Entretenimiento

La piel que habla (Ensayo sobre decoración corporal)

Actualizado el 14 de julio de 2013 a las 12:00 am

Cada tatuaje tiene su historia y en esta mujer se funden muchos momentos y revelaciones.

Entretenimiento

La piel que habla (Ensayo sobre decoración corporal)

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Existe una relación específica de cada persona con su propio cuerpo, donde la imagen forma parte de una manera de ser, pensar y actuar. Los tatuajes son, de alguna manera, una forma de mostrarlo al mundo.Jéssica Ramos lo sabe. Todas las mañanas, de frente al espejo, admira cada línea, contorno, pliegue y monte que de su cuerpo emerge. Y a la vez, ese cuerpo que es lienzo, despierta con ella todas las historias que lleva, literalmente, marcadas sobre la piel. En su caso, se trata de una marca seductora a la vista y al tacto. Así como ella, los tatuajes cuentan historias en la piel de millones de personas. Algunos enseñan más, otros buscan ser más privados, pero en todos hay algo de intimidad, un pacto de sangre que se paga a veces con dolor, a veces solo con dinero, pero que, sin lugar a dudas, deja una marca de por vida.El arte milenario de decorar el cuerpo con imágenes es, más que una decisión, el delirio de hablar con la piel.

Una vez no bastaA los 13 años, Jéssica Ramos sintió por primera vez una aguja de tatuajes en su piel. Fue un amigo del barrio quien le dibujó un corazón en el tobillo y, desde entonces, se ha hecho y tapado decenas. A principios de mes, cumplió 41 años y explica que cada tatuaje se vincula con alguna etapa de su vida. Precisa que en los últimos cinco años se ha tatuado el 80% de la piel en una especie de renacer. Por ello, el más emblemático es un ave fénix. Cuidadosa con su cuerpo, afirma que mientras se tatúa, se relaja, "porque el dolor es placentero".

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

La piel que habla (Ensayo sobre decoración corporal)

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota