Entretenimiento

Límite al crédito, una excepción pasajera

Actualizado el 22 de diciembre de 2013 a las 12:00 am

La decisión del Banco Central nació con el objetivo de frenar los préstamos, principalmente en dólares. Sin embargo golpeó más a los colones.

Entretenimiento

Límite al crédito, una excepción pasajera

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El 31 de enero del 2013 quedó en la memoria de los banqueros del país. Ese día, el Banco Central emitió la restricción del límite al crecimiento del crédito por un período de nueve meses.

El Central pretendió frenar el ingreso  de divisas al país como consecuencia de las altas tasas de interés en colones frente a las de dólares.

El ente emisor justificó la medida para evitar mayor liquidez en la economía, frenar presiones inflacionarias y frenar la dolarización de la cartera crediticia del país.

Durante el anuncio, Rodrigo Bolaños, presidente de Banco Central, catalogó como excepcional la decisión, que no agradó al sector bancario.

“No aplaudieron (los banqueros al comunicarse la directriz). A nosotros tampoco nos gusta”, dijo Bolaños.

Sin embargo, la restricción no cumplió su plazo original. En medio de un ambiente caldeado por las críticas, Bolaños informó el 31 de julio de que la directriz se eliminaba .

Origen

La restricción al crecimiento del crédito no fue una medida antojadiza. Esta respondía a una intención del Banco Central de frenar el ingreso de divisas al país como consecuencia de las altas tasas de interés en colones frente a las de dólares. El diferencial de tasas hacía al país atractivo para invertir.

Asimismo, muchas entidades financieras aprovechaban las bajas tasas en dólares para prestar más recursos en moneda extranjera. El resultado fue un alza en los préstamos en esta moneda por encima del 20% en el sistema financiero durante buena parte de este año. Incluso, en la banca pública llegó a ser hasta del 30%. Mientras, la evolución en colones se desaceleró.

El Banco Central anticipó un fuerte riesgo de que surgiera una burbuja, al haber más dólares en la economía. El ente emisor tuvo que comprar el exceso de liquidez, para defender el piso de las bandas cambiarias, establecido en ¢500.

La presión de la banca, el sec- tor productivo y el Gobierno ge- neró la eliminación de la medida en julio anterior.   | EYLEEN VARGAS
ampliar
La presión de la banca, el sec- tor productivo y el Gobierno ge- neró la eliminación de la medida en julio anterior. | EYLEEN VARGAS

Pero esta decisión también tenía la consecuencia de ‘inundar’ el mercado de colones. Por lo tanto la entidad debía intervenir de nuevo y recoger el dinero –mediante la colocación de bonos de estabilización monetaria– y así evitar el alza en inflación.

La necesidad de recursos del Gobierno generaba competencia en tasas, mas la colocación de deuda externa hizo que se aliviara, en parte, el problema.

El epílogo

Apaciguada la entrada de capitales y con las tasas de interés en colones en disminución, cambiaron las condiciones existentes cuando se dictó la restricción al crédito.

PUBLICIDAD

Entonces, la medida se transformó en el centro de los ataques y uno de los principales factores del menor crecimiento de la economía, según dirigentes empresariales y del sector financiero.

Incluso Fernando Naranjo , gerente general del Banco Nacional, reconoció el mismo día que se eliminó la restricción, en un chat con La Nación y El Financiero, que habían incumplido el tope.

Finalmente el Banco Central decidió levantar el límite para apoyar el crecimiento. Bolaños aún considera un riesgo para el país la dolarización del crédito. El 57% de los préstamos productivos de Costa Rica están en esa moneda, según datos oficiales.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Límite al crédito, una excepción pasajera

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Óscar Rodríguez A.

oscar.rodriguez@nacion.com

Periodista de Economía

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur.

Ver comentarios
Regresar a la nota