Entretenimiento

La decana del modelaje

Actualizado el 04 de mayo de 2014 a las 12:00 am

En una carrera que exige nuevos rostros y los fulmina antes de que cumplan 30 años, Marcela Negrini es un ejemplo de longevidad. Empezó en Orotina como una travesura de adolescencia y poco a poco lo fue tomando en serio hasta darse cuenta de que podía ser un proyecto de vida.

Entretenimiento

La decana del modelaje

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
“En un evento, trato de llegar a colaborar. Si tengo que ayudarles a acomodar el 'stand' o atender a personas antes, lo hago con gusto. No es solo ser una chiquita bonita que se sienta ahí”, dice Marcela Negrini. FOTO: Pablo Montiel

Como espectáculo televisivo, las corridas de toros a la tica son una planicie larga y monótona, cuyo ritmo crece solamente cuando hay un esporádico levantín.

Para darle ritmo al show , los productores reclutan a humoristas (con su añejo repertorio de chistes de suegras, borrachos y mocosos precoces), imitadores de mil voces y demás arlequines con alguna habilidad para entretener al público.

En las corridas del último diciembre, unas caderas enormes y un rostro amable y conocido fueron novedad en las transmisiones de canal 7. Marcela Negrini, la incombustible modelo de dilatada trayectoria, protagonizó un popular concurso en el que los participantes debían seguirla en un baile.

Durante década y media, la carrera de Marcela ya había pasado por estadios de futbol, pasarelas de ropa íntima, anuncios de televisión, vallas gigantes en la carretera … Solo le faltaba la plaza de toros.

Con 35 años de edad, es el principal referente de longevidad en una profesión en que ya se es un veterano a los 25. Empezó en Orotina como una travesura de adolescencia y poco a poco lo fue tomando en serio hasta darse cuenta de que podía ser un proyecto de vida.

Aparte de haber recorrido un largo camino, Negrini también es un ejemplo por otros rasgos de su biografía. Por ejemplo, se encargó de velar por sus hermanos desde muy joven, luego de la muerte de su madre.

“Cuando empecé, era muy pobre, no tenía ni para una plancha de pelo o un maquillaje bueno. El modelaje me permitió conseguir esas cosas, pero mi mayor logro es haber sacado adelante a mis tres hermanos”, comentó con satisfacción.

Además, aunque con frecuencia aparece en las páginas de farándula, jamás se debe a un escándalo. Tiene una pareja estable (el cirujano plástico Erick Rojas) y en el pasado nunca protagonizó esas escenas de novios en disputa o alcoholemias no superadas tan comunes en otras modelos.

"Cuando empecé, no tenía ni para una plancha de pelo o un maquillaje bueno. El modelaje me permitió conseguir esas cosas, pero mi mayor logro es haber sacado adelante a mis tres hermanos"

Este trabajo le permitió atender a su familia, conocer otros países, comprarse un buen carro y aparecer en periódicos y televisión. Sin embargo, también conoció las facetas desagradables, como recibir ofertas para dar “servicios adicionales”.

“Siempre era muy cortante en eso, para decir que no desde el inicio. Tengo mis valores muy claros. Es cuestión de amarrarse las enaguas y decir: ‘Voy a ganarme las cosas con mi esfuerzo’”, afirmó.

PUBLICIDAD

Si era del caso, hasta inventaba algún novio, con tal de espantar a los indeseables.

Busto y carisma

Hizo los primeros diez años de su carrera sin necesidad de cirugías, hasta que hace tres decidió operarse el busto.

“Había bajado de peso y se me cayó un poco. Después de la operación, me llegaron nuevas oportunidades; había perdido trabajos haciendo catálogos porque no me quedaba el brasier. Fue un cambio bonito, me fue muy bien, pero tampoco hay que caer en el abuso con las operaciones, porque entonces la persona deja de verse natural”, explicó.

Sin embargo, considera que el factor determinante para seguir vigente después de tanto tiempo es el carisma a la hora de tratar con el público. “Hay muchachas a quienes alguien se acerca a pedirles una foto y hacen mala cara o dicen que no. A mí siempre me gusta atender a la gente, ser muy natural”, expresó.

De hecho, además del modelaje, también trabaja en la clínica de su novio, donde recibe a los pacientes en la recepción.

Lleva varios años diciéndose a sí misma que esta es su última temporada. Sin embargo, aún no tiene fecha para el retiro. Quién sabe, tal vez le toque volver a “torear” en diciembre.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

La decana del modelaje

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Más sobre este tema

Regresar a la nota