Entretenimiento

La nota curiosa

Los perros ‘gemelos’ y las elecciones presidenciales

Actualizado el 24 de noviembre de 2013 a las 12:00 am

Entretenimiento

Los perros ‘gemelos’ y las elecciones presidenciales

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Hay gente que se parece a su mascota. La psicología explica por qué su vecino se parece a su perro Sultán. Lo más curioso es que esta explicación también podría aclarar por qué ese vecino está matriculado con un candidato presidencial muy conocido, uno que ha estado en el ojo del público por años.

La familiaridad, como la gravedad, es una fuerza invisible pero poderosa.

Nuestras decisiones están movidas por la costumbre.

Empecemos por Sultán. Nuestro rostro nos presenta una de las imágenes más familiares que conocemos, una por la que sentimos aprecio, y una razón por la cual conseguimos un perro que nos recuerde esa imagen en el espejo. Esto nos lo cuenta el psicólogo Stanley Coren en una columna publicada en Psychology Today.

En un estudio que condujo al respecto, el investigador encontró que las mujeres de pelo largo que cubrían sus orejas suelen preferir perros de orejas caídas como el beagle , mientras que las que solían usar un estilo que dejaba visibles las orejas preferían razas de perro como el husky , que también las muestran.

Ahora bien, ¿qué tiene que ver esta rareza con la elección de un candidato?

La familiaridad  que genera un rostro conocido es lo que moti- va la búsqueda de una mascota que se nos parezca.  |  FOTO: EFE
ampliar
La familiaridad que genera un rostro conocido es lo que moti- va la búsqueda de una mascota que se nos parezca. | FOTO: EFE

El investigador sostiene que lo que nos mueve a elegir una “mascota gemela” es el simple hecho de que estamos habituados a ver nuestro rostro; y es el mismo efecto que nos mueve a escuchar siempre las mismas canciones y a ver las mismas películas en cable. En corto, nuestras decisiones están movidas por la costumbre.

Un estudio de la Universidad de Princeton indica que esta misma fuerza de familiaridad –junto con la edad y el atractivo físico– podrían guiar a los electores a juzgar la capacidad de los candidatos a un puesto público.

La investigación sugiere que políticos que ya son titulares en un cargo podrían tener una ventaja ante nuevos contendores, pues la familiaridad de sus rostros –la costumbre– les depara mejores opiniones entre los votantes.

Se ha repetido que candidatos con poca historia en los medios, como Rodolfo Piza y Luis Guillermo Solís, están en desventaja ante Johnny Araya, Otto Guevara y José María Villalta. Los primeros son menos conocidos, aunque sería más preciso decir que sus rostros son menos familiares.

PUBLICIDAD

¿Quién tiene el mayor reto? Aquel a quien solo lo conoce el perro de casa.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Los perros ‘gemelos’ y las elecciones presidenciales

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota