Entretenimiento

Tinta fresca: Morir soñando

Actualizado el 05 de abril de 2015 a las 12:07 am

Soñando enfrentamos nuestras verdades, revivimos a los que extrañamos

Entretenimiento

Tinta fresca: Morir soñando

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Morir soñando
ampliar
Morir soñando (William Sánchez)

Ese rato entre el sueño y el despertar con su aturdimiento, es el momento más honesto que vas a tener en todo día.Poner la cabeza en la almohada, acomodarte entre las sábanas, cerrar los ojos y desconectarte por unas horas para recargar baterías. Ojalá después de un baño al final de un día agotador, ojalá con sábanas limpias. Todavía mejor si hay un cuerpo tibio para abrazar y acurrucarse. Pero no se trata solamente de dormir y descansar el cuerpo. Dormir sin soñar es como besar sin amor ni lujuria. Soñar que te persiguen cuando solo podés moverte en cámara lenta; que llegás al cole horas enteras tarde sin saber que había examen de una materia que ni existe; soñar que estás en una casa que no habías visto en la vida pero que sabés es la tuya; que volás sin tener idea de cómo aterrizar; soñar que abrazás fuerte a alguien que ya no está; que pasás de un lugar a otro sin darte cuenta cómo; que encontrás criaturas míticas nuevas; soñar que morís.

Dos veces he muerto en sueños, una de esas fue homicidio. Despertar con remanentes de ese sueño que veces te alegra el día y otras te mete una nube negra en el alma. Ese rato entre el sueño y el despertar con su aturdimiento, es el momento más honesto que vas a tener en todo día. Cuando todavía no has activado tus mecanismos de defensa, cuando todavía no recordás tus preocupaciones, ni las buenas o malas noticias que recibiste recientemente, estás en tu versión más vulnerable y primitiva. Cuando pienso en la muerte, me imagino que debe de sentirse como ese par de minutos. Algunos dicen que los sueños son deseos reprimidos, otros que pensamientos al azar que nuestra mente decide dejar filtrar cuando no estamos en control. Todas las culturas tienen teorías sobre nuestros sueños y sus significados. Pero si en algo coincidimos todos es que esos sueños son nuestros, son parte de nosotros.Es soñando que enfrentamos nuestras verdades, que revivimos a los que extrañamos, que encontramos ilusiones y miedos que ni sabíamos que teníamos. Soñar es tan parecido y tan diferente a la vida real que a veces soñamos días hermosos, a veces vivimos pesadillas. Y todo lo sobrevivimos, hasta hoy, que escribo esto y que ustedes me leen, hemos logrado despertar cada día y seguir respirando. Y si un día hemos de dejar de hacerlo, esperamos que suceda mientras dormimos, preferimos morir soñando que viviendo. Y creo que nadie nos puede culpar.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Tinta fresca: Morir soñando

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota