Entretenimiento

El gran evasor que no esquivó la muerte

Actualizado el 11 de enero de 2015 a las 12:00 am

El veterano de guerra que se fugó de una residencia de ancianos para asistir al 70º aniversario del desembarco de Normandía murió a los 90 años

Entretenimiento

El gran evasor que no esquivó la muerte

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Se hizo fama por el arte de saber escabullirse. Sin embargo, no se trata de un hombre que le huyó al pago de impuestos. Tampoco burló la ley.

Efectivamente huyó de alguien –eso es indiscutible–, pero digamos que tenía una buena justificación.

El 7 de junio del 2014, Bernard Jordan fue noticia por otros motivos que por los que lo había sido 70 años antes, cuando, como militar británico, fue partícipe del histórico desembarco en Normandía.

Su deceso, el 30 de diciembre, recordó el incidente del año pasado (ya vamos a eso). El fallecimiento de su esposa Irene, apenas ocho días después, alargó su presencia mediática.

La mañana de un jueves, el hombre de 89 años, cubierto con un abrigo impermeable y portando sus medallas de guerra, escapó de la residencia para ancianos en la que estaba interno, en Brighton y Hove, Inglaterra, para emprender así un viaje de rigor a otra frontera.

Jordan fue seguido de cerca por la prensa en el 2014 cuando en lugar de regresar al asilo en que vivía en Brighton y Hove viajó a Francia.
ampliar
Jordan fue seguido de cerca por la prensa en el 2014 cuando en lugar de regresar al asilo en que vivía en Brighton y Hove viajó a Francia. (AFP)

La aventura de Jordan, que duraría tan solo dos días, fue popularizada como “La gran evasión” en los medios que reseñaron el viaje que tomó por sorpresa incluso a los empleados del asilo The Pines.

El veterano de la Marina Real Inglesa viajó hasta Francia. Su intención era asistir a la conmemoración del histórico avance militar de las tropas aliadas que tenían la misión de comenzar a reducir la presencia nazi en Europa occidental. El 6 de junio, desde entonces, es recordado como el Día D.

Lo mejor de todo es que esta vez también se salió con la suya.

En cuestión de horas, Bernard Jones fue reportado como extraviado y, mientras lo buscaban en su patria, él ya estaba con el pecho henchido junto a sus camaradas en Francia, honrando a los combatientes caídos en batalla y recordando la hazaña en la que participaron siete décadas atrás.

La operación ocurrió así: desde el pueblo de Hove, en el sudeste de Inglaterra, llegó en tren al puerto de Portsmouth, donde se sumó a un grupo de veteranos con los que hizo el viaje hasta Ouistreham, en Normandía, en el norte de Francia.

Sobra decir que el anciano había asistido también a las conmemoraciones de los aniversarios de las dos décadas pasadas.

Esta vez, sin embargo, no consiguió el permiso de sus celadores para viajar a los actos festivos, pero eso no fue motivo suficiente para no emprender el recorrido.

Dos días más tarde, reapareció en su residencia de ancianos, cuyos responsables, ante la repercusión del caso en la prensa, pidieron disculpas diciendo que no habían querido privar al anciano del aniversario por capricho, sino porque la invitación llegó muy tarde.

En aquel momento Jordan amenazó, con risas de por medio, diciendo que si debía repetir la hazaña lo haría al año siguiente, es decir, para el próximo junio.

Durante la Segunda Guerra Mundial, el británico fue parte de la Marina Real.
ampliar
Durante la Segunda Guerra Mundial, el británico fue parte de la Marina Real.

La muerte, sin embargo, se le adelantó a sus intenciones. Tenía 90 años al momento de fallecer.

“Los servicios memoriales del desembarco en Normandía significan mucho para él. Era claro que no quería perderse el que podría ser el último acto de su vida”, le dijo el canciller Les Hamilton a la BBC el año pasado, cuando Jordan fue devuelto a la Inglaterra que defendió en la Segunda Guerra Mundial.

El pasado miércoles, su esposa Irene falleció en el mismo asilo en el que había vivido con Bernard por casi dos años.

“Era una pareja muy devota y después de que él partió, ella probablemente se dejó ir”, aseveró Brian Fitch, gobernador de Brighton y Hove, donde el honorable matrimonio vivió durante sus 65 años de matrimonio.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

El gran evasor que no esquivó la muerte

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota