Entretenimiento

Relojes de punta: El tiempo a la medida

Actualizado el 16 de junio de 2013 a las 12:00 am

Funcionalidad, elegancia, originalidad y tecnología de punta, son atributos de los RELOJES MÁS EXCÉNTRICOS Y MODERNOS del mercado. Estos son algunos de los modelos que marcan la hora con personalidad propia.

Entretenimiento

Relojes de punta: El tiempo a la medida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Al piloto brasileño Alberto Santos Dumond lo recibió una ola de aplausos cuando entró al restaurante Maxim’s en París, la noche del 19 de octubre de 1901. Había ganado un concurso que consistía en sobrevolar la ciudad de la luz en un dirigible en menos de 30 minutos.

En una de las mesas estaba el relojero Louis Cartier.

–¿Por qué está tan sorprendido, Alberto?

–No sabía si había logrado el vuelo en menos de treinta minutos– contestó Santos con su bigote negro impecable.

Aunque, durante el vuelo, Santos tenía su reloj de bolsillo, no pudo consultarlo porque era imposible quitar las manos de los controles del dirigible.

Cartier tenía la solución. Tiempo después, le obsequió a Alberto un objeto rectangular que marcaba las horas y se sujetaba a la muñeca con una correa de cuero. Era un reloj de pulsera.

El Cartier-Santos no tenía altímetro, ni medía la velocidad promedio, ni se ajustaba automáticamente con GPS, pero aún hoy se comercializa y sigue siendo un clásico de la relojería ‘moderna’, un referente; imposible olvidar que alguna vez fue el ‘papá de los tomates’.

Actualmente, la oferta de relojes es enorme y se amolda al gusto de los consumidores. Porque, aunque el paso del tiempo se mide en las mismas unidades sin importar la latitud, la ciencia del relojero es maquillar las horas y darles una personalidad única.

Las opciones son casi infinitas, así como las listas que reúnen a los mejores relojes del mercado. ¡Imposible lograr consenso! Sin embargo, elaboramos un listado de relojes curiosos e innovadores, aptos para los gustos y las necesidades más variadas.

Por todo el mundo

Aunque un reloj de pulsera es un objeto pequeño, la industria que los fabrica tiene proporciones grandes. A nivel mundial, este sector está dominado por Suiza, país que se ha encargado de crear artefactos de alta calidad y con los más diversos diseños.

Según el reporte anual de la Federación de la Industria Relojera Suiza, solo en el 2012 esta nación vendió al exterior el equivalente a $22.800 millones: 29,2 millones de piezas. Por su parte, China fue el país que exportó la mayor cantidad: 662,5 millones de piezas, pero a un valor mucho menor: $5.100 millones.

PUBLICIDAD

En el mercado, el rango de precios está teñido de extremos: el club de los de menos de $200 y los que superan el millón de dólares. La factura se eleva principalmente por la marca, los materiales utilizados (oro, diamantes, acero') y la exclusividad del diseño.

Por ejemplo, hay fabricantes que solo sacan a la venta una unidad o menos de una decena de modelos de una misma colección, con la idea de que no exista posibilidad de que alguna de las 7.000 millones de personas que habitan el planeta posea el mismo reloj.

Complacer a todos

Quedarse atrás en una industria que no se detiene es mala idea. Por eso, los relojeros tienen la innovación y la originalidad como mandatos obligatorios.

De esta forma, hay marcas que sorprenden por sus conceptos únicos. Por ejemplo, Romain Jerome maneja como idea incorporar en sus piezas el “ADN de la historia”. Su CEO, Manuel Emch, en una entrevista a Haute Time , explicó cómo se traduce en la práctica dicha ocurrencia: “Integramos físicamente elementos de la historia en los relojes”. Así, para una “colección del mar”, sus relojes tienen partes del Titanic dentro.

A su vez, hay objetos diseñados para públicos específicos. Por ejemplo, para los amantes de la astronomía, las opciones son variadas.

La edición del espacio de la marca Romain Jerome, tiene unos modelos que contienen polvo de la Luna. Sin embargo, este ingrediente galáctico probablemente solo sirva para presumir en una conversación: “Hola, mi reloj tiene polvo lunar”.

También está la opción de Arnold & Son , con un reloj que muestra las fases de la Luna, con los detalles de sus cráteres.

No obstante, el reloj al que todos estos le tienen envidia es el Omega Speedmaster, el único que ha ido a pasear a la Luna de la mano de Buzz Aldrin, uno de los astronautas que viajó al satélite en 1969. Desde entonces, dicho modelo ha sido el oficial de la NASA.

Las Fuerzas de Seguridad de Estados Unidos también poseen un modelo predilecto para consultar la hora: el Navy Seal, de la marca Luminox, es un reloj que tiene como particularidad un sistema de iluminación con barras de luz con gas, que no necesita ningún estímulo de luz externa para brillar.

PUBLICIDAD

De esta forma, sin importar que un soldado esté en una cueva a oscuras o en condiciones de luz extremas, el reloj brillará continuamente durante 25 años.

Existen también piezas que marcan la hora en braille y la dicen con altavoz para las personas con discapacidad visual.

A estos se suman relojes especializados para deportistas que miden la distancia recorrida y el ritmo cardíaco, otros para diabéticos que recuerdan cada dosis de insulina, piezas con altímetro y brújula para los pilotos o alpinistas y modelos con calculadoras, entre otros.

Hora inteligente

Según el reporte de Baselworld (una de las ferias de relojes y joyería más importantes) sobre las tendencias del sector en el 2013, el diseño de relojes tiene hoy dos vertientes. En la primera, predomina la complejidad técnica, la extravagancia, el alto valor y una producción de pocas unidades que garantiza exclusividad. La otra es aquella en la que la simplicidad es la clave.

Sin embargo, para este año, la rama de los “relojes inteligentes” parece ser la que viene creciendo con mayor fuerza.

Estos se caracterizan por incorporar tecnología que es compatible con teléfonos inteligentes. Así, el reloj funciona para revisar el correo electrónico, escuchar música, contestar llamadas, enviar mensajes, y bueno... para ver la hora.

Entre las ventajas, se encuentra que a pesar de sus múltiples funciones, el precio es económico. Marcas como Peeble venden sus relojes a $150 y se pueden comprar en línea . También está Cooko a $130, Martian a $300 o I’m Watch desde $299.

Con una oferta tan amplia, pero casi moldeada a la medida de cada consumidor, buscar uno que solo marque la hora es conformarse con muy poco.

Las opciones al comprar reloj son casi infinitas. Les ofrecemos un listado de los relojes curiosos e innovadores, aptos para los gustos y las necesidades más variadas.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Relojes de punta: El tiempo a la medida

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota