Entretenimiento

Las cuatro vidas de la Isla del Coco

El verdadero tesoro de la Isla del Coco

Actualizado el 08 de junio de 2014 a las 12:00 am

Isla del Coco es el único punto emergido de la cordillera submarina del Coco. Se diferencia de otras islas del Pacífico Tropical Oriental, como las islas Galápagos, en que tiene una alta precipitación.

Entretenimiento

El verdadero tesoro de la Isla del Coco

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
La más bella del mundo, | ASÍ LLAMÓ JACQUES COUSTEAU A ISLA DEL COCO CUANDO LA VISITÓ EN 1976 A BORDO DEL CALYPSO .

Isla del Coco es el único punto emergido de la cordillera submarina del Coco y se diferencia de otras islas del Pacífico Tropical Oriental, como las islas Galápagos, en que tiene una alta precipitación. Eso hace que su vegetación sea siempre verde e incluso tenga un bosque nuboso.

De lejos, la isla es una esmeralda cubierta de brumas en medio de un océano azul. De cerca, sus aguas cambian de tonalidad según sea su humor para ese día. La lluvia se escurre por los acantilados formando cataratas que caen directo al mar y sus islotes son sitio de anidación para colonias de aves marinas.

Sus arrecifes de coral reciben la constante visita de especies migratorias que llegan a completar sus ciclos de alimentación y reproducción. La isla también funciona como centro de limpieza para especies de tiburones, rayas, atunes, peces vela, marlin y mamíferos como delfines y ballenas.

Para muchos, esa belleza es ya un tesoro y por eso, los primeros viajes turísticos datan del período comprendido entre 1935 y 1940.

Uno de esos turistas privilegiados fue el presidente estadounidense Franklin Roosevelt, quien visitó la isla en 1938 a bordo del USS Houston .

Otra figura destacada que la visitó fue Jacques Yves Cousteau, en su mítico Calypso , en 1976.

“La más bella del mundo”, así la calificó el explorador francés, quien dejó su inscripción en una roca que aún yace en bahía Chatham.

Dos años más tarde, la isla recibió al visitante que selló el destino de su cuarta vida. El presidente Rodrigo Carazo la nombró Parque Nacional Isla del Coco y con ello se le dio la actual vocación de conservación.

Por sus servicios ambientales,  | Y SOLO EN EL 2010, ISLA DEL COCO APORTÓ $8,3 MILLONES EN CONSERVACIÓN, INVESTIGACIÓN Y EDUCACIÓN, ASÍ COMO TURISMO.
ampliar
Por sus servicios ambientales, | Y SOLO EN EL 2010, ISLA DEL COCO APORTÓ $8,3 MILLONES EN CONSERVACIÓN, INVESTIGACIÓN Y EDUCACIÓN, ASÍ COMO TURISMO.

Su posición geográfica y origen volcánico hace que allí se dé la convergencia de cinco corrientes marinas, siendo la más importante la Contracorriente Ecuatorial del Norte.

“Esta corriente transporta larvas y juveniles de organismos marinos a través del océano Pacífico, por lo que la Isla del Coco actúa como puerta de entrada de organismos para toda la región del Pacífico Tropical Oriental”, explicó Jorge Cortés en el suplemento dedicado a la isla publicado en la Revista de Biología Tropical.

A la fecha se han descrito más de 300 especies de peces marinos, más de 600 especies de moluscos, más de 800 especies de insectos, más de 100 especies de aves, cinco especies de peces de agua dulce y 400 especies de plantas. Sin embargo, esos números van en aumento.

PUBLICIDAD

Además, su aislamiento geográfico le ha permitido desarrollar una diversidad biológica excepcional y un alto endemismo, el cual representa el 16% de la biodiversidad conocida en el país.

Esas características le valieron el reconocimiento de Patrimonio Natural de la Humanidad en 1997, otorgado por la Organización de la Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (Unesco). Un año más tarde, se le declaró como Humedal de Importancia Internacional bajo la Convención de Ramsar.

No es de extrañar que la protección que gozan sus ecosistemas llamara la atención del turismo de buceo a partir de 1980. La primera embarcación que dio formalmente este servicio, en 1982, fue la Victoria Af Carlstat .

Los islotes, |  COMO MANUELITA, SON SITIO DE ANIDACIÓN DE AVES MARINAS. SE HAN REPORTADO MÁS DE 100 ESPECIES DE AVES PARA ISLA DEL COCO.
ampliar
Los islotes, | COMO MANUELITA, SON SITIO DE ANIDACIÓN DE AVES MARINAS. SE HAN REPORTADO MÁS DE 100 ESPECIES DE AVES PARA ISLA DEL COCO.

Más tarde, en 1988, la compañía Aventuras Marítimas Okeanos inició operaciones con el barco Okeanos Agressor y en 1990 se les unió el Undersea Hunter Group con las embarcaciones Undersea Hunter y Sea Hunter. Ambas compañías de buceo se mantienen hasta hoy.

Solo en el 2010, y a partir del cálculo de los servicios ambientales, Isla del Coco aportó $8,3 millones en término de manejo y conservación, investigación y educación así como turismo.

Sobre el tesoro pirata, y para evitar más daños a la ecología de la isla, el Ministerio de Ambiente prohibió su búsqueda en 1994.

Más bien, ese año, el mismo que le declaró parque nacional fundó una organización para resguardar el tesoro ecológico que representa la isla. Así nació la Fundación de Amigos de Isla del Coco (Faico), de la mano del expresidente Carazo.

“El gobierno de Costa Rica no podría hacerse cargo solo de toda la responsabilidad y por eso, con el mismo entusiasmo con que se creó el Parque Nacional Isla del Coco, creamos Faico y nos entregamos a ella con el corazón, porque cada vez que alguien contribuye con este tesoro, aumenta el prestigio nacional”, manifestó Carazo en el 2003.

Los guardaparques lo tienen claro. Al preguntarles sobre las historias de piratas y tesoros escondidos, simplemente exclaman que el tesoro es la isla.

Esa vida quedó atrás, hoy prevalece esa que posiciona a Costa Rica en el mapa de la conservación mundial.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

El verdadero tesoro de la Isla del Coco

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Michelle Soto M.

msoto@nacion.com

Periodista

Periodista graduada en la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre temas ambientales y científicos. Su trabajo ha sido reconocido con premios a nivel nacional e internacional.

Ver comentarios
Regresar a la nota