Entretenimiento

TELEGUÍA RECOMIENDA

Página Negra: Roger Ailes, no pienses en un elefante

Actualizado el 06 de agosto de 2016 a las 11:55 pm

El semidiós mediático que rescató al Partido Republicano y lo instaló en las pantallas de la televisión por cable, cayó abatido por sus incontinencias sexuales.

Entretenimiento

Página Negra: Roger Ailes, no pienses en un elefante

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Página Negra: Roger Ailes, no pienses en un elefante

Ningún ser humano puede sobrevivir a una dosis de sexo, poder, dinero y política. Por 20 años fue el amo de la comunicación, aunque debajo de cada éxito creciera un enemigo.

El cinismo, que mamó de su mentor Richard Nixon, lo llevó a creer que además de decir la verdad, era la verdad misma.

Desde los años 60, cuando ejerció de asesor de prensa del defenestrado mandatario norteamericano, Roger Ailes diseñó un proyecto para consolidar al Viejo Gran Partido en la caja tonta gringa.

La culminación de este plan, en Fox News Channel, encarnó al fin en el producto mediático más endemoniado del siglo XXI: Donald Trump, al que Ailes condujo a la nominación presidencial, la misma noche en que cayó al abismo como un ángel maldito.

A los 76 años, y con 20 denuncias de acoso sexual entre las piernas, presentó su dimisión como presidente y director ejecutivo de Fox News, el conservador canal de noticias líder de la televisión por cable, en Estados Unidos.

Poco pesó en su defensa haber forjado un medio que transformó el negocio de la información y cambió el diálogo político, como respuesta a los conservadores que se sentían relegados en los medios de comunicación.

Lo que más extrañó a sus enemigos no fue que Ailes cayera por echarle los perros a las guapas estrellas de las noticias, sino la rapidez con que su cabeza sangrante rodó por el set televisivo.

Todo empezó el 6 de julio pasado, cuando Gretchen Carlson –expresentadora de Fox News y en sus buenos días Miss América 1989– alegó que Roger la echó de la empresa por negarse a satisfacer su lujuria.

Roger Ailes fue asesor de Richard Nixon. Archivo/La Nación
ampliar
Roger Ailes fue asesor de Richard Nixon. Archivo/La Nación

La 21th Century Fox, casa matriz de la televisora, contrató a una batería de abogados para indagar sobre la denuncia; algo podrido encontraron puesto que Rupert Murdoch, el mandamás, suspendió sus vacaciones para informar a los empleados de Fox sobre la salida de Ailes.

Así como nadie menciona a los locos de la familia, nada se dijo del alboroto de faldas y Roger se marchó a un exilio dorado con $40 millones en el bolsillo y un cargo de consejero. Ya llegará el momento de ajustar cuentas.

PUBLICIDAD

En la política nada es lo que parece. En realidad la caída de Ailes es solo el primer paso de James y Lachlian Murdoch –hijos del dinosaurio Rupert– por controlar Fox News y darle un tono más equilibrado a las informaciones.

Parece difícil encontrar un suplente de Ailes, dado que las tres anclas del canal –Bill O’Reilly, Greta van Susteren y Sean Hannity– disponen de una cláusula en su contrato que les permite rescindirlo si Roger ya no está.

Doble golpe

Dominante y despiadado. El hijo de Robert Eugene Ailes, un capataz de fábrica, y de Donna Marie, no escatimó medios para alcanzar sus fines. En su juventud superó dos problemas: el divorcio de sus padres –-Robert era un agresor contumaz– y la hemofilia, que lo mandó varias veces al hospital.

Fue un destacado alumno de secundaria y de la Universidad de Ohio, estado en el que nació el 15 de mayo de 1940. Pronto se vinculó a la televisión; del Mike Douglas Show pasó a la campaña de Nixon –1967 y 1968– y de ahí a ser consultor político y montar una empresa de asesoría políticas.

Fue el demiurgo que construyó la imagen pública de Ronald Reagan y de George Bush; a los dos los instaló en la Casa Blanca y los atornilló a la silla presidencial, gracias a sus inescrupulosos consejos para alcanzar el poder y conservarlo.

En el esplendor de su gloria escribió Tu eres el mensaje: los secretos de los comunicadores master , donde compendió todas las estrategias de éxito para enfrentar al elector.

A los 56 años fundó Fox News Channel, propiedad de News Corporation de Murdoch, y se adelantó a su época al reconocer que dividir, no unir, al público sería la punta de lanza del negocio de noticias más poderoso del siglo XXI.

Su programa matutino Outnumbered trastornó todos los conceptos clásicos de la televisión; mostró a cuatro mujeres, con vestidos cortos y piernas torneadas, debatiendo con un solo presentador masculino. En el 2011 contrató a Sarah Palin como analista, solo por ser “guapa y generar ratings ”.

Exigía lealtad perruna a todo su personal. Cuando Paula Zahn se fue de Fox para CNN dijo que un mapache muerto habría hecho mejor su trabajo y alcanzado los mismos niveles de audiencia que ella.

PUBLICIDAD

Sus ímpetus de macho alfa fueron su desgracia. Al menos seis presentadoras lo denunciaron por acoso sexual y proposiciones indecentes; la primera fue Gretchen, a la que “se comía con los ojos, hacía comentarios sobre sus piernas, le pedía que vistiera prendas que resaltaran su figura y le exigió sexo a cambio de mantener su empleo”.

A Carlson se unió Megyn Kelly, quien dijo a sus abogados que Ailes intentó abusar de ella cuando era una joven corresponsal en Washington D.C. con el argumento de que “ si quieres jugar con los chicos grandes, tienes que acostarte con ellos”.

Susan, una exmodelo, alegó que cuando tenía 16 años hizo una prueba para el papel de figurante en The Mike Douglas Show y que Ailes la llevó a su oficina, se tumbó en el sofá, se bajó los pantalones y le pidió que le besará aquel apéndice sexual, que estaba “rojo como una hamburguesa cruda”.

Los escarceos eróticos de Roger databan de sus inicios en una modesta cadena televisiva en Ohio, pero con los años –como los tigres viejos–: perdió las rayas pero no las mañas.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Página Negra: Roger Ailes, no pienses en un elefante

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota