Entretenimiento

Desafío Alaska …a la antigua

Actualizado el 14 de julio de 2013 a las 12:00 am

Ocho titanes escaladores se enfrentan a las más inclementes condiciones del tiempo, en un territorio cubierto de montañas y nieve, y cero comodidades: adiós al GPS, reloj de pulsera y teléfono celular. Nat Geo los acompaña en el ‘reality’ ‘Desafío Alaska’. ‘Teleguía’ entrevistó en exclusiva al productor Brian Catalina, quien dio fe de que todo lo que ve la teleaudiencia es 100 % auténtico.

Entretenimiento

Desafío Alaska …a la antigua

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Para cada uno de los 10 retos, a los participantes se les da 72 horas y un cuarto de kilo de arroz y de frijoles crudos, y solo lo que pueden cargar en sus mochilas.

Es un reto al mejor estilo de los primeros exploradores de la revista National Geographic , que se lanzaron a conocer Alaska por primera vez en 1890.

En Desafío Alaska, es como si las manecillas del reloj se hubieran ido empujando hacia atrás hasta llegar a los días de aquellos pioneros de la aventura, con sus equipos rudimentarios y sin mapas de muchísimos de los lugares inhóspitos en los que pusieron pie. Fueron estos valientes –y un poco locos– aventureros los que les contaron, en las páginas de la revista y a muchas generaciones, cómo era nuestro planeta, y al mismo tiempo, trazaron las líneas de nuestro mundo.

Durante 10 episodios de una hora cada uno, Nat Geo sigue los pasos de los ocho exploradores más experimentados y audaces que Alaska tiene que ofrecer, de acuerdo con el comunicado de prensa de la teleserie.

Sus rutas son peligrosas y atraviesan algunos de los territorios más hostiles del mundo, pero eso no parece causarles extrañeza –y mucho menos temor o dudas– a estos catedráticos de la exploración. ¿Y cuál es el premio que cuenta para ellos? Seguir vivos luego de semejantes enfrentamientos con la naturaleza, con solo el apoyo de lo que llevan en sus mochilas, según narra la producción de esta odisea televisiva.

Para estos magos de la sobrevivencia, la vida moderna no es ningún desafío. Su pasión, como lo demuestra el show , es superar –con los instrumentos más elementales– toda una variedad de retos que nosotros nos limitamos a vivir por televisión, bien empiyamados. Nosotros ponemos un pie en la pantufla y ellos atraviesan traicioneros valles congelados y crestas montañosas. Nosotros nos alistamos unas sabrosas palomitas y ellos deben ganarle al hambre, ya sea pescando, comiendo raíces de plantas o rindiendo la pequeña ración de arroz y frijoles que les da la producción.

A la acción

Para cada uno de los 10 retos, a los participantes se les da 72 horas y un cuarto de kilo de arroz y de frijoles crudos, y solo lo que pueden cargar en sus mochilas. Armados de poca comida, poco tiempo y pocas ventajas, es decir, solo con ingenio, fe y fortaleza física, deben completar la correspondiente aventura y llegar al “punto de extracción” (el lugar donde el equipo de producción los recoge luego de cada aventura, la cual cambia de semana en semana). “Pequeño” detalle: el que no llega a tiempo al punto de extracción se queda atrás.

PUBLICIDAD

Como dijo Martey Raney, uno de los concursantes, en el primer episodio: “básicamente nos dejan en medio de la nada y debemos abordar el avión 72 horas después en medio de la nada”.

¿Qué deben hacer en esas 72 horas? En uno de los capítulos, los hombres son llevados a la isla de Nunivak, en el centro de Alaska. Un grupo de participantes queda expuesto al peligro tras no cazar alimentos durante tres días. Para sobrevivir, los hombres deben empujarse más allá del límite de sus fuerzas y así, además, proteger la salud de uno de los concursantes que cada vez se pone peor. Mientras, otros intentan montar un campamento pero los fuertes vientos no se los permiten. Por delante, les queda una larga, lluviosa y oscura noche.

Para cada uno de los 10 retos, a los participantes se les da 72 horas y un cuarto de kilo de arroz y de frijoles crudos, y solo lo que pueden cargar en sus mochilas.
ampliar
Para cada uno de los 10 retos, a los participantes se les da 72 horas y un cuarto de kilo de arroz y de frijoles crudos, y solo lo que pueden cargar en sus mochilas. (Nat Geo)

En otro episodio, un grupo debe ubicar su campamento en un lugar imposible para cocinar. ¿Qué hacen? Revuelven el arroz y los frijoles crudos con agua...y se los comen, explicando que ya lo han tenido que hacer en ocasiones anteriores.

¿Quiénes son?

Los ocho aventureros hombres tienen entre 24 y 57 años y su experiencia es amplia: desde guías de expediciones al pico más alto de Norteamérica –el monte McKinley, de 6.194 metros de altura–, a un experto en caza para subsistencia, hasta concursantes y ganadores de la carrera Iditarod, una competencia de perros de trineo, de casi 1.610 kilómetros por los terrenos más rudos de Alaska.

Willi, uno de los exploradores, con nutrida barba blanca (que avejenta sus 57 años) y una mirada fuerte y decidida, confiesa, “he escalado muchas montañas en casi todos los continentes y he participado en seis expediciones al (monte) Everest. Los que hacemos este tipo de cosas, en un nivel básico, no somos seres humanos modernos, civilizados, bien adaptados y normales. Somos seres del pasado porque la vida moderna no nos representa un reto suficiente”.

Amo y amante de Alaska

Ya lo ha visto y vivido. El productor de Desafío Alaska , Brian Catalina, podría poner en su currículum “creador de aventuras en Alaska”, pues es la segunda vez que decide traerles a los televidentes las maravillas de Alaska a través de retos de sobrevivencia.

PUBLICIDAD

La primera vez fue en el 2008, con El experimento de Alaska ( The Alaska Experiment ). En esa ocasión, se trataba de personas comunes y corrientes, con clara preferencia hacia las comodidades de la vida contemporánea. A ellos les correspondió, con poca experiencia y mucha valentía, salir airosos de cada lucha contra la vida salvaje.

El pasado 2 de julio, Brian Catalina, en entrevista exclusiva con Teleguía , habló de su nuevo bebé ártico, Desafío Alaska, y aseguró que todo lo que ven los televidentes es 100% auténtico.

"Estamos rodeados de peligro durante todo el día y tenemos que estar muy seguros que elegimos a las personas correctas y con suficiente experiencia"

¿Cómo eligieron a los participantes?

Queríamos escoger a personas que realmente encarnaran el espíritu de la vida silvestre de Alaska y elegimos a una variedad de personas con destrezas que les permitieran asumir este tipo de expedición.

¿Cuál fue el principal reto de producir un show en las condiciones de un lugar como Alaska?

En los programas de este tipo la principal preocupación es la seguridad, y no solo del elenco sino del equipo de producción. Eran lugares reales, con condiciones reales. El clima en Alaska puede ser peligroso, así como el terreno y la fauna silvestre (risas)... para estar en estos lugares, ya que no tenemos un equipo de 100 personas con camiones y remolques.

¿Es realmente “tan real” como se ve en televisión?

Es tan real como se ve. No los llevamos a un hotel cuando hacemos pausas en la filmación, no les damos acceso a ninguna comodidad, deben permanecer y acampar afuera. Es muy auténtico y creo que al elenco le atrajo eso del show .

¿Qué fue lo mejor y lo peor de filmar este programa?

(Risas). Lo mejor fueron todas las personas del elenco que llegamos a conocer durante la filmación. Creo que lo peor fue que llovió casi todos los días y es un reto hacer un programa de televisión bajo estas condiciones. Nos correspondió trabajar mucho para que las cámaras siguieran filmando y para que el equipo de producción estuviera, dentro de lo posible, cómodo, aunque igual sufrió bastante.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Desafío Alaska …a la antigua

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota