Entretenimiento

Página Negra Kirk Douglas: El hijo del cachivachero

Actualizado el 05 de julio de 2014 a las 11:55 pm

Centenario actor, su personalidad sin dobleces y sus películas rebeldes le cerraron el paso al Óscar en Hollywood, y a punto estuvieron de incluirlo en la lista negra de los apestados del cine.

Entretenimiento

Página Negra Kirk Douglas: El hijo del cachivachero

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
LatinStock/Corbis

Cuando se vive en la miseria más rastrera, solo queda ir hacia arriba. El sueño americano fue una pesadilla, sin nada de ríos de leche y miel. Ser judío era lo peor, porque tenían prohibido trabajar en las fábricas y solo podían recolectar la basura callejera y venderla.

Nació en un gueto neoyorquino; creció pateando las calles tras el carretón paterno y transitó por meandros y recodos hasta alcanzar el estrellato cinematográfico; de camino enfrentó la cacería de brujas del macartismo, sobrevivió a un accidente aéreo, superó un infarto, le instalaron un marcapasos y lo desgajó un derrame.

A punto de cumplir 98 años, Kirk Douglas es una especie dorada en vías de extinción; pero está tan viejo que pareciera ser eterno.

Sus padres fueron unos emigrantes ruso-judíos analfabetos que le encajaron el impronunciable nombre de Issur Danielovicth Demsky; por dicha lo cambió y de las tablas teatrales pasó al cine, donde interpretó personajes vigorosos y valientes en 85 filmes durante 70 años de carrera.

Desde la niñez demostró afición por los deportes, en especial la lucha libre; que combinó con los empleos más diversos para pagarse sus estudios y graduarse con honores en la universidad.

Kirk obtuvo una beca en la Escuela de Arte Dramático de Nueva York y debutó en Broadway a los 25 años, pero se enroló en la marina durante la Segunda Guerra Mundial. A causa de sus múltiples heridas regresó del frente de batalla y Lauren Bacall lo recomendó al productor Hal Walis, como reemplazo de Richard Widmark en la obra cómica Besar y decir .

El 25 de marzo de 1953, Kirk Douglas recogió a sus dos hijos, Michael y Joel, en un aeropuerto de Francia, para disfrutar juntos de las vacaciones.  | LATINSTOCK/CORBIS
ampliar
El 25 de marzo de 1953, Kirk Douglas recogió a sus dos hijos, Michael y Joel, en un aeropuerto de Francia, para disfrutar juntos de las vacaciones. | LATINSTOCK/CORBIS

También trabajó en distintas series radiofónicas y a los 29 años rodó su primer filme: El extraño amor de Marta Ivers , pero fue El ídolo de barro , la película que lo colocó en el ojo público y fue nominado al Óscar. Casi gana por Cautivos del mal y El loco del pelo rojo , pero solo obtuvo un Óscar por su trayectoria en 1996. Un premio de consolación en la senectud.

Nunca obtuvo esa estatuilla porque su activismo político pro izquierdista y el origen judío le cerraron el paso. En 1960 desafío al senador Joseph McCarthy, encargado de perseguir, encarcelar y destruir a quienes se oponían al estilo de vida americano.

PUBLICIDAD

Douglas aceptó trabajar gratis con tal de llevar a la pantalla el libro Spartacus , escrito en la cárcel por Howard Fast donde purgó sentencia por no denunciar a sus colegas ante el Comité de Actividades Antiamericanas. Además, contrató al guionista Dalton Trumbo –censurado en Hollywood– y colocó su nombre real en los créditos del filme, a pesar de estar en la lista negra de comunistas.

Otro de sus filmes polémicos fue Senderos de Gloria , dirigido por Stanley Kubrick en 1957. Ambientado en las trincheras de la Primera Guerra Mundial fue prohibido en muchos países por su fuerte alegato antibélico.

Aparte de actuar Kirk es un prolífico escritor. Autor de una decena de libros, entre ellos dos autobiografías: El hijo del trapero y Ascendiendo las montañas . Fue Embajador de Buena Voluntad del Departamento de Estado y un conocido benefactor social.

En su larga vida Kirk Douglas ha “desfacido entuertos” y luchado contra gigantes que solo fueron molinos de viento; nunca se arrugó ante el infortunio y cuando las circunstancias lo exigieron se portó como lo que es: ¡la sombra de un valiente!

Discípulo del diablo

La familia de Douglas, sus padres y sus seis hermanas, llegaron a Estados Unidos en 1912 en un barco de inmigrantes; cuatro años después –el 9 de diciembre de 1916– nació Issur.

Al pasar por la Isla Ellis alguien les leyó el poema de Emma Lazarus, grabado en bronce al pie de la Estatua de la Libertad: “Traedme a las masas cansadas, pobres y hacinadas que anhelan respirar libertad... Enviadme a todos ellos, a la gente sin hogar, a los sacudidos por la tempestad. Yo alzo mi antorcha junto a la puerta dorada”.

Archivo
ampliar
Archivo

Para esos desheredados “Estados Unidos era un sueño imposible de describir. Vieron una vida mejor para sus hijos en un país nuevo, a medio mundo de distancia de su pequeño pueblo”, relató Douglas en sus memorias.

Vivió en Amsterdam, Nueva York, en una casa cerca de una fábrica de alfombras y sobresaltado a cada rato por el paso del ferrocarril. “Éramos muy pobres y a menudo no teníamos suficiente para comer”.

De su padre Jacob aprendió el trabajo duro y humillante como recolector de chunches viejos, chuicas usados y baratijas rescatadas del tarro de la basura.

PUBLICIDAD

Su madre Byrna le enseñó la generosidad en medio de la necesidad. Los pordioseros pululaban en el barrio y con su aspecto sucio y despeinado aterrorizaban al pequeño Kirk; pero mi “madre nunca tenía miedo. Siempre encontraba un poco de comida extra para darles. Entonces me dijo algo que nunca olvidé: Issur, incluso un mendigo debe dar a otro mendigo que lo más que él”.

Suerte, talento y mucho trabajo duro lo llevaron a sus primeras pruebas artísticas y entró de lleno al mundo del cine, donde fue estrella, actor, productor y un “hombre de extraordinario carácter, la clase de persona a la que siempre miramos en los momentos más oscuros”, según escribió George Clooney en el prefacio del libro de Douglas Yo soy Espartaco .

En esa obra relata cómo rompió la lista negra, donde acusaban a los artistas de ser comunistas y atacaban a la industria del cine. El senador McCarthy fue un hombre despreciable y los estudios de Hollywood se portaron de manera hipócrita, anotó el actor.

Cerca del ocaso Douglas reflexiona: “El espíritu humano no puede ser aplastado, no importa lo cruel que sea el opresor o lo fanática que sea la creencia. Finalmente la libertad ganará”.

Nunca obtuvo la estatuilla del Óscar porque su activismo político pro izquierdista y el origen judío le cerraron el paso para lograrlo

Picaflor sin par se casó en dos ocasiones. Tras regresar de la guerra vio en una revista de modelos a una actriz llamada Diana Hill y se empeñó en conquistarla. Se casó con ella en 1943 y tuvo dos hijos: Michael y Joel.

Hasta la coronilla de sus infidelidades Diana se divorció ocho años después; pese a ello mantuvieron una relación amistosa y Douglas le concedió una pensión justa. Al día de hoy lleva 60 años casado con su segunda esposa Anne Buydens, madre de Peter y Eric.

La vida de Kirk Douglas ha sido como una olla de presión; al cabo de casi un siglo sus virtudes y defectos se evaporaron, quedó en el fondo la esencia, la misma con que empujaba por la calles de Nueva York el viejo carretón de basura.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Página Negra Kirk Douglas: El hijo del cachivachero

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Más sobre este tema

Regresar a la nota