Entretenimiento

Crítica de televisión: Transmisiones durante el Festival de la Luz

Actualizado el 15 de diciembre de 2014 a las 12:00 am

Televisoras mostraron un pulso entre el artificio y la información

Entretenimiento

Crítica de televisión: Transmisiones durante el Festival de la Luz

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

¿Una cobertura informativa o armar el show ? ¿Qué corresponde? Un poco de las dos, pero no hay que perder de vista que es muy difícil levantar un espectáculo más allá de sus posibilidades. Por ejemplo, los discursos de los presentadores durante el inicio del festival describían una alegoría a los colores, gorros y nieve…, algo ajeno a lo visto.

Puede no ser la opinión general, pero es fácil pensar que el Festival de la Luz tiende a ser aburrido en algunos puntos. El aguacero no fue la única razón, sino más bien la duración, la lentitud de las carrozas y una casi nula curva de dramatismo. Asistir al evento y verlo por tele es distinto, y ahí radica la diferencia.

Las audiencias que asisten al evento se gratifican en la espera, en lograr un buen campo. En la casa, las audiencias que asisten a través de pantalla al evento no se gratifican por la espera: la televisión es inmediata y debe cumplir con ese objetivo.

En ese marco, dos fueron las apuestas de los canales por levantar esos momentos muertos del desfile: aportar información adicional y crear una agenda paralela al espectáculo, siendo Repretel y Teletica los abanderados.

Haciendo el show En el prólogo del festival, Repretel intentó implementar esta agenda paralela incluso con un 3D mapping , técnica de alto calibre tecnológico y creativo. Sin embargo, la aplicación fue muy pobre. No era un verdadero mapping , sino una proyección. La fachada del Museo de Arte Costarricense no se aprovechó en sus características para “mapear” las bondades de la animación.

Desde el 7.  Teletica usó (efectivos) musicales pregrabados y actores (no tan efectivos) que interpretaban a duendes  durante su transmisión del desfile.  John Durán
ampliar
Desde el 7. Teletica usó (efectivos) musicales pregrabados y actores (no tan efectivos) que interpretaban a duendes durante su transmisión del desfile. John Durán

Teletica incluyó musicales pregrabados en la Iglesia de Coronado que se mostraron útiles. Los villancicos se utilizaron en momentos muertos en del desfile, sin embargo desde la cuarta oportunidad, su aporte mermaba.

Otra de estas creatividades –aunque confusa– fue el aporte de actores de talla pequeña que hacían las de duendes. Entraban en pantalla siendo “invisibles” para hacer travesuras a los presentadores, pero claramente nunca fueron invisibles, por lo que la dinámica televisiva lo convertía en algo ingenuo.

Este tipo de aporte fue un avance con respecto a años pasados, cuando esos espacios se rellenaban solo con humor, a veces poco curado e improvisado.

PUBLICIDAD

Apoyo informativo El Sinart, más bien, con recursos limitados, se enfocó tradicionalmente en una cubertura basada en la información desde el sitio, pero mantuvo reiteradas intervenciones flojas e inconclusas de parte de comentaristas que no lograron ofrecer una narración adecuada para el audiovisual. Repretel, por el contrario, tuvo una buena intervención de los comentaristas con criterios sólidos y bien externados.

Teletica produjo una buena cantidad de información para apoyar el paso de cada carroza, a base de superimpuestos en pantalla y comentarios de Milo Junco, quien aportó buenos datos. Esto es importante y se acerca bastante a lo que debería ser una transmisión aterrizada y sincera del evento en curso.

El canal 42, aunque se sumó a la aproximación tradicional, simplemente se ubicó muy lejos del núcleo del evento para aportar un valor a su transmisión con esa información; su oferta perdió relevancia por un atraso de más de media hora en la agenda del desfile. Reposaron más en la improvisación, por lo que los datos dependían de esa minería in situ que no siempre es robusta.

Desde el 6. Repretel apostó por la innovación con el uso del recurso técnico de proyecciones sobre el Museo de Arte Costarricense, aunque la aplicación fue pobre.    Rafael Pacheco
ampliar
Desde el 6. Repretel apostó por la innovación con el uso del recurso técnico de proyecciones sobre el Museo de Arte Costarricense, aunque la aplicación fue pobre. Rafael Pacheco

El objetivo de tomar la transmisión como un evento para dar “sorpresas” a las audiencias es arriesgado. ¿Sorpresas como el 3D mapping o los duendes “invisibles” de Teletica? Son aportes que realmente no dan mucho a los televidentes, dinámicas ocurrentes que se pierden frente al evento principal. Mucho más centrada fue la transmisión basada en datos e información, incluso con escasos recursos como los dispuestos por el Sinart.

Poco rédito tiene lanzar recursos al aire sin vinculación. Al final, este tipo de eventos es lo que es. Una transmisión sincera, con buena información y menos artificios, es más provechosa. Ojaláque usted haya tenido la oportunidad de ver alguno de los canales y cotejar su opinión con lo que le comparto.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de televisión: Transmisiones durante el Festival de la Luz

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota