Entretenimiento

Estreno

Serie 'Bad Ink': borrón y tinta nueva

Actualizado el 01 de marzo de 2014 a las 11:55 pm

No se pierda las andanzas de dos renombrados artistas del tatuaje en su misión por arreglar los tatuajes más espantosos...

Entretenimiento

Serie 'Bad Ink': borrón y tinta nueva

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
A&E para Teleguía

Situada en las Vegas, la ciudad conocida como la capital de los errores del mundo, Bad Ink es una comedia con el renombrado artista del tatuaje Dirk Vermin y su inseparable mejor amigo desde hace 20 años Ruckus. Estos dos son conocidos por sus juguetonas actitudes y por ser aficionados no oficiales de los tatuajes más terribles jamás hechos: es así como escucharemos las más extrañas historias detrás estos casi permanentes errores en la piel.

Por ejemplo, Dirk y Rob deben ingeniárselas para rescatar a una abuelita en apuros, pues años atrás se tatuó todo el cuerpo con Sea Monkeys pero hoy, en su madurez, le pasó el furor y está realmente desesperada.

Y qué nos dicen de la joven que creyó haber encontrado el amor al otro lado del mundo y se tatuó el nombre de su Romeo del lado a lado de su espalda… el amor se esfumó en cosa de meses y claro, Dirk y Rob son su única esperanza.

¿Quiénes son?Dirk Vermin es artista del tatuaje, pintor, escritor, músico y dueño de “Pussykat Tatto” en el centro de Las Vegas. Por supuesto, ama el whisky, las guitarras y decir lo que piensa, sin importarle ofender a nadie.

Este interesante personaje, también está encargado de criar a sus dos hijas y no es nada inusual para él, empacar leotardos para su hija menor y llevarla a la práctica de baile, mientras que acompaña a las otras mamás en los partidos de fútbol de su hija mayor. Para sus hijas, él es un oso de peluche, con la única diferencia de tener cráneos y serpientes tatuados en sus brazos.

Véalo. Miércoles 05. A&E. 09:00 P.M. Jue. 06. 01:00 P.M.

Dirk no tiene miedo cuando de tatuajes se trata, así que, cuando alguien quiere transformar su tatuaje, él se encarga sin problema. Su última transformación le tomó cuatro horas y pasó de ser un desastroso tatuaje hecho en la cárcel, a una obra 3D, un castillo con ilusión óptica. Por su parte, Rob Ruckus, o “Ruckus” como prefiere que le llamen, es un chico irreverente y testarudo. No es un artista del tatuaje, pero sabe reconocer un mal arte en el minuto que lo ve y no tiene ningún problema en decirlo.

PUBLICIDAD

Actualmente trabaja en las noches en el único bar punk en Las Vegas.  Odia el centro de la ciudad y no quiere tener nada que ver con los turistas que lo visitan diariamente, a menos que por supuesto, tengan un tatuaje mal hecho. Cualquier tatuaje que no le guste, sin importar quien sea la persona él lo dirá.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Serie 'Bad Ink': borrón y tinta nueva

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota