Entretenimiento

Personajes del año 2013

Francisco Chacón: Caído tras el vuelo

Actualizado el 08 de diciembre de 2013 a las 12:00 am

La jarra de café llegó varios minutos antes que Francisco, con el espresso doble que él siempre toma al llegar al bufete. Es una jarra pintada con vaquitas mochileras en fondo rojo. Un recuerdo inseparable de su estadía en Suiza junto a su esposa, Anabel, y sus dos hijas, Constanza y Anastasia.

Entretenimiento

Francisco Chacón: Caído tras el vuelo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Francisco Chacón: Personaje noticioso del año 2013. (Jose Díaz)

La jarra de café llegó varios minutos antes que Francisco, con el espresso doble que él siempre toma al llegar al bufete. Es una jarra pintada con vaquitas mochileras en fondo rojo. Un recuerdo inseparable de su estadía en Suiza junto a su esposa, Anabel, y sus dos hijas, Constanza y Anastasia.

Cuatro espressos –bien fuertes y sin azúcar, como a él le gustan– precedieron a esa jarra antes de salir de casa, aquel viernes de entrevista. Si algo caracteriza a este abogado experto en contratación administrativa es su pasión por el café. “Alguna vez, llegué a beber 16 tazas en un día”, recuerda mientras toma entre sus manos la jarra con las vaquitas que tan buenos recuerdos le trae.

Se le nota más tranquilo. Reposado. Poco tiene que ver en su actual estado de ánimo el sol con aire a verano que se filtra por la ventana, o las pinturas del bosque tropical húmedo que sirven para relajar los ánimos en una salita donde, con frecuencia, se conversa sobre negocios muy serios. La tranquilidad que transpira Francisco viene desde dentro.

Siete meses atrás, lucía desencajado; esa es la verdad. Como si cargara todo el peso del mundo sobre sus espaldas. Él se sentía así y así lo reflejaron también las fotografías en periódicos y las imágenes de televisión que registraron su renuncia como Ministro de Comunicación de Laura Chinchilla Miranda.

Otro escándalo en la administración lo convirtió en el cordero sacrificado en el altar de la opinión pública tras la nueva noticia.

“Vuelo de Presidenta causa caída de hombre fuerte del Gobierno”, tituló la portada de este diario, el 16 de mayo. Él no solo era ministro. Chacón era el máximo asesor de confianza de la Presidenta. Y le falló.

La investigación periodística que desembocó en su renuncia partió de un comunicado de prensa que Casa Presidencial envió el sábado 11 de mayo. En él avisaba –sin entrar en mayores detalles– de un vuelo privado de la Presidenta a Lima. Noche para la boda del hijo de Luis Liberman, vicepresidente, y planes de reunión con el mandatario Ollanta Humala para la mañana del lunes.

PUBLICIDAD

En el Cessna 525B Citation Jet con matrícula estadounidense N93CW, viajaron Chacón y su esposa, en calidad de ministros de Comunicación y de Comercio Exterior; la asesora presidencial Irene Pacheco, y la Presidenta y su marido, José María Rico.

Como suele suceder en muchos de estos casos, en menos de una semana, los periodistas averiguaron que el avión había sido facilitado por un empresario colombiano cuestionado en su país. Aquel era el segundo viaje de la Presidenta en esa aeronave. El primero, lo realizó el 8 de marzo , a Venezuela, para asistir al funeral de Hugo Chávez.

“La política no es para todos, pero los que tienen cierta vocación y preparación deben comprometerse con el país y deben participar en política. [...] Que las dificultades que yo encontré no impliquen un desincentivo para que la gente se involucre”, Francisco Chacón, exministro de Comunicación

La prensa se encargó de descubrir lo que los servicios de inteligencia nacionales no hicieron: que quien se hizo llamar Gabriel O’Falan frente al mismísimo Chacón días antes del viaje, era en realidad Gabriel Morales Fallón, empresario cuestionado en su país por su presunta relación con un narcotraficante local.

Presidenta y comitiva viajaron por segunda vez en el avión de este empresario, quien logró pasar todos los controles –si es que alguna vez los hubo– en el “círculo de seguridad” de la mandataria. La cabeza de Chacón fue el precio más bajo de ese nuevo escándalo, porque pudo ser peor.

Otro Francisco

Sentado, con la jarra suiza entre sus manos, vestido “en mangas de camisa” por ser viernes, Francisco Chacón llegó a la entrevista con un semblante muy distinto al que protagonizó el día de aquella noticia.

“No voy a negar que esto fue algo complejo, difícil, ¡duro! para mí y para mi familia. Pero siete meses después, le puedo decir que me ha servido para entender mejor cómo funciona el país, para entender mejor a la gente, quiénes son los amigos que están en los momentos difíciles, cuáles no eran los amigos que decían ser y también identificar que había, quizás, más enemigos de los que uno se imaginaba”.

Volvió al gimnasio y a una rutina diaria de trabajo de 8 a 6 de la tarde. Atrás quedaron las 16 horas o más metido de cabeza en Casa Presidencial y las dos semanas de insomnio pensando en la posibilidad de que el narco se hubiera infiltrado en el corazón del Gobierno. “La gente me dice que sí me veía muy mal (y ríe sonoramente). Amigos muy cercanos ahora me dicen ‘qué dicha que te ves tan bien... la última vez que te vi en televisión estabas demacrado’”.

PUBLICIDAD

Cuando lo llamamos para esta entrevista, Francisco estaba muy claro de que su selección como uno de los Personajes del año no había sido por protagonizar noticias positivas.

“Déjeme pensarlo y me llama en unos dos días”, dijo al teléfono. Pero lo pensó tan solo unos minutos y llamó el mismo día para decir que sí. “En un principio, pensé: para qué seguir echándole leña a la hoguera. Pero lo consulté con varios amigos y decidí que este es un capítulo que yo quiero cerrar”. Y aquí está, con su jarra suiza, escribiendo el que espera sea el último capítulo de esta saga llamada administración Chinchilla, en la que él tuvo, sin duda, un rol estelar.

Si Francisco sobrevivió a un cáncer que se llevó su pierna izquierda siendo apenas un adolescente, cómo no iba a lograr sobrevivir a este nuevo golpe de timón en el Gobierno.

“Siempre hay golpes duros. Quizá no tanto como este último, de hace siete meses, que realmente me tomó por sorpresa. Pero la vida me ha enseñado a saber que hay que dejar que el tiempo transcurra. Como le decía yo a una colega suya, hay que dejar que el polvo que produce la explosión baje y que todos podamos ver mejor qué es exactamente lo que pasó. Estos meses han permitido que las cosas se vayan aclarando, y que algunos temores que en algún momento surgieron sobre cuál era la gravedad del asunto se hayan atenuado”.

Más alejado ya de los turbulentos escenarios políticos, este es parte del balance que hace de aquella crisis y del Gobierno:

“Yo creo que los costarricenses hemos juzgado severamente a la Presidenta y a su desempeño, porque el problema que está viviendo el país, desde el punto de vista político, sobrepasa a este Gobierno y a esta Presidenta.

Francisco Chacón: Personaje noticioso del año 2013.
ampliar
Francisco Chacón: Personaje noticioso del año 2013. (Jose Díaz)

Y se apresura a advertir: “El que no se dé cuenta de que el deterioro de los partidos políticos está cobrando un precio en estos momentos, quien no se dé cuenta de que el problema del déficit fiscal está ahí y va a seguir estando ahí mientras no decidamos entrarle de verdad, el que crea que porque hay elecciones en febrero y cambio de Gobierno en mayo, todas esas condiciones objetivas y reales van a cambiar de pronto, ¡diay, está equivocado! Los costarricenses tenemos que entender que, más allá de los errores que ha cometido este Gobierno y doña Laura, la situación política del país es compleja por sí misma.

Lejos de negar que se cometieron errores, los admite y los describe: “Empezando porque la Presidencia nunca estuvo organizada de manera tal que tuviera las fortalezas para dar seguimiento a los proyectos prioritarios, y que contara con los filtros políticos y técnicos necesarios para lograr el éxito en esos proyectos. (...) Precisamente, lo que sucedió con lo del viaje a Perú es una muestra de esa debilidad de Casa Presidencial. Ese es un error que, ¡diay!, tiene consecuencias. Quizá si hubiera habido esa estructura dentro de Casa Presidencial muchos de los otros errores se hubieran evitado o se hubieran podido manejar de manera distinta.

”¿Y cuáles errores? Me parece que el Gobierno se desgastó innecesariamente en los primeros meses de la primera legislatura discutiendo el aumento de los salarios de los diputados. Eso fue una torpeza muy grande. Luego, el problema de la trocha, que es un problema con complejidades muy grandes. Ahí yo no considero que haya jerarcas involucrados en dineros mal manejados. Pero sí denota que un proyecto tan importante desde el punto de vista político, de las relaciones con Nicaragua, y desde el punto de vista de lo que se quería (fortalecer la zona norte del país) requería de una organización más sólida, de controles mucho más fuertes, de filtros más grandes que nunca, nunca existieron. Y haberle entregado una obra de ese tamaño al Conavi fue un error.

”Ahí debió haber una estructura mucho más sólida para fiscalizar, controlar y asegurarse de que las cosas iban a salir bien, y no se logró. La obra es importante y en algún momento va a terminar, pero en el camino se cometen tantos errores que eso lo que produce es suspicacia, enojo y desencanto con el Gobierno y con la política”.

Francisco afirma no estar entre los desencantados, pero sí promete tomarse su tiempo para volver a la política, si es que lo hace en un futuro que no ve cercano. Lo único seguro, dice con la jarra de café entre sus manos, es que votará en febrero, y lo hará por Johnny Araya.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Francisco Chacón: Caído tras el vuelo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ángela Ávalos R.

aavalos@nacion.com

Periodista

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud. 

Ver comentarios
Regresar a la nota