Entretenimiento

PORTADA

‘Wayward Pines’: Pueblo chico, secretos sucios

Actualizado el 09 de mayo de 2015 a las 11:55 pm

Wayward Pines es un poblado idílico en el que todo está muy bonito; hasta que Matt Dillon, quien le da vida a un agente del Servicio Secreto, cae en este sitio en el que nada es lo que parece.

Entretenimiento

‘Wayward Pines’: Pueblo chico, secretos sucios

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cuando despertó, la enfermera ya estaba ahí. No era la mejor noticia para Ethan Burke, por dos razones: una, no tenía la mínima idea de cómo llegó ahí; otra, la mujer de blanco parecía estar tan fuera de sus cabales, que daban ganas de tirarse de la cama.

Aquel no era un buen día para el agente del Servicio Secreto, Ethan Burke , quien iba a investigar la desaparición de dos de sus colegas y..., aparece en un hospital, sin la más remota idea de qué lo llevó ahí.

A partir de ese punto, Ethan Burke se dará cuenta –tampoco se requiere un gran esfuerzo mental– de que en ese pueblo las cuentas no cierran.

Cada pregunta le deja más dudas (como suelen pasar con ciertos políticos). Cada día que pasa, el agente se pregunta si lo que ocurre es verdad.

La localidad en cuestión se llama Wayward Pines, en el estado de Idaho, al noroeste de lo Estados Unidos.

En la superficie es un pueblo de tarjeta postal; bajo la superficie, las cosas están torcidas y rodeadas de secretos, de demasiados secretos.

Wayward Pines es el nombre de la serie corta –solo tendrá 10 episodios– que Fox estrenará este jueves 14 de mayo , sin cortes comerciales –de acuerdo con el boletín de prensa– y en 125 países n Asia, África, Australia y Europa.

Promocional de la serie 'Wayward Pines' (Fox/YouTube)

La serie tendrá un plus: el debut del afamado director M. Night Shyamalan ( El sexto sentido, Señales, After Earth ) en la pantalla chica.

Shyamalan dirigirá el primer y tercer capítulo de esta serie corta, de la que es su productor ejecutivo.

Así, el cineasta indio se suma, de esta manera, a la corriente de directores de cine que transitan a la televisión: David Fincher ( The Social Network, El club de la lucha ) dirigió capítulos de la aclamada House of Cards ); Sam Mendes  ( American Beauty ) está con la serie de terror, Penny Dreadful ; Steve McQueen ( 12 años de esclavitud ) trabaja con la BBC en dos series acerca de la esclavitud de negros africanos.

El papel protagónico de esta producción está a cargo de un actor con una dilatada presencia en la pantalla grande: Matt Dillon, a quien se le recuerda en papeles en The Outsiders, Wild Things y Wild Things, entre otras.

PUBLICIDAD

“Se trata de un icono, uno de esos tipos que cuando caminan, hablan y se mueven es emblemático”, expresó el director de su protagonista.

Melissa Leo ( El ganador ), Toby Jones ( Los juegos del hambre ), Carla Gugino ( Watchmen ), Terrence Howard ( Empire ) y Juliette Lewis ( Natural Born Killers, Cabo de Miedo ) completan el elenco.

Leo interpreta a la enfermera Pam; Jones al doctor Jenkins; Terrence Howard encarna al misterioso sheriff Arnold Pope; Gugino es la agente desaparecida Kate Hewson.

A ella, Burke la conoce mejor que nadie, dado que tienen una relación muy cercana..., tan cercana que casi destruye el matrimonio de él.

La serie está basada en la trilogía y best-seller, de Blake Crouch:Pines, Wayward y The Last Town son los nombres de cada libro.

De acuerdo con el autor, las 10 horas de la serie cubren la toda trilogía.

La historia está basada, asegura Crouch, en las vacaciones que pasaba de niño en un pueblo llamado Ouray, en las montañas de Colorado.

Semejantes. Varias reseñas hacen el apunte de que Wayward Pines tiene un aire Twin Peaks, serie de culto de los años 90: palabras mayores en la historia de la televisión.

“Cuando leí el guion de Chad Hodge inmediatamente pensé ‘Dios Mío, sé cómo poder hacer esto’. Me llamó la atención por tener un ambiente a lo  Twin Peaks ”, expresó Shyamalan acerca la serie.

El nombre, el ambiente, el misterio y el aspecto del protagonista remite –de una forma, aunque sea vaga– a la apreciada serie que dirigiera David Lynch ( Blue Velvet, Mulholland Drive ).

Otras reseñas ven similitudes con Lost, por los muchos misterios que rodean los destinos de los involucrados en la trama y por ese sentido de claustrofobia.

Si los infortunados náufragos estaban recluidos en una isla, el agente Ethan Burke está capturado en ese pueblito montañoso, con una pinta paradisíaca tan falsa como billete de $3.

Es cosa de rascar en la superficie para percatarse de que este pueblo tiene de apacible lo que tiene el motel Bates de hospitalario.

Pueblo chico, secretos sucios
ampliar
Pueblo chico, secretos sucios

Véalo. Jueves 14. Fox. 9:00 P. M.

“No trate de marcharse. No discuta el pasado. No discuta su vida anterior. Siempre responda el teléfono si suena. Trabaje duro, sea feliz y disfrute su vida en Wayward Pines ”.

PUBLICIDAD

Estas palabras resuenan como un mantra a lo largo del primer episodio. Sirven para establecer la atmósfera de ese pueblito, en el que las cosas están muy lejos de ser lo que parecen.

Como sentenciaría el desaparecido comediante Groucho Marx: “Hay muchos accidentes para un barrio tan tranquilo”.

Atrapado (¿sin salida?), el varado agente del Servicio Secreto empieza tener una certeza: siente que no saldrá con vida de ese ignoto lugar.

Cada pregunta que el agente Burke se hace, solo eleva una interrogante mayor: ¿qué es lo que anda mal en Wayward Pine?

“Es un lugar donde la vida es perfecta y todo es seguro.... mientras sigas las reglas”, asegura el clip del programa.

Por supuesto, el agente Ethan Burke tratará de torcer su destino...

Sensación. “Hay algo podrido en Dinamarca” , diría, por su parte, Hamlet.

A Wayward Pines se le pueden endilgar las palabras del desgraciado príncipe de William Shakespeare.

La trama de esta nueva serie sigue, de forma fiel, los cánones del thriller sicológico y policíaco.

Tenemos, pues, un pueblo idílico, en el que la gente se va sin decir adónde; aunque, en realidad, los habitantes sí saben, solo que prefieren no comentarlo con nadie: como si fuera la omertá (código de silencio siciliano) nadie desea, puede o debe hablar: puede ser perjudicial para la salud.

A la ecuación se le añade un agente, quien sufre un percance que le impide empezar con buen pie lo que investiga y retrasa sus averiguaciones.

Siguiendo con los parámetros, aparece un lugareño que desea ayudar..., a sabiendas que se juega el pellejo.

Para redondear el asunto, el agente trata de deshacer los entuertos con los buenos y de acuerdo con lo que dice la ley, solo para darse cuenta –como arrojaba la evidencia desde el principio– que las cosas se van a tener que arreglar fuera de esos márgenes legales.

Finalmente, hay mucho misterio, y acá se trata de estar muy atento: se le puede pasar uno por alto.

Esa es la fórmula. Tal vez suene sencilla y repetida; sin embargo, siempre será la mano del “cocinero” y el adecuado manejo de ingredientes lo que dará con el punto exacto de la receta.

Debemos recordar que Shyamalan es el responsable de uno de los finales más sorpresivos (como deberían ser los finales) de la historia del cine: el destino del personaje de Bruce Willis en El sexto sentido.

Pueblo chico, secretos sucios
ampliar
Pueblo chico, secretos sucios

Como le gustan los temas sobrenaturales, el director también es del gusto de explorar la parte oscura (para no decir extraña) de los personajes

Por eso, es esperable que engañe las apariencias y los sentidos, que le haga preguntarse al espectador acerca de cuál es la verdadera realidad (la misma pregunta que hace Morfeo frente a Neo en Matrix ).

Se viene. “Hay que reconocer que es agradable de ver, está bien rodada y que alguno de los misterios te deja con la curiosidad de saber qué se les va a ocurrir para resolverlo”, se lee en el sitio especializado en televisión, cine y cultura pop , El solitario de Providence.

Por su parte, el diario argentino Página 12 pone énfasis en la habilidad del cineasta para poner de cabeza lo que el espectador piensa que es verdad.

“Experto en las vueltas de tuerca y en llevar de las narices al espectador, el realizador opta por un terror en cuotas y un perverso sentido del humor.

“Con gracia se pasa de un vidrio clavado en la cara de una villana a una charla completamente trastornada en una comisaría.

“En definitiva Wayward Pines, es para Shyamalan, su propia Dimensión Desconocida” , se lee en la nota; a la vez, la emparenta con otra serie de culto.

“Esta serie cuenta con todos los ingredientes para convertirse en un éxito”, comentó el presidente y de Fox International Channels, Hernán López.

Solo queda esperar y ver cómo le va a Ethan Burke en un pueblo en el que nada es lo que parece y del que nadie puede escapar.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

‘Wayward Pines’: Pueblo chico, secretos sucios

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota