Palabras y cerebro, el impacto en la conducta de lo que decimos

Como el ejercicio moldea el cuerpo, las palabras que decimos diseñan nuestro comportamiento. A la hora de elegir, prefiera lanzar un piropo que una grosería.

Últimas noticias

Pronuncie en voz alta estas palabras, tratando de identificar lo que siente cuando las dice:

No.

Sí.

Paz.

Amigo.

Idiota.

Y, ¿qué siente cuando dice estas frases?:

“No puedo”.

“Qué difícil”.

“Lo lograré”.

“Yo soy capaz”.

Si realmente se concentra, notará que en cada palabra o frase con connotación negativa, su cuerpo reacciona poniéndose a la defensiva, en especial cuando le agrega a la pronunciación un tono y un modo rudo o pesimista.

Por el contrario, una palabra como “paz” o “amigo”, o una frase como “Claro que puedo hacerlo”, hacen fluir por su organismo una sensación de alivio y relajación.

Con la ayuda de un aparato de tomografía o una resonancia, usted podría notar aún más las señales que envía su cerebro al conectarse con el lenguaje: la hormona del estrés, conocida como cortisol, se libera inmediatamente y nos pone en alerta máxima cuando el cerebro detecta un “no”.

{^SingleDocumentControl|(AliasPath)/2013-02-24/RevistaDominical/Articulos/RD2402-PALABRAS/RD2402-PALABRAS-summary|(ClassName)gsi.gn3quote|(Transformation)gsi.gn3quote.RevistaDominicalQuoteConExpandir^}

Por el contrario, la dopamina –relacionada con el bienestar– fluye con el “sí”, concluyen Mark Waldman y Andrew Newberg en su libro Las palabras pueden cambiar tu cerebro , reseñado por muchos medios alrededor del mundo cuando se publicó, en junio del año pasado.

Sí. Las palabras tienen un gran poder. Su influencia se refleja en quienes nos rodean y, sobre todo, en nosotros mismos. Porque cada uno de los vocablos que pronunciamos definirá en gran medida nuestro comportamiento.

Esta es la premisa que sostienen expertos en programación neurolinguística.

A través de métodos que han ido desarrollando con el tiempo, esas terapias buscan que personas como usted o yo mejoremos la vida personal, profesional, física y espiritual con solo controlar lo que decimos.

Los especialistas en el campo le llaman a esta acción “programar”. Casi parecido a lo que usted hace con su computadora cuando se asegura de ingresar en el sistema la información que le servirá para usos futuros.

En nuestro caso, se trata de crear pensamientos –ojalá positivos– para moldear nuestras acciones según aquello que deseemos alcanzar: hacer un examen exitoso, superar una enfermedad, ganar una carrera, mejorar la relación de pareja o bajar de peso.

“La forma en que la gente piensa, siente y actúa es la base de su rendimiento. (') Controlar y conocer lo que decimos nos puede ayudar a manejar pensamientos, sentimientos y acciones, a ser más positivos en la vida y a ser capaces de alcanzar nuestros objetivos”, enfatiza Carol Harris, autora de Los elementos de programación neurolinguística.

Hemisferio izquierdo

En todo esto hay un componente emocional y psicológico importante, pero también uno fisiológico.

Citado por el diario El Tiempo , de Colombia, el neurólogo y decano de la Facultad de Medicina de la Universidad del Rosario, Leonardo Palacios , asegura que “toda expresión hablada, positiva o negativa, produce una descarga emocional desde el cerebro”.

“Una palabra negativa o insultante activa la amígdala, estructura del cerebro vinculada a las alertas, y genera una sensación de malestar, ansiedad o ira. (') Las palabras positivas o estimulantes son asimiladas por el hemisferio derecho del cerebro, el de las emociones. Por lo tanto, van a generar placer, sorpresa y alegría”, sostiene Palacios a El Tiempo.

El también colombiano Francisco Lopera Restrepo , de la Universidad de Antioquia y especialista en Neurología Clínica, Neuropsicología y Neuropediatría, escribió un artículo científico en el 2007, donde explica las características básicas de la fisiología del cerebro en relación con las palabras.

Dice Lopera: “Parece ser que el hemisferio izquierdo está predeterminado de entrada para construir en él las funciones del lenguaje. (') La voz y el habla son procesos que dependen de la integridad del aparato fonador y articulador y de la integridad de ambos hemisferios cerebrales, mientras que el lenguaje depende fundamentalmente del hemisferio izquierdo”.

{^SingleDocumentControl|(AliasPath)/2013-02-24/RevistaDominical/Articulos/RD2402-PALABRAS/RD2402-PALABRAS-quote|(ClassName)gsi.gn3quote|(Transformation)gsi.gn3quote.RevistaDominicalQuoteSinExpandir^}

Y agrega: “La voz se produce como efecto del paso de la columna de aire que es expulsada de los pulmones y debe vencer mayores o menores grados de cierre o apertura de las cuerdas vocales en la laringe.

”Esta modulación de la columna de aire por la laringe produce la voz de diferentes tonalidades. Hasta aquí, voz y habla son procesos puramente motores que utilizan las mismas vías y los mismos centros cerebrales que los demás procesos motores.

”Pero el lenguaje hace parte de la función simbólica que sobrepasa las estructuras motoras. Puede perderse la voz, en el caso de una afonía; o el habla, en el caso de una anartria, y conservarse intacto el lenguaje”.

La llave

Ahí está todo: en el cerebro. Ese es nuestro CPU incorporado (unidad de control de procesos), el cual podemos reprogramar con una meticulosa y disciplinada constancia que limpie del “disco duro” las palabras y frases negativas.

¿Por qué se autodenigra diciéndose “gordo(a)” o “feo(a)”? ¿Por qué se autodescalifica gritándose “idiota”, “bruto(a)”, “inútil”? Ojo: el cerebro graba esas palabras. Las programa. Y lo hará a usted actuar en consecuencia.

Carol Harris propone algunos ejercicios para ayudar a limpiar de su “disco duro” esas frases y palabras hirientes. Es, en suma, una especie de rutina cerebral para fortalecer la autoestima y actuar como una persona segura de sí misma y clara con sus sueños, aspiraciones y objetivos en su vida.

Uno de los consejos más simples que propone es aleccionar su voz interna. Cámbiele el lenguaje. Dígase “guapo(a)”, “inteligente”, “capaz”, “yo puedo”, “lo lograré”. Pero dígalo en serio y practíquelo todos los días para fortalecer el músculo de la autoestima.

Harris también lo invita a visualizarse positivamente. Véase en dónde quiere y cómo quiere estar. Programe su cerebro para eso viéndose como el orador exitoso, el jefe motivador, el esposo comprensivo o el feliz bachiller. Verá que la próxima vez que se enfrente a un público no resultará el aburrido conferencista que usted creía ser.

El experto en coaching y en neurolinguística, Alejandro Cuellar, citado por El Tiempo , lo expresa de forma más clara que el agua: “Hay gente que dice: ‘No quiero estar enfermo’. Y aunque entienda eso como algo positivo, es en negativo. Debería decir: ‘Quiero mejorarme’ o ‘Quiero estar sano’”.

¿Se atreve a hacer el cambio? Realmente vale la pena.

Rellene los campos para enviar el contenido por coreo electrónico.

Enviar:

Noticia La Nación: Palabras y cerebro, el impacto en la conducta de lo que decimos