Entretenimiento

Revista Dominical

Amalia Andrade: “La literatura no sirve para nada pero es necesaria para todo”

Actualizado el 07 de mayo de 2017 a las 12:00 am

Amalia Andrade descubrió que los momentos más oscuros y dolorosos de la vida se pueden transforman en libros para sanar el corazón, y para reírnos un poco del drama del amor

Entretenimiento

Amalia Andrade: “La literatura no sirve para nada pero es necesaria para todo”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Cuando Amalia Andrade era pequeña tenía una tradición: “salía todos los sábados con mi mamá y mi tía a comprar libros y luego helado”.

Andrade nació en Colombia, allá estudió periodismo pero no la encantó lo suficiente, así que desvió su atención por el brillo y la complejidad de las letras. Así que escribió un libro, el cual ahora es un bestseller , y ya va por su tercera edición.

“Es que es el amor de mi vida. Es lo mejor que me ha pasado en la vida”, me dice Andrade mientras me cuenta de su libro Uno siempre cambia al amor de su vida por otro amor o por otra vida.

Amalia Andrade visitó el país para promover su libro; ella es uno de los nombres jóvenes de la literatura colombiana. (Melissa Hernández)

Este plantea un nuevo formato en el que el lector también es escritor. Es decir, en algunas páginas la escritora propuso dejar reglones en blanco con la intención de que otros puedan depurar.

“Lo escribí a puño y letra para evidenciar el camino de la honestidad, y el proceso de escritura. Es decir, conservé tachones en palabras que tal vez no quise decir. Es parte de la sinceridad”, me explica.

El libro es –más o menos– un archivo emocional, como un lugar donde se pueda dejar aquello que aflige, literalmente, al corazón.

“Esto fue lo que pasó. A mí me terminaron, y estaba muy triste, y el cantante Bruno Mars tiene una cita que dice que cuando uno está feliz escucha la música, pero cuando uno está triste escucha la letra. Yo realmente tenía el corazón roto, y entonces un día escuché Rolling in the deep de Adele, y me impresionó como ella aprovechó todo su dolor, y creó a partir de eso una fuerza transformadora”.

Entonces Amalia hizo lo mismo, pero se asesoró.

“Todos los consejos que escribí están validados por psicólogos, deportistas, y mamás, que son la máxima autoridad en los temas del corazón”.

Así, poco a poco, Amalia escribió un libro sobre el desamor, sobre cómo sentirnos mejor, y como sanar. Dentro trae una guía para hacer retiros en el banco de la inteligencia emocional, así como una lista de canciones para llorar en la ducha que inicia con No te cuesta nada de Javiera Mena.

“El libro tiene muchas referencias pop, en parte porque yo crecí con La lambada que su frase más reconocida es “llorando se fue”. Entonces, tomé esa historia que no está del todo contada en la canción, y escribí una biografía falsa sobre el compositor de La lambada ”.

Esto fue más que todo un ejercicio para la colombiana, a fin de explorar sus voces literarias. Porque a pesar de que el libro trae en su mayoría dibujos, así como stickers y un capítulo entero con recetas “para sobrevivir a un corazón roto”, también contiene pequeñas historias de ficción que exploran todas las aristas del desamor.

“Con las ilustraciones mi idea fue borrar esa línea que existe entre la literatura y el dibujo. Las palabras no son solamente un texto, por esto creo que el libro invita no solo a ser leído, sino también a ser observado”.

Socorro

En muchas librerías, y posiblemente, en bibliotecas, el libro ha caído en la sección de autoayuda, algo que dependiendo del día, atemoriza a la escritora.

El libro se puede adquirir en las sedes de la Librería Internacional.

“A mí no me parece chévere cuando encuentro mi libro en la sección de autoayuda porque esa no fue mi intención, pero por otro lado miramos despectivamente la autoayuda y no es tan mala. Creo que hay libros que se leen con la cabeza, y hay libros que se leen con el corazón. Aunque suene cursi”.

Por ahora, Andrade escribe su segundo libro , Cosas que piensas cuando te muerdes las uñas , que trata sobre los miedos, y el poder paralizador que ejerce sobre nosotros. “Uno se queda en trabajos o hasta en relaciones por miedo. Tratar ese tema es distinto al desamor. Digo, no es como que voy a ver una película con Jennifer Aniston para entender mis miedos”.

Por esto, esta escritora de 31 años planteó una mirada distinta a todas las penas que rodean el mundo del amor. “Hay que reírnos, el humor alivia. Además, lo dicen mucho, pero es cierto. La vida es muy corta”.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Amalia Andrade: “La literatura no sirve para nada pero es necesaria para todo”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Priscilla Gómez

priscilla.gomez@nacion.com

Periodista de Revista Dominical

Periodista de la Revista Dominical de La Nación. Estudiante de Periodismo en la Universidad San Judas Tadeo. Se unió a Grupo Nación en el 2015. 

Ver comentarios
Regresar a la nota