Entretenimiento

Imperdible del Deporte: Asuntos sin resolver

Actualizado el 07 de junio de 2014 a las 11:55 pm

Los Spurs de San Antonio se quedaron el año pasado a seis segundos ser campeones de la NBA ante el Heat de Miami. Nuevamente, los dos quintetos se cruzan en la final

Entretenimiento

Imperdible del Deporte: Asuntos sin resolver

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
AFP

Beatrix Kiddo tenía asuntos sin resolver con Bill, y no estaba dispuesta a ceder en su afán de venganza ante el hombre que le metió un balazo en la cabeza y la dejó en coma profundo (por más que fuera el amor de su vida).

Es que hay cosas, sin llegar a los extremos de ese gran personaje de Kill Bill, que no se pueden pasar por alto.

Por suerte, en el deporte las cosas no llegan a tales niveles (salvo que sea el hockey sobre hielo; pero ahí ni se necesitan excusas para partirle la cara a un rival: basta un hola mal dado).

Sí existe el ánimo de la revancha: no es raro el equipo o el atleta que se prepare –no importa el tiempo– pensando en ese momento en el que devolverá la afrenta.

El año pasado, los Spurs de San Antonio se quedaron a seis segundos de ser campeones de la NBA y tuvieron que soportar el que la corona se deslizara de sus sienes y se instalara en la de sus rivales, el Heat de Miami.

A la vuelta de una temporada, los contrincantes de ese 2013 se vuelven a topar en un nuevo duelo, una vez más con el título en juego del baloncesto profesional de los Estados Unidos.

Miami es el favorito para este envite, gracias a la presencia de su Big Three : LeBron James, Dwayne Wade y Chris Bosh; sin duda, la presencia del King James es la más determinante.

El Heat es un equipo poderoso, que castiga a su rival y que no desperdicia el chance de pasarle por encima si la ocasión lo permite..., y si provocan a LeBron (que lo digan los Pacers de Indiana).

Sin embargo, Greg Popovich, el coach de los Spurs no es alguien que “coma vidrio”: es gallo viejo y supo llevar a un equipo de veteranos a una nueva final.

Para esta oportunidad, y a diferencia del año pasado, los tejanos tienen la ventaja de casa; esto significa que los partidos cinco, seis y siete – en caso de ser necesarios– se jugarán en San Antonio.

“Es increíble estar de nuevo en la final después de una derrota que tanto nos costó digerir. Aquello nos dejó un mal sabor. Tenemos sed de venganza”, resumió Tim Duncan, el jugador emblema de San Antonio. Hora de jugar.

Véalo. DOM., MAR., VIER. 8, 10, 13. ESPN. 6, 7 y 5 p. m.

Archivo
ampliar
Archivo

El juego del siglo XX

Suele pasar que sin saber cómo ni porqué el fútbol se pone de cabeza y entrega un encuentro trepidante. Si sucede en un juego en el que se miden rivales de rancia estirpe, pues entonces tenemos un clásico (entendido en su acepción latina: un ejemplo a seguir).

Si al partido se le va la mano en emociones, pues se le agregan las palabras “del siglo” y entonces tenemos algo excepcional, como el Italia-Alemania Occidental en 1970.

En el último suspiro –tal vez menos– de su semifinal, los alemanes marcaron el empate con un gol de de Karl Heinz Schnellinger (por cierto, el único gol que marcó a lo largo de su carrera).

Se vinieron, entonces, 30 minutos en lo que todo se desquició: hubo cinco goles, Franz Beckenbauer terminó con el brazo en cabestrillo y la “Azzurra” pasó a la final ante Brasil, al vencer 4-3. Así, un juego que no tenía nada para ser recordado en los 90 minutos quedó inscrito en la leyenda.

Véalo. DOM. 08.10:00 A. M. ESPN

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Imperdible del Deporte: Asuntos sin resolver

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota