Entretenimiento

Crítica de teatro de 'La memoria fría': Recordar ya no es vivir, es soñar

Actualizado el 04 de mayo de 2017 a las 10:50 pm

Indagación escénica alrededor del recuerdo y el olvido

Entretenimiento

Crítica de teatro de 'La memoria fría': Recordar ya no es vivir, es soñar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cuatro jóvenes recrean un viaje en carro que hicieron tiempo atrás. Se han propuesto contrastar sus recuerdos particulares para aclarar un extraño accidente con el que se toparon, en la carretera. La faena es difícil pues todos vieron cosas y detalles distintos. Lejos de hacer emerger una verdad, el laberinto de la memoria se los va tragando mientras difumina la ruta de regreso.

LEA MÁS:'La memoria fría' escarba los recuerdos de un viaje profético en el Teatro Universitario

Recobrar lo que se esconde en el pasado es el ambicioso plan de Lorena y, en menor medida, el de sus amigos Maxi, Pablo y Flavia. Los tres últimos parecen más interesados en discutir un presente lleno de rencores y deseos no satisfechos. En la tarea colectiva, juegan a armar una puesta en escena de la memoria. Los personajes lo son, ya no solo de la obra que ve el público, sino de un segundo espectáculo: el del pasado.

La obra 'Memoria fría' continúa en escena. (Jeffrey Zamora)

El escenario está delimitado por luces apoyadas sobre trípodes. Adentro de este espacio, cuatro baldes con llantas son asientos, pero también el vehículo del viaje. Una pizarra y un altoparlante completan el diseño. El dispositivo escenográfico funciona a modo de un pequeño teatro en el que los recuerdos se ensayan para ser aprobados o descartados.

Los personajes recolocan las luces y los demás elementos a fin de actuar distintas versiones de su relato. Al reconfigurarse el espacio, la historia cambia, las contradicciones aparecen y los jóvenes deben comenzar de nuevo. Reconstruir la memoria les resulta tan doloroso como recorrer el camino de Sísifo, figura mítica condenada a empujar, por siempre, la enorme piedra que nunca llega a su destino.

El espectáculo acierta al presentarse bajo la forma de un artefacto cuyos engranajes no terminan de ajustarse. La estrategia incluye a los personajes, la escenografía y alcanza el ámbito del vestuario. Por ejemplo, cada joven lleva una pieza de un equipo de natación (salvavidas, gorro, anteojos y pantaloncillo). Las piezas tendrían utilidad si funcionaran en conjunto, pero, por separado, se ven fuera de lugar y sirven de poco.

Los intérpretes encarnan personajes absolutamente antagónicos. Desde la obsesiva racional hasta el bonachón empedernido, cada uno es una fuerza que avanza en una sola dirección y choca con los otros. Esto produce disputas, pero también situaciones jocosas o patéticas. El mérito del elenco consistió en apropiarse de un texto dramatúrgico complejo para sostenerlo en el límite donde el realismo se fuga hacia el absurdo.

El montaje desafía, sin pausa, a su público. Un minuto de desatención puede cortar el hilo de la trama e imponer sensaciones de extravío. Como espectador, uno siente que avanza al lado de los personajes, a oscuras, en un sendero lleno de trampas, dando vueltas sobre lo mismo una y otra vez. La angustia resultante se acumula hasta formar una masa crítica que explota en un final inesperado.

La memoria fría desborda la extensión de esta reseña para abarcar sus posibles lecturas. Me quedo con la idea de una experiencia escénica que enuncia el pasado como un lugar irrecuperable. Desde esta premisa, todo esfuerzo por llegar a una verdad –tomando como punto de partida la nebulosa del pasado– equivale a inventar ficciones. Entonces, recordar ya no es vivir, es soñar.

LEA MÁS:Director Gustavo Monge: 'Yo no hago teatro, hago un montón de cosas'

FICHA ARTÍSTICA

Dirección y puesta en escena: Gustavo Monge

Dramaturgia: Martín de Goycoechea

Dirección de producción y diseño de iluminación: Rafa Ávalos

Actuación: Madelaine Garita (Lorena), Estefan Esquivel (Pablo), Laura Cordero (Flavia), Pablo González (Maxi)

Asistencia de dirección: Lady Montero, Michelle Pérez López

Diseño espacial y objetos: Mariela Richmond

Diseño sonoro y musical: Andrés Bonilla

Concepto y diseño gráfico: Mauricio Otárola

Diseño de vestuario: Jennifer Monge, Gustavo Monge

Confección de vestuario: Mario Lynx, Gustavo Monge

Espacio: Teatro Universitario - UCR

Fecha: 28 de abril del 2017

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de teatro de 'La memoria fría': Recordar ya no es vivir, es soñar

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota