Entretenimiento

No todo es samba y caipiriñas

Actualizado el 22 de junio de 2014 a las 11:53 am

Entretenimiento

No todo es samba y caipiriñas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

La afición tica presente en el Arena Castelão en Fortaleza celebró en grande el triunfo de Costa Rica 1-3 sobre Uruguay. | AP
ampliar
La afición tica presente en el Arena Castelão en Fortaleza celebró en grande el triunfo de Costa Rica 1-3 sobre Uruguay. | AP

Recife, Brasil

Por supuesto que no se puede juzgar un país, ni siquiera una ciudad, con dos semanas de permanencia en algunas de sus zonas costeras o metrópolis, pero sì se pueden detectar algunos de sus encantos a primera vista, y también sus trabas para el turista.

En lo que concierne a quien escribe y al grueso del grupo que integra a la afición tica, hay coincidencia absoluta; la limitación del idioma se vuelve sencillamente demencial porque, al menos en Fortaleza, Natal y lo poco que hemos recorrido de Recife, es un hecho que básicamente nadie domina ni siquiera las palabras básicas en inglés. Y el portuñol no alcanza para resolver cómo comprar el chip adecuado para el teléfono o la comida que se apetece, por lo que a diario hemos tenido que lidiar con un frustrante vaivén de frases que no nos llevan a nada y terminamos entendiéndonos por señas, pero solo para temas tan sencillos como pedir servilletas.

La inducción a la comida también ha sido un poco aparatosa, quizá por el carácter de costa de Fortaleza, donde por causa de la traba del idioma muchos nos prometimos no volver a comer carne (demasiado salada, demasiado dura), ni yuca (demasiado insípida, demasiado fibrosa), ni casi ningún alimento, al menos después de ver las enormes porciones, casi pailas, que sirven en cada tiempo de comida. Con solo eso, el hambre desaparece.

En cuanto a protestas o desmanes, en estas ciudades no se ha visto ni un amago. A lo sumo, nos topamos con algo de apatía por el Mundial al principio, pero conforme Costa Rica hizo lo suyo y los demás equipos comandantes también, la emoción ha ido in crescendo.

Sin embargo, pese a todo, la calidez, simpatía y espíritu de servicio del pueblo brasileño, al menos por estos lares, compensa casi todos los bemoles.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

No todo es samba y caipiriñas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Yuri Lorena Jiménez

yjimenez@nacion.com

Editora de la Revista Dominical

Periodista de la Revista Dominical desde 1992. En setiembre del 2010 asumió como editora de Teleguía. Premio a la Mejor Crónica a nivel latinoamericano otorgado en el 2001 por la Sociedad Interamericana de Prensa.

Ver comentarios
Regresar a la nota