Entretenimiento

TELEGUÍA RECOMIENDA

‘Los Muppets’: sexo, drogas y los títeres de Jim Henson

Actualizado el 31 de octubre de 2015 a las 11:55 pm

Los famosos títeres regresan a la pantalla que los vio nacer, la televisión. Esta vez el humor también es para niños, pero para los niños que ya crecieron

Entretenimiento

‘Los Muppets’: sexo, drogas y los títeres de Jim Henson

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Los Muppets reúne a todos los personajes que creó Jim Henson desde su programa de 1976, incluyendo varios títeres que salieron únicamente en las películas. (Sony)

Sexo, drogas y muppets . Escuchar un chiste sobre marihuana en la boca afelpada de un muppet es un golpe duro a la inocencia de todos quienes crecimos con los títeres de Jim Henson.

La cadena estadounidense ABC anunció en abril su interés en refrescar a Los Muppets para la televisión. Desde un comienzo dio a conocer que la serie estaría dirigida exclusivamente a un público adulto (en lo que cabe, siempre han hecho reír a un público mixto: los niños, pero también sus padres).

Entonces, no debería causar sorpresa que los títeres que transmitirá el canal Sony para Latinoamérica tienen amantes y se emborrachan en karaokes. Después de todo, los muñecos de quienes estamos hablando no son los Muppet Babies .

Humor adulto. Los muppets siempre han sido productores de sus propios shows . Desde su primer serie de televisión en 1976, The Muppet Show , los personajes han interpretado para el público dos tipos de ilusiones: la que presentan sus personajes cuando actúan su estilo de vodevil en el escenario y la puesta más “auténtica”, el de ser una tropa de circo, una familia disfuncional en un universo dónde pueden existir como personajes autónomos, sin ventrílocuos.

Los Muppets  reúne a todos los personajes que creó Jim Henson desde su programa de 1976, incluyendo varios títeres que salieron únicamente en las películas. Sony
ampliar
Los Muppets reúne a todos los personajes que creó Jim Henson desde su programa de 1976, incluyendo varios títeres que salieron únicamente en las películas. Sony

En la nueva serie Los Muppets , la dinámica no ha cambiado. Una cámara estilo documental (como en The Office ) sigue a la producción de Up Late with Miss Piggy, un programa de entrevistas que dirige la famosa cerdita.

El humor proviene de las situaciones diarias que enfrenta el equipo de títeres mientras tratan de sacar a flote el programa (similar a la comedia de Tina Fey, 30 Rock ).

Aquí el héroe es siempre la Rana René, quien se ha convertido en el productor de su exnovia (recuerden, Piggy y él anunciaron públicamente su separación en agosto del 2015).

LEA MÁS: Miss Piggy y la Rana René finalizan su relación amorosa

A él le toca balancear las demandas de un equipo conformado por la pandilla de siempre: Gonzo, el guionista principal ; el oso Fozzie, el comediante que le toca calentar con sus malos chistes al público del show; el perro Rowlf, que ahora es dueño de un bar al que el equipo va después del trabajo; y todo el resto de excéntricas marionetas que Henson dotó de personalidad en las últimas décadas.

PUBLICIDAD

El humor es de adultos no solamente porque las situaciones son adultas –sí, los muppets beben tequila y sí, Animal y el resto de miembros de la banda Dr. Teeth and the Electric Mayhem consumen drogas en su tiempo libre–, sino porque a estas alturas, la única forma de renovar a los muppets de la comedia que adoptaron desde su primer programa era hacerlos crecer.

Claro, hay una lógica muy comercial detrás de que los muppets , en lugar de conquistar a nuevas generaciones de niños, quieran conectar con los niños que, probablemente, fueron espectadores de la franquicia desde The Muppet Show.

El resto de producciones con los personajes –tanto para la televisión como el cine– siempre han querido recuperar la magia de esos primeros sketches de comedia: la voluntaria suspensión de la incredulidad a la que accedían los televidentes cada vez que Henson y su equipo operaban las marionetas.

Cuando Miss Piggy y la Rana René anunciaron su separación por medio de redes sociales, no hubo un solo medio de comunicación que cuestionara la verosimilitud de la noticia.

Llevamos muchísimos años convencidos de que estos personajes son reales, no solo en el universo de su comedia sino en el nuestro: los muppets son legítimas celebridades.

Metamorfosis. Lo decía Pablo Picasso: “Todo acto de creación es, en primer lugar, un acto de destrucción”.

Las últimas dos películas de los muppets , producidas por Disney, buscaban devolver a la pandilla de vodevil al lugar privilegiado que ocuparon por tantos años en el entretenimiento.

Tanto Los Muppets (2011) como Muppets 2: los más buscados (2014) nos compraron con la más comercial de las nostalgias. Eran los títeres de siempre, cantando y bromeando, acompañados de celebridades contemporáneas (desde Jason Segel en la primera, hasta Tina Fey en la última).

La serie The Muppets no abandona el ejercicio. Desfilan frente a las cámaras documentales otras celebridades más modernas para el 2015, como por ejemplo los actores Elizabeth Banks ( Pitch Perfect ) o Liam Hemsworth ( Los juegos del hambre ).

Sin embargo, los muppets que los acompañan no serán capaces de romper a cantar con soltura Rainbow Connection o Mahna mahna.

PUBLICIDAD

Al contrario, la nueva pandilla son la clase de personajes que organizan una fiesta de karaoke, arruinan Don’t stop believing de Journey y llegan con resaca al otro día a trabajar.

¿Hay humor en ello? ¡Por supuesto! La transgresión del delicado capullo de inocencia que siempre recubrió la comedia de Jim Henson es parte de una estrategia para hacer lo que ninguna reencarnación de los títeres se ha atrevido hasta el momento.

Lo única sombra de nostalgia que tiene The Muppets son las icónicas caras de los títeres con los que nos hicimos familiares hace mucho tiempo. Queda claro que, aparte de eso, estamos viendo una tropa muy distinta (y muy adulta, porque ahora bromea abiertamente sobre sexo).

Poder y responsabilidad. Llegar a la edad adulta no solo conlleva el privilegio de comprar licor legalmente. La mayoría tropieza con macabras historias de borracheras y resacas antes de aprender a beber con moderación.

Experimentando con una nueva clase de humor, los muppets han asumido colateralmente un compromiso de responsabilidad con su público.

Ahora que tienen el privilegio de desvelar cómicamente con quiénes salen o se acuestan los títeres ( spoiler : mientras la Rana René se liga a una cerdita más joven y sexy , Miss Piggy sana su corazón en los brazos del músico Josh Groban), también tienen que balancear desarrollo de personajes y arcos dramáticos que den la talla con las expectativas del público adulto.

‘Los Muppets’: sexo, drogas y los títeres de Jim Henson
ampliar
‘Los Muppets’: sexo, drogas y los títeres de Jim Henson

Series con un similar estilo documental (como la mencionada The Office o Parks and Recreation ) únicamente alcanzaron estatus de series de culto cuando volcaron su comedia completamente a la riqueza de las excentricidades de sus personajes.

Ese valor comédico lo puso ahí Henson desde que concibió a la familia de títeres: la neurosis de la Rana René, el egocentrismo de Miss Piggy, la ambigüedad de los orígenes de Gonzo (¿exactamente qué animal se supone que sea? Un elefante peludo, bromean en la nueva serie).

Estos son chistes que no se ha esforzado por crear The Muppets sino por retomarlos.

La nueva serie tiene el mérito de descubrir que las últimas producciones de la franquicia tuvieron éxito con exactamente el mismo público que lo tuvieron desde The Muppet Show : los niños que entendieron que sosteniendo las simpáticas melodías y humor ligero de los títeres habían personajes tan verosímiles como si fueran de carne y hueso.

Los niños de ese entonces hemos crecido, ABC ha decidido que es necesario que los muppets nos alcancen.

Véalo. Jueves 5.Sony. 9:00 P.M

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

‘Los Muppets’: sexo, drogas y los títeres de Jim Henson

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Natalia Díaz Zeledón

ndiaz@nacion.com

Periodista de entretenimiento y cultura

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Productora audiovisual y periodista de la Universidad de Costa Rica. Se especializa en temas de artes escénicas, música, cine y televisión. 

Ver comentarios
Regresar a la nota