Entretenimiento

Relatos de lucha contra el cáncer de mama

Ruth Rivera: "Fueron meses difíciles, pero sigo con vida. Y ahora sé que el control es vital"

Actualizado el 21 de octubre de 2013 a las 12:02 am

Entretenimiento

Ruth Rivera: "Fueron meses difíciles, pero sigo con vida. Y ahora sé que el control es vital"

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Ruth Rivera Pereira tiene 51 años y reside en Tibás, San José.

Nombre:Ruth Maritza Rivera Pereira

Edad: 51 años

Residencia: Tibás

Cuándo recibió el primer diagnóstico: 2003

Luego de haber sufrido en el 2003 un cáncer de parótida (una glándula salival muy voluminosa, situada a ambos lados de la cara), creí que nunca más escucharía la palabra 'cáncer'. Estaba equivocada.

Cada año me hacía la mamografía y el ultrasonido de senos, y todo estaba bien... hasta que empezaron a salirme unos nódulos de diferentes tamaños en la mama derecha.

Inicialmente, se pensó que eran de grasa, pero el oncólogo decidió que lo mejor era vigilarlos cada seis meses por medio de ultrasonidos. Dijo que también podrían deberse a cambios hormonales. Así lo hice.

Para el 2005, me hicieron una biopsia y salió negativa, a Dios gracias.

Continué siempre vigilante y pasaron los años hasta que, a finales del 2011, uno de los nódulos que tenía se palpaba muy bien e incluso se podía ver pues estaba en la periferia de la mama.

Aunque el cáncer no duele (lo sé porque ya lo había experimentado anteriormente), una noche tuve un dolor muy fuerte en el seno derecho, por lo que al día siguiente me fui al médico.

Él ordenó hacer un ultrasonido y, tras ver el resultado, recomendó quitar el nódulo que estaba molestándome.

Como estaba cerca la Navidad, y dado que el último ultrasonido no mostraba resultados realmente alarmantes, decidimos dejar la pequeña operación para enero.

Pero dormir boca abajo se me empezó dificultar, así como ponerme el cinturón del carro.

"No me escapé de volver al quirófano y es duro pasar por todo esto, pero di gracias a Dios porque el cáncer estaba in situ (localizado) y se detectó en su etapa inicial gracias al control que hubo"

El 10 de enero del 2012, me practicaron una operación ambulatoria para quitar el nódulo y hacer una biopsia.

Los resultados, desafortunadamente, no fueron los que esperaba. Tenía un carcinoma ductal in situ de bajo grado nuclear. Esto quería decir que el cáncer estaba buscando cómo salir.

No me escapé de volver al quirófano. El 24 de febrero del año pasado, me hicieron una operación más grande, en la cual revisaron y limpiaron bien la zona donde quedaban ocho nódulos más, muy pequeños.

Es duro pasar por todo esto, pero di gracias a Dios: por el hecho de que fuera in situ (localizado) --nos dijo el médico-- se logró detectar en su etapa inicial gracias al control que hubo.

PUBLICIDAD

No fue necesario usar quimioterapia, pero sí radioterapia durante 30 días seguidos.

Hoy, año y medio después, sigo dándole gracias a Dios, a María Santísima, a mi esposo, mis hijas y mi familia y amigos, que me ayudaron a salir adelante.

Fueron momentos duros, días y meses difíciles, pero sigo con vida. Y ahora digo y sé que el control es vital.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Ruth Rivera: "Fueron meses difíciles, pero sigo con vida. Y ahora sé que el control es vital"

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota