Entretenimiento

Gravity Challenge: Huevos en caída libre

Actualizado el 16 de junio de 2013 a las 12:00 am

Un reto puso a prueba el ingenio de universitarios para EVITAR UNA CATÁSTROFE con huevos lanzados desde 15 metros de altura.

Entretenimiento

Gravity Challenge: Huevos en caída libre

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                El equipo MFM afina los últimos detalles de su invento. Foto: Marcela Bertozzi
ampliar
El equipo MFM afina los últimos detalles de su invento. Foto: Marcela Bertozzi

Quince metros separaban a este huevo cascarudo de convertirse en un descascarado y lamentable reguero amarillo.

La cuenta regresiva terminó donde siempre concluye, –en “cero” y en el subsiguiente lanzamiento–. Pocos segundos después, el objeto ovalado terminó donde todos lo preveían: en un desastre fatal, derrame de yema incluido.

Los responsables del infame “huevicidio” quedaron lejos de recibir una buena puntación por su trágico y fallido experimento, mientras que los presentes no pudieron más que espetar un “¡aw!” o un lastimero “ ouch ” que, con toda razón, pudo haberles generado un sentimiento de culpa a los responsables.

La escena se repitió cinco veces aquel jueves, pero contrastó con la de los otros diez huevos que lograron llegar a la meta con más suerte y dejando mejor parados a los diseñadores y constructores de los inventos que los transportaron hasta tierra firme.

El 6 de junio pasado, la marca Red Bull organizó la segunda y última fecha del Red Bull Gravity Challenge 2013, en el que los huevos podían ser víctimas o sobrevivientes de una caída libre de 15 metros de altura. Esta actividad se realizó en la Universidad Fidélitas y contó con la participación de 15 equipos que sumaban casi a 45 jóvenes, más de los que se apuntaron a la fecha anterior, en la sede del TEC en Cartago.

Cada grupo debía ingeniárselas para que su huevo llegara al suelo sin tan siquiera fracturarse. Para ganar, se evaluaba tanto la creatividad de la invención como el estado físico del objeto una vez que tocara el suelo.

Hubo creaciones que utilizaban paracaídas fabricados con bolsas plásticas, cohetes de espuma, peluches hechizos, cápsulas recubiertas con estereofón o pajillas, y otros aparatos más complejos en los que se aplicaba más de una ley de la física.

La mayoría de los concursantes pertenecía a carreras como arquitectura, ingeniería civil y diseño de producto. A unos sí se les notaba, mientras que otros definitivamente habrían necesitado un milagro para salvar a su huevo tras la caída.

“No entiendo cómo no funcionó; así no salió cuando lo probamos”, decía un muchacho angustiado tras ver fracasar su proyecto. “Por lo menos nos inscribimos”, se dejó decir otro muchacho, cuyo diseño no contó ni con el respaldo de la esperanza.

PUBLICIDAD

A quienes les fue bien los acompañaron los aplausos al finalizar la actividad, que se extendió por poco más de una hora. El equipo ganador del reto llevaba el nombre de MFM y está integrado por Felipe Muñoz, Marcia Monge y Mauricio Chacón.

Su invento de hélices y globos de helio dejó una positiva impresión al pisar tierra firme.

Lejos de acá, en los Récords Guinness, está registrado el logro de David Donoghue. En 1994, lanzó un huevo desde un helicóptero, a 213 metros del suelo, y este no se quebró al tocar el césped de un campo de golf.

El 6 de junio pasado, la marca Red Bull organizó la segunda y última fecha del Red Bull Gravity Challenge 2013, en el que los huevos podían ser víctimas o sobrevivientes de una caída libre de 15 metros de altura.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Gravity Challenge: Huevos en caída libre

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota