Entretenimiento

Emprendedora del cosplay

La costurera de fantasías camaleónicas

Actualizado el 25 de mayo de 2014 a las 12:00 am

Los personajes de videojuegos y películas se pasean por las calles costarricenses gracias a Ángela Bermúdez, encargada de ponerse en la piel de cuanta caracterización se le antoje a su aguja e hilo.

Entretenimiento

La costurera de fantasías camaleónicas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El traje de Pepper Potts fue elaborado principalmente con 'foam'. Bermúdez dice que sus materiales predilectos son los de hacer manualidades.

Cuando la ropa no le quedaba bien, no tenía más remedio que tomar las tijeras, el hilo y la aguja y arreglársela ella misma. La escena era tan frecuente que, mezclada con su pasión por la fantasía, terminó por convertirla en costurera y fabricante de innumerables prendas y accesorios.

A sus 26 años, Ángela Bermúdez se ha confeccionado más de 60 trajes entre vestimentas de personajes de videojuegos, series o películas. A ese currículo de trabajos, hay que sumar otros 60 ó 70 que ha hecho por encargo.

En la órbita del cosplay, la conocen mejor como Tenshi no Sekai , un nombre artístico del que se apropió en el 2007 cuando debutó en un certamen de cosplay personificando a Bokusatsu Tenshi Dokuro Chan.

Desde entonces, se ha vestido de Pepper Potts ( Iron Man ) o de la versión femenina de Shepard ( Mass Effect ), solo para citar un par de nombres. También su mano ha cosido, pintado y ensamblado indumentarias de personajes de juegos como Metal Gear y de películas como Valiente y Batman .

Por el acabado y la complejidad de sus proyectos, Tenshi se ha convertido en un referente obligado en trajes para cosplay . Sus creaciones son realistas, tanto que parecen haberse escapado de una producción de Hollywood a pesar de que, en realidad, fueron hechos en el pequeño cuarto de su casa, en Tres Ríos de Cartago.

Con la cama de un lado y la computadora del otro, Tenshi también hace grafito, óleo y pintura digital, pero ha sido la confección de trajes y accesorios lo que la llevó a convertirse en profesora de la Universidad Creativa.

Enseña el arte de la utilería, construye armas de mentira que parecen de verdad, diseña y ensambla armaduras, cascos, espadas, sombreros, zapatos... ¿qué no hace?

Su material predilecto es el foam , al que, con sus manos, da la apariencia que se le antoje. Así engaña al ojo y hace creer que su obra está hecha del más duro metal.

“Si uno va a participar en pasarela, es para verse lo más cerca posible del personaje que quiere interpretar”, afirma esta creadora exigente.

El videojuego   'Bioshock'   es una de las principales influencias de Ángela. Acá reinterpreta al personaje Elizabeth, de   Bioshock Infinite .  | FOTO: CORTESÍA KRISTIAN ROCHA
ampliar
El videojuego 'Bioshock' es una de las principales influencias de Ángela. Acá reinterpreta al personaje Elizabeth, de Bioshock Infinite . | FOTO: CORTESÍA KRISTIAN ROCHA

Ángela ya no acostumbra desfilar por las pasarelas de cosplay donde tantas veces descolló, sino que ahora su puesto está en la mesa de jurado. Eso lo ha hecho acá y en citas en El Salvador, Panamá, Honduras y Uruguay. También ha recibido comentarios positivos y encargos de Ken Levine, creador de su videojuego favorito: BioShock .

PUBLICIDAD

Sus obras le han abierto cada una de esas puertas. Sin embargo, todavía no puede decir que en Costa Rica se puede vivir de la fabricación de trajes para cosplayers .

“Siento que ahorita soy la que más se ha empunchado en hacer esto en Costa Rica para que cada vez más gente lo tome en serio. Pero después de todos estos años, todavía esto sigue siendo un comienzo”, comenta sobre un escenario donde hay muchos cosplayers pero pocos fabricantes, unas ocho personas, según sus cálculos.

Octubre es la época de más trabajo. Se entiende con facilidad, ya que es el mes de los disfraces, el mes de Halloween. No obstante, Ángela se ha esmerado por que su trabajo vaya más allá de las pasarelas de actividades especializadas. Sus creaciones también se han abierto espacio en sesiones de fotos, anuncios publicitarios, videos y estrenos de películas.

Algún día, sueña ella, su nombre estará estampado en el departamento de utilería y vestuario de una gran producción. Si le dicen que debe hacer 100 escudos y 200 espadas, ella estará más que dispuesta a decir : “¡Manos a la obra!”.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

La costurera de fantasías camaleónicas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota