Entretenimiento

Esta semana en 'Revista Dominical': nos ahogamos en nuestro plástico

Actualizado el 23 de septiembre de 2016 a las 06:05 pm

Tan sigilosamente se fue acomodando el plástico en nuestra vida cotidiana que se nos hizo tarde para percatarnos de sus nefastos impactos.

Entretenimiento

Esta semana en 'Revista Dominical': nos ahogamos en nuestro plástico

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Así llega el agua del río Virilla al desembocar en el Proyecto Hidroeléctrico Chucas. (Jeffrey Zamora)

No es posible comprender nuestra vida cotidiana sin el plástico. El material es la columna vertebral de nuestras dinámicas de consumo; sin el plástico, el mundo no sería el que es. Para bien y para mal.

Tanto plástico hemos consumido que ya no sabemos qué hacer con él. Nuestros océanos están plagados de este indestructible material y, cada vez más a prisa, nuestro planeta está muriendo, asfixiado por el plástico.

En nuestro artículo de portada, la periodista Lucía Vásquez indagó sobre los peligros del plástico y las soluciones que todavía podemos poner en práctica. Spoiler: reciclar está lejos de ser suficiente.

Pocas veces un video me ha hecho sentir tan miserable como el de la tortuga lora con una pajilla atorada en su fosa nasal. Esa pajilla pudo haber sido mía o suya, no hay forma de saberlo. 

Estamos tan acostumbrados a utilizar plástico y desecharlo que se ha vuelto invisible. Según un estudio de la Fundación Ellen MacArthur, cada año, 8 millones de toneladas de plástico se depositan en los océanos. Es el equivalente al contenido de un camión repleto de basura por minuto. Para el 2050, serán cuatro. Los cálculos adelantan que será ese mismo año cuando habrá más plástico que peces en el océano. 

Hay más malas noticias: nuesto pequeño "país verde" no se exime de la adicción al plástico: consumimos al menos 600 millones de botellas de plástico desechable anualmente.

Consultamos a algunos expertos de iniciativas y fundaciones como MarViva y La verdad sobre el plástico para dimensionar el aprieto en el que nos metimos voluntariamente. Nos cuentan que, a este paso, mientras avanzamos un 1% en capacidad de reciclaje, avanzamos un 30% en capacidad de generar residuos. Sólo tenemos una salida y ya es hora de dejar de ignorarla: despidiéndonos de lo innecesario. Lucía Vásquez

***

Justo frente a la sede del Poder Legislativo de nuestro país, existe un refugio improbable. Priscilla Gómez visitó el bar Acapulco, donde a diario se reúnen lo mismo artistas que empresarios, poetas y políticos.

Gómez también cuenta su experiencia personal con uno de los fenómenos que afectó de forma más notoria la vida de los habitantes de la Gran Área Metropilitana y otras partes del país: la caída de ceniza como consecuencia de las erupciones del Volcán Turrialba.

PUBLICIDAD

Además, la Galería Nacional alberga una exposición peculiar: nueve paredes que sobrevivieron a algunos de los incendios de mayor impacto mediático de los últimos años cuentan sus propias historias, como testigos de fuego.

Estas y otras historias, además de nuestras secciones usuales, este domingo en la Revista Dominical.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Esta semana en 'Revista Dominical': nos ahogamos en nuestro plástico

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota