susceptibilidades.

La cadena ha manifestado que, al ir detrás de las puertas cerradas de las granjas industriales del país, este episodio intenta abrir los corazones y mentes de millones de personas en todo el mundo, después de que presencien las apremiantes necesidades de los animales de granja.

La misión de estos comunicadores sigue siendo reconocida en todo el mundo, por el calibre de sus investigaciones: la información, es poder.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Ellos llegan donde nadie más lo ha hecho

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota