Entretenimiento

Teatro Espressivo

Crítica de teatro: ‘Virus’ o la oportunidad de hacer las cosas bien

Actualizado el 05 de noviembre de 2014 a las 12:00 am

Teatro didáctico: Educación para la sexualidad desde la escena

Entretenimiento

Crítica de teatro: ‘Virus’ o la oportunidad de hacer las cosas bien

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Ana Istarú interpreta a todos los personajes de la obra teatral ‘Virus’. / Fotografía: John Durán.

Ana Istarú es una figura recurrente en las antologías del drama costarricense contemporáneo. Ganadora de múltiples premios –como actriz y dramaturga– ha desarrollado una carrera teatral cuyos hitos son Baby Boom en el paraíso (1995) y Hombres en escabeche (1999). Sus textos han sido traducidos a numerosos idiomas y representados en escenarios de todo el mundo. Luego de un extenso paréntesis fuera del ajetreo de las tablas, Istarú regresó con Virus, un unipersonal que confirma la preferencia de su autora e intérprete por los temas relacionados con la vivencia de lo femenino.

La obra nos presenta a una ginecóloga que brinda una charla sobre el virus del papiloma humano y el cáncer de cérvix. De entrada, su discurso se fundamenta en datos científicos y en una aproximación objetiva al tema. Sin embargo, la doctora reconoce que el contenido de su exposición la incomoda porque la obliga a recordar el caso de su propia hermana, una adulta que enfermó de gravedad al descuidar su salud reproductiva.

A partir de este punto, la doctora comienza a desdoblarse en los personajes de su historia. Encarna a su hermana y a las hijas de esta (una adolescente y una niña). También les da vida al novio de su sobrina mayor y a los allegados de él. El conjunto de los personajes expresa una amplia gama de actitudes frente a la sexualidad tales como el prejuicio, la mojigatería y el desinterés.

El trabajo actoral es uno de los aspectos más destacables de Virus. Apoyada en diferentes registros de su voz y de su corporalidad, Istarú representa a los siete personajes del espectáculo. La actriz está en un permanente proceso de transformación. En un instante es una niña en edad escolar y, al siguiente, es un muchacho ágil para las matemáticas, pero torpe para el amor. En general, estas transiciones fueron claras, excepto en algunos momentos en los que el acelerado ritmo de la interacción entre personajes volvió imprecisas las caracterizaciones.

La trama de Virus avanza en escenas breves, separadas entre sí por cortinas musicales y por fotografías proyectadas en paneles rectangulares ubicados al fondo del escenario. Las imágenes de gran formato fijan instantes específicos de lo que acabamos de ver y sostienen la atención del público durante las pausas en las que la actriz cambia alguna pieza de su vestuario o introduce elementos de utilería. Esto hace que, a pesar de las constantes pausas, la obra no decaiga.

PUBLICIDAD

En Virus , la razón y la emoción caminan de la mano para convencer a la audiencia –en particular, a la femenina– de cuidar con estricto celo su salud reproductiva. Y como si esta advertencia no bastara, Istarú le da un giro a la historia cuando la hermana de la doctora se enferma gravemente, a pesar de no tener una vida sexual activa. El mensaje emerge con claridad: la atención ginecológica oportuna minimiza los riesgos de desarrollar enfermedades que, en el caso de las mujeres, pueden tener un desenlace mortal.

Virus construye su clímax con una suma de escenas cargadas de emotividad. En este caso, una muerte que pudo haberse prevenido genera sufrimiento y culpa. Y es aquí cuando Istarú y sus personajes se desbordan en llanto para que el público entienda las consecuencias de no tomar en serio la información que se le ofrece. En esta catarsis –propia de la tragedia–, la función didáctica del espectáculo es reforzada por la amenaza latente de un castigo. El dolor que exuda la actriz nos permite identificarnos con el sufrimiento ajeno, pero también nos deja agradecer que no somos nosotros los que atravesamos esa situación. En este mecanismo sustitutivo, el alivio nos llega al comprender que tendremos otra oportunidad para hacer las cosas bien.

'Virus'Dirección, escenografía y música: Manuel (Manolo) RuízDramaturgia, actuación y vestuario: Ana IstarúIluminación: Leonardo TorresModista: Vicky FonsecaGrabación musical: Allan HernándezMultimedia: Eloy MoraDiseño Gráfico: Ana Mariela RodríguezFunción: Sábado 1.° de noviembre de 2014Espacio: Teatro EspressivoNota:Virus fue estrenada en Julio de 2014 en el Teatro Vargas Calvo. La función reseñada corresponde a una temporada de reposición.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Crítica de teatro: ‘Virus’ o la oportunidad de hacer las cosas bien

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota