Entretenimiento

La nota curiosa

Cuando el helado se torna un dolor de cabeza

Actualizado el 27 de octubre de 2013 a las 12:00 am

La aparición de la molestia es independiente al sabor o a la presentación del dulce producto, de hecho también puede ocurrir al sostener un hielo entre la boca o tomar una bebida helada.

Entretenimiento

Cuando el helado se torna un dolor de cabeza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Una sabrosa chupada de helado puede convertirse en un tortuoso dolor de cabeza. ¿Le ha pasado esto alguna vez? Seguro que sí, y no por eso tiene que creerse especialmente desdichado.

El riesgo  de sufrir este malestar se incrementa cuando la persona presenta una marcada tendencia a sufrir migrañas.  | FOTO: ARCHIVO
ampliar
El riesgo de sufrir este malestar se incrementa cuando la persona presenta una marcada tendencia a sufrir migrañas. | FOTO: ARCHIVO

La sensación es una vieja conocida para los amantes de este frío postre. A ellos les toca experimentar con frecuencia lo que popularmente se llama “cerebro congelado” –o cefalea del helado– que incluso tiene una explicación fisiológica. La aparición de la molestia es independiente del sabor o la presentación del producto; de hecho, también puede ocurrir al sostener un trozo de hielo en la boca o tomar una bebida helada. Lo que sí está comprobado es que la probabilidad de percibir la sensación de dolor por consumir de pronto algo frío es mayor en quienes tienen tendencia a sufrir migrañas.

El año pasado, la Harvard Medical School realizó un estudio en el que los investigadores le provocaron el “cerebro congelado” a 27 personas. Se hizo con el objetivo de estudiar y explicar la aparición de la migraña que, regularmente, se presenta de forma esporádica y sin aviso. En el experimento, los sujetos del estudio levantaban la mano tan pronto sentían las primeros indicios de dolor en su cabeza, y estos coincidían con el momento en que el frío hacía contacto con el nervio trigémino, en el paladar superior (es decir, en el llamado “cielo de la boca”) que se conecta con el cerebro a través del nervio trigémino.

El breve e intenso dolor se debe al incremento de la presión del flujo sanguíneo en el lóbulo frontal.

En ese instante, se evidenció un incremento del flujo sanguíneo que pasa por la arteria cerebral anterior (detrás de los ojos), pero dicha explicación todavía está en proceso de estudio.

La teoría, que cobra más fuerza desde las pruebas realizadas en el 2012, es que el breve e intenso dolor se debe al incremento de la presión del flujo sanguíneo en el lóbulo frontal.

Aunque deben hacerse más estudios, hay una forma ampliamente conocida de impedir que el frío de un delicioso helado llegue hasta el cebrero: no le pegue un susto a su paladar y consuma los productos fríos poco a poco y no súbitamente. A fin de cuentas ¿cuál es el apuro por acabarse un helado?

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Cuando el helado se torna un dolor de cabeza

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota