Entretenimiento

Olman Salas: “Era un carajillo y no pensaba en las consecuencias”

Actualizado el 02 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Uno de los condenados por el triple homicidio en barrio Fletcher, confía en salir de prisión en cinco años.

Entretenimiento

Olman Salas: “Era un carajillo y no pensaba en las consecuencias”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Olman Vargas fue hallado culpable por los homicidio de dos adultos y un bebé de un año en barrio Fletcher, en Tibás, aunque él niega su participación en los asesinatos.. | FOTO: ALBERT MARÍN

Pasó de ser integrante de un grupo de baile en Heredia a convertirse en blanco del repudio nacional por un crimen atroz.Olman Salas Villegas, fue condenado por uno de los delitos más violentos de la década de los 90: el triple homicidio de barrio Fletcher de Tibás, en el que murieron una pareja y un bebé como parte de un frustrado asalto.Él atribuye lo ocurrido a su falta de madurez. En una conversación en el centro La Reforma, insiste ante la Revista Dominical en que no participó en las muertes, solo en el robo.

–¿Cómo es su vida en la prisión?

–Dentro de lo que es un ámbito carcelario, se podría decir que es tranquila. Ahorita no estoy estudiando, entonces me dedico a trabajos artesanales. Hago espejos, sillas, mesas.

–¿Cuánto le falta para salir?

–Según mis notas, en el 2019 tengo derecho a libertad condicional.

–Si sale en el 2019, tendría 45 años de edad. ¿Ha pensado qué haría al estar afuera?

–He pensado en varias cosas; mi padre me está apoyando en eso. Para cualquier persona, buscar trabajo con 45 años es difícil, por cuestión de edad. En este caso, al ver la hoja de delincuencia, le van a decir a uno que no. He analizado la posibilidad de salir a algo propio; él tiene un taller de soldadura y trabajaría ahí.

–¿Qué piensa sobre lo que hizo?

–Era un carajillo en ese entonces, tenía 21 años. Las amistades del momento, la fogosidad, lo llevan a uno a no pensar en las consecuencias de en lo que andás. Ni siquiera conocés las consecuencias. Tanto tiempo después uno dice “Juepucha, por qué me fui a la primera, por qué no lo pensé bien, las consecuencias de ir a robar”, que era lo que íbamos a hacer.

–¿En qué momento se dio cuenta de la magnitud de lo que había hecho?

–Después de la sentencia. Ahí dije: ‘cincuenta años’. En ese momento no estuve de acuerdo con eso (la sentencia), porque mi actuar dentro de lo que se hizo no fue ese (los homicidios). Cada quien tuvo su papel: ‘Usted vaya a la casa’ (refiriéndose a Alexander Vargas) ‘y yo voy al banco a robar’. Yo fui a esa casa a robar, de ahí sacamos la información para poder ingresar yo al banco. El otro queda en la casa y resulta que hay tres muertos. En los homicidios no participé, pero acarreo eso (la sentencia) porque yo sí me presenté a la casa. Cuando secuestramos a la gente y ya están bajo control, cada uno cumple su papel, uno va al banco y el otro se queda ahí.

PUBLICIDAD

–¿Cuál cree que hubiera sido la pena adecuada a lo que hizo?

–No soy quién para poder decidir eso, le corresponde a los jueces. Pero 50 años (máximo de ley) no debía ser mi condena. ”En ningún momento se habló de que fuéramos a entrar en esa casa, a matar a todo el mundo y a robar al banco. (Lo que se habló fue) secuestramos la casa y robamos el banco. Lo otro vino por otras circunstancias.

"Yo no era un delincuente que dependía de eso para vivir o para mantener un vicio. Me fui en el momento y no sé ni por qué", Olman Salas

–¿Ha pensado en que cuando salga se puede topar a los hijos de las víctimas?

–Le soy sincero, no le he puesto mente a eso. Yo salgo a rehacer mi vida, eso es a lo que voy, a estar con mi familia o hasta empezar una familia propia. Pero si me los topara, ¿qué les voy a decir? ¿Disculpen, o perdón? Eso estaría de más, aunque quién sabe cuál sería la reacción de ellos. Habría que esperar el momento y más bien ver cuál es la reacción de ellos. Yo más bien buscaría continuar de lejos, para no entrar en una discusión.

–¿Cree estar preparado para no reincidir cuando salga?

–Totalmente.

–¿Por qué tan seguro?

–Como dije anteriormente, yo no era un delincuente que dependía de eso para vivir o para mantener un vicio. Me fui en el momento y no sé ni por qué, tal vez me lo pintaron muy bonito o muy fácil. Era muchísimo dinero y dije: ‘Vamonós a ver cómo sale la cosa’. Aquí (La Reforma) no he sido problemático, eso ejemplifica quién soy.

–¿Usted está en paz consigo mismo?

–En cierta manera sí. El daño se hizo, quisiera uno volver a tratar y evitar esas situaciones. Pero, como le digo, no estaba en mi posibilidad evitarlas. Sí he sentido remordimiento, pensar como decimos popularmente: ‘La cagamos’. He reflexionado mucho. La gente se nos quería tirar encima y con toda la razón. Lo que se hizo se hizo mal y no lo puedo cambiar. Lo que hago es reflexionar y poner mi mente positiva en que lo que se hizo está mal y no volverlo a hacer. Ya tengo 40 años, he madurado en muchos aspectos.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Olman Salas: “Era un carajillo y no pensaba en las consecuencias”

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota