Entretenimiento

Televisión

Perdidos otra vez

Actualizado el 20 de julio de 1997 a las 12:00 am

Hace más de 30 años, la familia Robinson se extravió en el espacio a bordo del Júpiter II. Ahora, Hollywood revivirá la antigua serie en una pelícuque no sólo tendrá nuevos actores sino también la más moderna tecnologiacute;a.

Entretenimiento

Perdidos otra vez

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Quizá para los miles de fanáticos de Perdidos en el espacio será difícil aceptar la idea de que su serie favorita se convertirá en boom cinematográfico. Y más difícil lo será si en la nueva cinta no aparecen Will, Penny, Judy, John, Maureen, Don, el robot y la estrella indiscutible de aquella época: el Dr. Smith.

Sin embargo, la industria de Hollywood decidió jugarse el todo por el todo y revivir el mito que se formó alrededor de los Robinson y el Júpiter II. A pesar de que apenas se filmó durante tres años --entre 1965 y 1968-- Perdidos en el espacio (PEE) se constituyó en un fenómeno mundial.

En Estados Unidos, el furor por la serie aún permanece. Durante los años posteriores a ésta, se publicaron decenas de libros, revistas e historietas cómicas, y también se formaron clubes de fans y coleccionistas que intercambiaban juguetes alusivos, como réplicas del Júpiter o del robot.

A partir de 1990, la red Internet agilizó la comunicación entre los seguidores de la serie, e incluso se le dedicaron varias páginas electrónicas con gran cantidad de información sobre todo lo concerniente a los perdidos en el espacio de 1965.

Si funcionó con Batman sin Bruno Díaz... ¿por qué no intentarlo con Will sin Billy Mumy o con el Dr. Smith sin Jonathan Harris? Ese parece haber sido el razonamiento de la compañía New Line Cinema, que tiene previsto el estreno de la película en abril de 1998.

Al igual que la aventura original, la trama se centra en el viaje intergaláctico de una familia a bordo de una nave que ha sido saboteada. Cuenta con las actuaciones de Gary Oldman, William Hurt, Mat Le Blanc, Mimi Rogers, Heather Graham, Lacey Chabert y Jack Johnson y es dirigida por Stephen Hopkins.

Los personajes de la cinta mantienen las características de los originales, mientras que el guión fue completado con elementos contemporáneos para crear una nueva aventura familiar. La producción incluye 650 efectos visuales generados por computadora (casi el doble de las efectos utilizados en Parque Jurásico), así que estará poblada por muchas criaturas fantásticas y robots de la compañía de Jim Henson, el creador de los Muppets.

PUBLICIDAD

La trama

Cuando la familia va iniciar su labor a bordo de de la nave Jupiter II, piloteada por el mayor Don West (Le Blanc), ésta empieza a desviarse peligrosamente de su curso programado.

Los Robinson no se percatan de que la nave ha sido saboteada por el siniestro doctor Zachary Smith (Oldman). Gracias a las artimañas de éste último, la tripulación acaba por aterrizar en la esquina más peligrosa del Universo.

El rodaje de la película tardará 19 semanas y se realiza en los estudios Shepperton, en Inglaterra. La película, presupuestada en $70 millones, se estrenará en abril de 1998 y se espera que el éxito de esta primera película dé paso al rodaje de varias cintas más de Perdidos en el Espacio.

La teleserie original fue producida por Irwin Allen con la cadena estadounidense CBS, desde 1965 y hasta 1968, y relataba las aventuras de la familia Robinson, que viajan de planeta a planeta a bordo de una nave espacial, buscando eternamente una oportunidad para regresar a la Tierra.

La nueva película ofrece un perfil de los personajes que también existía en la serie, pero que quizá no es conocido por quienes no siguieron la secuencia de los primeros capítulos.

Familia de genios

John Sims Robinson, jefe de familia y líder de la misión, es un Teniente coronel del Cuerpo Espacial de los Estados Unidos. Con un doctorado en astrofísica se dedica a la docencia --de ahí que le llamen "Profesor Robinson"--, se casa con Maureen y procrean tres hijos.

Luego desarrolla un programa sobre la adaptabilidad de la vida humana en otros planetas, y en 1993 él y su familia son seleccionados para realizar el viaje. Los cuatro años siguientes fueron dedicados al entrenamiento de toda la familia, y partieron hacia el espacio el 16 de octubre de 1997.

Judy, la mayor de los tres hijos, es muy bella pero es la menos inteligente de la familia. En cambio Penny y Will sobresalieron en sus respectivas escuelas como niños en extremo inteligentes. Incluso Will llegó a tener calificaciones de superdotado.

Precisamente su sentido común salva de más de un aprieto a la tripulación y al Dr. Smith, con quien desarrolla una singular amistad. Will es leal, hasta con los que no se lo merecen, como el Dr. Smith. Su inseparable amigo es el robot B-9 (encargado de control del ambiente).

PUBLICIDAD

En cuanto al mayor Donald West, ingresó al centro de entrenamiento aéreo de Houston y desplegó habilidades increíbles de aviación. Esto le ayudó a obtener el grado de capitán, en 1995, a la edad de 22 años. Don y otros 19 pilotos fueron elegidos para formar parte del programa de colonización de Alpha Centauri en 1994, apenas un año después de la destrucción de Júpiter 1, en 1994, y de la muerte de sus pasajeros.

Judy, que era la más reacia a hacer el viaje, acepta después de conocer a Don, con quien establece un tímido romance.

El tremendo Dr. Smith

El Dr. Zachary Smith merece un capítulo aparte, por ser el personaje principal de la película, debido a sus trágico-cómicas acciones. El era el psicólogo de los empleados del Cuerpo Espacial antes de su inesperada partida de la Tierra.

Sus padres murieron en un accidente a bordo de un barco, y Zachary se mudó con su tía Maude y su tío Thaddeus.

Gracias a las influencias de su tía, consiguió una beca para estudiar en Oxford, Inglaterra, donde depuró su gusto por el ajedrez, y ya en Estados Unidos ingresó a Harvard, donde obtuvo un doctorado en psicología espacial. Durante los próximos 16 años, se desempeñó de forma sobresaliente como psicólogo militar. Fue ascendido al rango de coronel en 1995 y luego transferido al Cuerpo Espacial de los EE.UU., en Houston. Su entrenamiento lo convertía en uno de las únicas 12 personas en el mundo con esta especialidad. Smith trabajó en el programa de creación de inteligencia artificial para el robot modelo B-9 de la nave Júpiter 2, y realizó los análisis psicológicos de la familia Robinson como parte del entrenamiento de la futura tripulación.

Pero...un momento. ¿De dónde salió toda esta información? ¿Quién no sabe que Smith era un patán y un cobarde, como se lo reiteraba siempre el robot?

Muy sencillo: esos datos salieron del archivo oficial del Cuerpo Espacial, pero el Dr. Smith tenía un lado oscuro que no fue descubierto ni investigado hasta que desapareció sospechosamente después del problemático lanzamiento del Júpiter II.

Su difunto tío Thaddeus había sido un hombre excéntrico, supersticioso y extraño, y había ejercido una mala influencia en Zachary. Luego se supo que Smith había obtenido buenas calificaciones porque había copiado en sus exámenes y había sobornado a muchos de sus maestros.

Además, Zachary dejó sus estudios en Oxford y se dedicó a "rodar mundos". Según se descubrió, fue reclutado por un país enemigo o por una civilización extraterrestre (no se pudo determinar) para que actuara como informante de las actividades del ejército estadounidense a cambio de una considerable suma de dinero. De vuelta en los EE.UU (con un título falso de Oxford), fue ayudado por sus contactos para ser admitido en Harvard.

Smith utilizó luego su posición como psicólogo para enterarse de información secreta por medio de la hipnosis de sus pacientes. Su actuación era perfecta, pues aunque nunca entabló amistad con nadie debido a su problemática personalidad, desarrolló una excelente reputación como doctor.

Smith presionó a su contacto para ser contratado por el Cuerpo Espacial de los EE.UU., y así elevar sus ingresos. Aunque el desastre del Jupiter I se atribuyó a un fallo en el sistema de combustible, probablemente se debió al sabotaje de la operación por parte de los espías con los que trabajaba Smith.

Después del lanzamiento de Jupiter II, su personalidad se tornó cada vez mas extraña, y un año después de habitar en el espacio no era ni la sombra de lo que un día fue.

Los actores originales

Como casi todas las historias, la de Perdidos en el espacio tiene una parte triste. Hace dos años, cuando todos se reunieron para conmemorar el 30 aniversario del inicio de la serie, hubo un gran ausente: Guy Williams (John Robinson), quien había dejado de existir seis años atrás.

Después de inmortalizarse con sus actuaciones en Perdidos y como protagonista de la teleserie El Zorro, Guy Williams decidió retirarse y radicarse en Buenos Aires, Argentina, ciudad de la que se enamoró perdidamente durante un viaje.

Allí encontró la muerte, en 1989. No están muy claras las causas, pero se sabe que fue encontrado sin vida, desnudo, en un apartamento ubicado en una zona residencial de la capital argentina.

Otro detalle interesante es que el robot era interpretado por el actor Bob May en sus movimientos y por Dick Tuffeld en la voz. Por cierto, dicen que May tenía que hacer un esfuerzo extenuante durante cada filmación, pues introducirse en el robot era sumamente incómodo, y además el hombre de acero era muy pesado.

En cuanto a los demás actores reclutados por el famoso productor de los 60, Irwin Allen, se recopiló la siguiente información.

Bill Mumy (Will Robinson): Un prominente actor infantil de principios de los 60 que ha participado en varias películas y series, ya como adulto, incluyendo un papel en Babilonia 5. Ultimamente se dedica a la escritura, incluyendo segmentos de la edición de tiras cómicas de Perdidos en el espacio.

Marta Kristen (Judy Robinson): Nació en Oslo, Noruega en 1946. Es un típico caso de aquellas actrices con una "linda cara" cuya estrella emergió, brilló y se apagó con mucha rapidez. Su única serie fue P.E.E, y participó en otros pocos proyectos. Durante la Segunda Guerra Mundial sus padres la abandonaron en un orfanato, y posteriormente fue adoptada por un matrimonio norteamericano.

Angela Cartwright (Penny Robinson): Angela nació en 1953. Es la hija del diseñador John Crawford. Alcanzó la fama en el show de Danny Thomas. Siguió trabajando en esa teleserie, aún después de iniciada la producción de PEE, lo que explica sus ausencias sin razón de varios capítulos de PEE.

Jonathan Harris (Zachary Smith): Nació en 1914, no obtuvo reconocimiento alguno como actor hasta la década de los 50, a pesar de que participó en pequeños papeles en cine y televisión. En cuanto al papel de PEE: "Mi representante me telefoneó para contarme que Irwin Allen quería hacerme una prueba para PEE. Lo llamé, conversamos acerca de la serie y me contrató".

June Lockhart (Maureen Robinson): Nació en Nueva York el 25 de junio de 1925. Es la hija del actor canadiense Gene Lockhart y su esposa Kathleen, también actriz. Sus raíces artísticas la condujeron a hacer su debut en el escenario a los 8 años y en el cine a los 12 años. Antes de su papel en PEE, hacía el papel de la mamá de Jimmy en la serie Lassie.

Mark Goddard (Mayor Don West): Nació un 24 de julio de 1934, en Lowell, Massachusetts. En cuanto a su papel en PEE , recuerda: "Tardamos 20 días en filmar ese primer capítulo, pero éste nunca se exhibió completo. En ese piloto nos enfrentábamos a tres desastres: cruzar un océano, luchar contra un gigante, y un montón de terremotos". Algunas escenas fueron utilizadas en capítulos posteriores.

Bob May (el actor del traje del robot): Bob May pertenecía a una familia con una larga tradición en el mundo de las tablas. Irwin Allen le ofreció el papel del robot, siempre y cuando le quedara el traje. El actor, que tenía excelente condición física, aceptó el extenuante rol.

Dick Tufeld: Era el narrador de la serie ("La semana anterior recordarán que...") y la voz del robot, aunque para este último no se le daba crédito en la serie.

Luego Irwin Allen llamó a Dick para realizar unas pruebas con el fin de que hiciera la voz del robot. Allen quería que el hombre de acero hablara como una persona culta y sofisticada y le pidió a Dick que lo intentara. Este leyó sus líneas ("¡Peligro! ¡Peligro!") de forma muy civilizada, pero eso no era lo que Allen buscaba.

Finalmente, casi cuando Dick se iba a dar por vencido exclamó "¡Peligro! ¡Peligro!"en el tono robotizado que todos conocemos, y Allen le gritó: "¡Eso es! ¿Por qué te tomó tanto tiempo?"

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Perdidos otra vez

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Yuri Lorena Jiménez

yjimenez@nacion.com

Editora de la Revista Dominical

Periodista de la Revista Dominical desde 1992. En setiembre del 2010 asumió como editora de Teleguía. Premio a la Mejor Crónica a nivel latinoamericano otorgado en el 2001 por la Sociedad Interamericana de Prensa.

Ver comentarios
Regresar a la nota