Entretenimiento

Chespirito falleció este viernes

Adiós pequeño Shakespeare de la TV mexicana

Actualizado el 28 de noviembre de 2014 a las 04:00 pm

Aparte de ser el creador de la vecindad donde vivían el Chavo y sus amigos Gómez Bolaños escribió, produjo y dirigió comedias

Entretenimiento

Adiós pequeño Shakespeare de la TV mexicana

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

México.

"Sin querer queriendo" Roberto Gómez Bolaños recorrió las casas y vecindades de toda América Latina con sus entrañables personajes, desde el Chavo del Ocho, con su barril, sus pecas, su camisa a rayas y su gorra a cuadros, hasta el Chapulín Colorado, el héroe ingenuo más famoso de la región.

El  Chompiras pertenecía a la serie Los Caquitos que inició en los años 70.
ampliar
El Chompiras pertenecía a la serie Los Caquitos que inició en los años 70.

"No creo en los términos derecha, izquierda, socialista, liberal, neoliberal. Son conceptos que se han inventado para no decir nada", dijo Gómez Bolaños a La Jornada en 2005.

El llamado Chespirito fue un astro incluso en países que no compartían su idioma pero quedaban cautivados por una mezcla de inocencia y comicidad que conservó hasta sus últimos días, cuando desde su silla de ruedas podía desatar carcajadas en cada lugar al que asistía, en su mayoría para recibir homenajes.

Gómez Bolaños murió el viernes, informó la cadena Televisa. Tenía 85 años.

Aparte de ser el creador de la vecindad donde vivían el Chavo y sus amigos Quico y la Chilindrina, además de Don Ramón, el Profesor Jirafales, Doña Clotilde y Doña Florinda, Gómez Bolaños escribió, produjo y dirigió comedias que marcaron un hito en la televisión, transmitiéndose años después de su debut y que el cariño del público aún mantienen con vida.

Nacido el 21 de febrero de 1929, Gómez Bolaños fue el segundo de los tres hijos de Elsa Bolaños Cacho y Francisco Gómez Linares, un pintor.

Su llegada se dio luego de un embarazo de alto riesgo. Sin saber que estaba esperando, su madre ingirió un medicamento para la gripe que contenía un ingrediente "altamente abortivo". El médico, un tío de Chespirito, sugirió que abortara, pero tras haber perdido un hijo el año previo, la mujer se opuso, según relató el propio Chespirito en su autobiografía  "Sin querer queriendo".

Creció en la capital mexicana, en un barrio de clase media.

Desde temprana edad mostró afición por el fútbol y otras disciplinas deportivas como el boxeo, que practicó en la adolescencia. Estudió ingeniería, pero nunca ejerció esa profesión. Más bien se dejó llevar por su facilidad para las letras.

Su carrera como guionista de televisión comenzó en la década de 1950 y le hizo crear cientos de episodios de comedia, más de una veintena de películas, y obras de teatro que rompieron récords de presentaciones.

Por su enorme producción escrita se le comparó con William Shakespeare y de ahí surgió su apodo de  Chespirito, una castellanización del apellido del autor británico pero en diminutivo, por su baja estatura, explicó en una ocasión su esposa, la actriz Florinda Meza.

PUBLICIDAD

"Los apodos son esenciales en la vida, son más valiosos que los nombres", dijo el actor en una entrevista con Televisa en 2011.Le gustaba jugar dominó y fumar; no pudo dejar el cigarro hasta que cumplió 65 años y consideraba un logro haberlo hecho.

Su mayor influencia para la comedia la encontró en el popular dúo estadounidense  "El Gordo y El Flaco", del que dijo en 2001:  "Los tengo realmente metidos en el corazón". El mexicano Mario Moreno  "Cantinflas" fue otro de sus ídolos.

En medio de la agitación social de 1968, Gómez Bolaños dio a su vez una sacudida a la escena de la comedia televisiva mexicana al ser reclutado por la recién inaugurada estación Televisión Independiente de México, para la que creó "Los supergenios de la mesa cuadrada".

Biografía: Roberto Gómez Bolaños (Adrián Soto H)

En 1970 el programa cambió de nombre a  Chespirito, y de él nació el Chapulín Colorado. Un año más tarde apareció El Chavo del Ocho. La sencillez de ambos personajes y la universalidad de sus temas lograron una avasalladora acogida del público, más allá de los límites locales.

Guatemala fue el primer país donde sus personajes incursionaron con éxito gracias a la transmisión de  El Chapulín Colorado, quien posteriormente saltó a Centroamérica, luego a Puerto Rico y República Dominicana.

En su libro, señalaba que Televisa reconocía que el personaje  "fue usado como ariete para abrir las puertas de todos esos mercados".

"Si antes no había quién se interesara en las series mexicanas, a partir del Chapulín se abrieron de manera amplia las posibilidades", escribió.

Gómez Bolaños también creó al Doctor Chapatín, al Chómpiras y a Chaparrón Bonaparte, sin percatarse en un principio de que todos empezaban con "Ch", aunque después lo aprovechó como su signo distintivo.

Los personajes y situaciones que abordaba le permitían dar rienda suelta a su ingenio y a sus pasiones, como el fútbol, el cual fue también el tema de su película  El Chanfle  (1979) , protagonizada por el mismo elenco de  El Chavo del Ocho   y  El Chapulín Colorado.

Gómez Bolaños hizo de su vida, tanto personal como profesional, una analogía con el impredecible microcosmos de la vecindad. Como cuando el Chavo sorprendía a todos desde su barril, el comediante acaparó titulares el 19 de noviembre de 2004 al anunciar su boda con Meza tras más de 27 años de unión libre. La pareja se conoció en el plató de El Chavo del Ocho, pero su relación comenzó tiempo después, en 1977.

PUBLICIDAD

"Ese año tiene un significado muy especial para mí. Yo entré al programa en 1971 y trabajé muy feliz, pero mi mayor felicidad comenzó en 1977", dijo la actriz en una entrevista al Diario Reforma.

Chespirito nunca escatimaba al hablar de Meza, a quien incluía entre sus grandes pasiones. La actriz lo acompañó en sus mejores momentos en la televisión.

"Quisiera culminar con dos palabras que siempre me han cautivado y emocionado: Florinda Meza", dijo Gómez Bolaños, acompañado por su esposa en septiembre de 2011, cuando su trayectoria fue reconocida con el galardón a la Herencia Hispana en Washington.

La pareja nunca tuvo descendencia, aunque Gómez Bolaños sí tuvo seis hijos, producto de su matrimonio previo con Graciela Fernández.

A excepción de Roberto Gómez Fernández, quien destacó como productor de exitosas telenovelas y que estuvo casado con la actriz Chantal Andere, el resto de sus hijos se mantuvieron alejados de los reflectores.

Los galardones no le fueron concedidos de forma injustificada. Cuando sus programas dejaron de grabarse, Gómez Bolaños emprendió diversas giras por Latinoamérica en las que en cada una de las ciudades por donde pasaba quedaba en manifiesto el cariño que chicos y grandes le tenían.

En 1977 llenó en dos ocasiones el estadio de fútbol de Santiago de Chile con el  Show de Chespirito. Ese mismo año se presentó en el auditorio Luna Park de Buenos Aires para dos funciones, pero se necesitaron más fechas y actuó 14 días más en Argentina.En 1983 abarrotó dos veces el Madison Square Garden de Nueva York.

La década de los 90 se caracterizó por los años en los que presentó su obra  "11 y 12", la más exitosa en México con más de 3.200 funciones.

Entrada la década del 2000 presentó el libro de memorias  El Diario del Chavo del Ocho, su autobiografía Sin querer queriendo  y su libro de poesía  Y también poemas. Sus títulos llevaron a cuestionamientos sobre su calidad como escritor, que se agudizaban con las comparaciones de sus personajes como un reflejo negativo de la clase baja en México.

En una entrevista de 2005 con el diario La Jornada, Chespirito aseguró que así como en la comedia había quienes recurrían a una sobreexplotación de la mofa, el fenómeno se repetía en el ámbito intelectual.

"Eso es muy fácil y lo hace cualquiera. Y eso también intelectualmente, pues hay un derroche de supuestos genios intelectuales, que de intelectuales no tienen nada", dijo al periódico.

Así anunciaron en México la muerte de Chespirito

"Hay unos escritores que vierten palabras, conceptos, que suenan muy importantes, pero que en el fondo no tienen nada; hay abusos de retórica; no llegan a nada. Yo intenté sintetizar lo más posible, todo lo que hacía para llegar no sólo a todo el mundo, sino, sobre todo, a la gente sencilla, que es a la que más falta le hace", agregó sobre el valor de su trabajo con los personajes de la vecindad.

El impacto de Gómez Bolaños en Latinoamérica fue innegable y cuando el hijo de un ex capo del cartel de Cali reveló supuestos nexos del actor con la organización que encabezaba su padre el escándalo se sintió en toda la región.

En diciembre de 2007 el hijo mayor de Gilberto Rodríguez Orejuela, Fernando Rodríguez Mondragón, reveló en el libro  El hijo del ajedrecista  que Gómez Bolaños ofreció actuaciones para el narcotraficante, incluyendo una en una fiesta para los hijos de los jefes del cartel.

"Nunca he tenido conocimiento de haber estado actuando para ninguno de ellos. Pero quiero aclarar que como artista, cuando he dado un espectáculo, no solicito a todos los asistentes sus identificaciones y cartas de recomendación o de no antecedentes penales", dijo a The AssociatedPress Gómez Bolaños en septiembre de 2007.

La política fue otro terreno que puso en aprietos a Chespirito.

"No creo en los términos derecha, izquierda, socialista, liberal, neoliberal. Son conceptos que se han inventado para no decir nada", dijo Gómez Bolaños a La Jornada en 2005.

Pero un año después apoyó la campaña electoral del entonces candidato Felipe Calderón y acudió junto con Meza a un mitin en el que el postulante del partido Acción Nacional trataba de sumar simpatizantes con la frase de El Chapulín Colorado "¡Síganme los buenos!".

Las críticas por su participación en la campaña de Calderón no se hicieron esperar. En cambio, casi al mismo tiempo, logró cautivar a las nuevas generaciones con El Chavo, Don Ramón, Ñoño y el profesor Jirafales, que resurgieron en una popular serie animada.

Con la misma astucia del Chapulín Colorado, Gómez Bolaños se internó en las redes sociales, en las que casi a diario recibía muestras de cariño.

En años recientes abrió su cuenta en Twitter con un mensaje simple:  "Hola. Soy Chespirito. Tengo 82 años y ésta es la primera vez que 'tuiteo'".

"Estoy debutando. ¡Síganme los buenos!", escribió a través de su cuenta, en la cual alcanzó un millón de seguidores en menos de dos meses. Su cuenta suma más de 6,5 millones de seguidores en la actualidad.

Gómez Bolaños conocía sobre la vida de las clases populares, lo que quedó manifiesto en sus personajes, pero con el tiempo llevó ese contacto con los necesitados a una lucha contra la pobreza por medio de su Fundación Chespirito, de ayuda a niños.

Chespirito solía decir que no conocía la clave del éxito pero sí muchas para el fracaso. Pocos se lo creían.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Adiós pequeño Shakespeare de la TV mexicana

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota