Entretenimiento

ESTRENO

Serie ‘La médium’: El don de comunicarse con los del más allá

Actualizado el 29 de marzo de 2014 a las 11:55 pm

Theresa Caputo fue ganando reconocimiento y reputación en Nueva York por una habilidad especial y atípica: comunicarse con los muertos. Ahora, su quehacer es llevado a la tevé en el programa ‘La médium’, de TLC.

Entretenimiento

Serie ‘La médium’: El don de comunicarse con los del más allá

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Imagen sin titulo - GN

Lo que para muchos puede ser una experiencia aterradora, para Theresa Caputo es su día a día: ella habla con los muertos. Su don le permite unir almas del más acá y el más allá y ayudarlas a comunicarse para que los fallecidos puedan manifestar una despedida o un último deseo, incluso, Theresa a menudo interviene para que gente que ya no está haga las paces con parientes o allegados de quienes estaban distanciados al momento de morir.

Todo esto ocurre mientras la pintoresca rubia lleva una vida familiar en Long Island, Nueva York, junto a su esposo y sus dos hijos.

Según lo ha dicho ella en diversas entrevistas, una comunicación con muertos ocasional puede ocurrir donde sea: el supermercado, una fiesta de té con amigas o en una consulta personal. Theresa siempre está lista para compartir su don con el mundo y ahora a través de la pantalla chica.

Es así como la nueva serie La médium sigue a esta neoyorquina, quien ayuda a sus clientes a emprender un viaje emocional y espiritual por el más allá.

Como psíquica, apoya a personas en el cierre de lazos afectivos, y pone en contacto a los vivos con sus familiares o amigos fallecidos para demostrarles que de alguna forma siguen con ellos.

Con episodios de estreno todos los miércoles, en cada uno de ellos se presentará el equilibrio que busca Theresa entre su profesión y vida personal.

Y es que tanto su esposo Larry como sus hijos Victoria y Larry Jr. tuvieron que aprender a convivir con su singular virtud, pero ciertamente esta constituye un elemento que termina por tensar sus relaciones.

No es para menos, pues cada uno de ellos están convencidos de que, dentro del hogar de los Caputo, los espíritus siempre son más importantes que los seres vivientes.

La neoyorquina  asegura que ha tenido este don desde que tiene uso de memoria, pero lo ha puesto al servicio de los demás desde hace 10 años.  |  TLC
ampliar
La neoyorquina asegura que ha tenido este don desde que tiene uso de memoria, pero lo ha puesto al servicio de los demás desde hace 10 años. | TLC

Sin embargo, para Theresa, no hay posibilidad de “apagar” sus capacidades únicas; no importa si se encuentra en una tienda comprando los alimentos o en el salón de belleza haciéndose las manos; siempre habrá “alguien” desde el otro lado contactándola para darle un importante mensaje.

Desde sesiones privadas o grupales a creyentes y escépticos, todos los días y a todas horas, Theresa se siente obligada a darle espontáneamente mensajes a perfectos desconocidos que encuentra en todas partes.

PUBLICIDAD

Su mundo está situado en alguna parte entre lo espiritual y lo material donde ella trata de alcanzar un feliz equilibrio entre la vida familiar, la exigencia profesional y las grandes preguntas sobre nuestra propia mortalidad.

Escalofriantemente acertada

El estilo que tiene esta particular experta está muy lejos de la solemnidad que se le atañe a la muerte.

En uno de los episodios pilotos se puede observar cómo ella, vestida con colores sumamente alegres, trajes ceñidos al cuerpo, tacones y el cabello entintado de rubio furioso, da la bienvenida a aquellos dolientes que llegan a la sala de su casa con el fin de contactar a aquellos que ya partieron.

Shannen es una joven madre de dos hijos, quien justamente enviudó hace tres meses. Con apenas 30 años, está tratando de rehacer los trozos de su vida, después de que su también joven esposo perdiera la batalla contra un tumor cerebral que se le diagnosticó cuando estaban empezando su matrimonio.

La radioterapia hizo su trabajo y el tumor se detuvo y desapareció el suficiente tiempo para que la pareja conformara un lindo hogar, con el nacimiento de su parejita de hijos como corolario de la verdadera felicidad.

Sin embargo, el enemigo acechante volvió a hacerse presente, esta vez con más fuerza, y en cuestión de meses Shannen quedó viuda.

La robusta joven acude a Theresa tres meses exactos después de la partida de su amado.

No bien ha ingresado al aposento, la médium le da una calurosa bienvenida y entran en materia. “¿Qué significa para ustedes el término 11.11, es algo especial que compartían?”.

Shannen no puede evitar el llanto pero, a la vez, desborda emoción al descubrir que Theresa conoce una información totalmente privada.

Véalo. Miércoles 02. TLC. 08:00 P.M.

“Claro, mi esposo murió a las 11 y 11 minutos de la noche, entonces desde ese día, una vez que regresamos del funeral, los niños todos los días tratan de estar despiertos a esa hora para elevar una oración y contarle un poco al papá lo que hicieron durante el día”, dice la joven visiblemente conmocionada.

Y así, al igual que ocurre en los muchos casos que recibe, la médium saca de balance a sus contertulios con anécdotas, mensajes y hasta comentarios graciosos que los fallecidos le hacen.

PUBLICIDAD

Theresa Caputo nació en Long Island, tiene más de veinte años de casada y es una médium practicante desde hace 10 años. Ella describe el proceso de recepción de información ultraterrenal como “sentir” a los ya fallecidos. Por su forma de abordar el tema, es evidente que está más que reconciliada con la muerte.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Serie ‘La médium’: El don de comunicarse con los del más allá

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota