Entretenimiento

Mi vida con un 'gecko'

Actualizado el 18 de agosto de 2013 a las 12:04 am

El pánico, el asco y la gratitud se juntan en estas historias enviadas por nuestros lectores.

Entretenimiento

Mi vida con un 'gecko'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Se han adaptado bien a las casas viejas, e incluso las nuevas ya vienen con su 'gecko' incluido. Ellos no discriminan ningún hogar; solo les gusta nuestra compañía.

Nuestros seguidores en el Facebook de La Nación y de la Revista Dominical nos enviaron sus historias más curiosas con un 'gecko'. Algunas son de ternura, como la lectora que se preocupaba por que su 'gecko' no pasara fríos; otras, tal vez provocarán un estrujamiento estomacal.

Fotografía de un 'gecko' enviada por un lector y tomada en Malpaís, de Puntarenas.
ampliar
Fotografía de un 'gecko' enviada por un lector y tomada en Malpaís, de Puntarenas. (Rodrigo Molina para La Nación)

Comprometido"Yo vivo en Manuel Antonio y tengo dos que siempre, antes de dormir, llegan cerca de mi cama a 'cantar', como a darme las buenas noches. Inclusive me inspiraron para comprometerme con mi novia, y hacerme un anillo con su forma". Martín Pacheco

Fletcher Shot"Unos amigos y yo estábamos en una casa en la playa y había un gecko que cantaba aleatoriamente. Le pusimos de nombre Fletcher. Decidimos jugar un juego para tomar: el último que hubiera hablado cuando el gecko cantara, tenía que tomar. Al juego le pusimos 'Fletcher Shot'. Todos tomamos mucho y, pese a eso, el juego quedó en nuestras memorias". José Enrique Bolaños

De luto"Un día me puse a fumigar la cocina. No vi a un gecko y lo fumigué por accidente. Cuando salió ahogándose, mi hija lo vio y se puso a llorar junto a él hasta que murió. Por supuesto, que yo terminé llorando, tratando de consolarla, y al final lo sepultamos en la jardinera". Noily Mayorga

Bombetas"Donde mis papás, en Pocora, hay como cien mil; bueno, aunque ahora hay uno menos porque se le metió al tele por la parte de atrás, y aquello sonaba como bombetas de turno. Quemó el tele y él... que en paz descanse". Van Calderón

Canto de amor"A mi casa una vez vino una gringa de intercambio, y no los conocía. Llegué al cuarto y le enseñé lo que hacía el sonido, señalando al gecko, y ella me dijo que tenía tres noches de escucharlo y que creía que era el llamado de amor de mi papá a mi mamá..." José Andrés Pacheco

Tic-tac"Hace un par de años, mi hijo se encontró un huevo en un sillón y, pensando que se me había caído un tic-tac (la mentita blanca), se lo echó a la boca. Salado: lección aprendida, pero fue horrible". Victoria Aguilar

PUBLICIDAD

Papitas"Un día, puse a freír unas papas y me fui a ver tele. De pronto sonó como cuando le cae agua al aceite caliente; me pareció raro, pero todo se veía bien. Ya cuando fui a sacar las papas, había una un poco extraña. Era un pobre gecko que cayó en la olla. Lo saqué, ¡y a comer papitas!" Jorge Barboza

En la 'compu'"Yo soy técnico en informática, y me encantan. Yo les digo guachitas. Me dio pena una vez que una cliente trajo una computadora que le fallaba, y cuando la abrí para revisarla, me encontré en el ventilador del procesador el cadáver de una guachita. Muy triste, ¿verdad?" Alexánder Ríos

Gecko recién nacido, con fragmentos del cascarón del huevo aún en su cuerpo.
ampliar
Gecko recién nacido, con fragmentos del cascarón del huevo aún en su cuerpo. (Víctor Acosta para La Nación)

Calor de hogar"Tengo una lámpara cerca de una ventana. Hay noches que me las paso maqueteando proyectos con la lámpara prendida; en esas, llega un gecko del otro lado de la ventana y se queda calentándose. A veces lo veo que llega y le prendo la lámpara un ratito". Aylin Umaña

Chispero"El consumo eléctrico de la casa se comenzó a elevar sin razón, hasta que una noche mi esposo y yo llegamos a casa y justo en la 'cuchilla' había un chispero. Los geckos habían hecho un nido y quedaban tostados cuando salían, casi nos queman la casa". Paulina Navarro

Carrera"Una empleada del lugar en donde trabajo vio uno, pegó un grito y vi que corrió a agarrar agua hirviendo para echarle. Lo recuerdo como en cámara lenta: las dos corriendo; ella, para echarle el agua, y yo, para agarrarlo y sacarlo de la casa. Gané por poquito, pero sentí que me cayó un poquito de agua". Marta Castro

Nacimiento asistido"Una vez fui a reparar una computadora, y cuando abrí la caja me encontré un huevito dentro, con cuidado lo saqué, y cuál fue mi sorpresa, que eclosionó ahí, en mi mano. El bebé gecko salió despavorido hacia un macetero". Silvian Hogg

Hasta en la sopa"Mi hermana, de meses, encontró un gecko bebé en una maceta, lo agarró, caminó hasta el sillón en donde mi papá comía sopa y se lo echó. Mi papá, sin saber lo que había hecho ella se termino la olla de carne, con extra "sazón". Nat Sibaja

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Mi vida con un 'gecko'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota