Entretenimiento

Tinta fresca

Tinta fresca: Todo lo que Dios no es

Actualizado el 29 de septiembre de 2013 a las 12:00 am

Puedo decirles, con absoluta convicción, en qué no creo

Entretenimiento

Tinta fresca: Todo lo que Dios no es

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Nuestro primer amigo invisible.Un señor con el que alguna gente pretende tener línea directa. Asumo que para hablar con Dios es menester servicio de larga distancia. ¿Cuál será el monto de la cuenta telefónica?

Una especie de tía regalona, una señora mimosa y alcahueta que corre a reconfortarnos tan pronto comenzamos a hacer pucheros.

Un representante, agente, vocero y abogado universal que defiende nuestros muy personales, particularísimos intereses, en cada situación conflictiva con que tropezamos.

Un “salvador personal”. Sí, cómo no. En un mundo en el que la gente “personaliza” su computadora, sus pañuelos, su cepillo de dientes, Dios tenía que ser también personalizado. El individuo quiere que todo lleve su nombre, y que el universo entero exista en función suya. Y nuestra sociedad… pues no es ya una sociedad, sino una suma de individuos: ¡nociones muy diferentes!

Hincha de ningún equipo de fútbol. Los futbolistas que dan gracias a Dios después de ganar un partido lo acusan, tácitamente, de hooliganismo deportivo.

"Asumo que para hablar con Dios  es menester servicio de larga distancia".
ampliar
"Asumo que para hablar con Dios es menester servicio de larga distancia". (Daniel Solano)

Santo patrono de todos los políticos corruptos. Un día saquean las arcas del Estado, al siguiente están prosternados ante la Virgen, los ojos en blanco, levitando, transidos en éxtasis de arrobamiento, transfigurados…, por poco transubstanciados: ¡si hasta cara de hostias agarran! Blancos, tersos, inmaculados, prístinos… casi madonas de Rafael, Da Vinci o Bellini.

Comodín para todos los paralogismos, los falsos razonamientos, las acomodaticias argucias que se les ocurren a ciertos santos varones –y con ello subestiman la inteligencia del costarricense–. Un milagro acaecido en Costa Rica (no tengo por qué objetar tal cosa: me parece magnífico) significaría, así pues, que Dios nos está dando el mensaje (cifrado por supuesto, y solo des-codificable por los curas) de que la fecundación in vitro es satánica. ¿Cuál es la relación entre una cosa y la otra? ¡Como decir que las diez plagas de Egipto fueron la causa de la Segunda Guerra Mundial!

Un señor que solo le pondría atención a las mayorías, porque las minorías “se limitan a hacer mucho ruido”. ¿Desde cuándo las mayorías han tenido razón en todo? Hay un nombre para esto, la falaciaad populum : asumir que la verdad está ahí donde la ve la mayoría. Y si esto es un referéndum, una especie de estadística (llamemos a Unimer), habría que considerar que el Dios de la cristiandad representa una minoría (siendo la religión con más seguidores en el mundo, no sobrepuja la suma de las otras religiones practicadas sobre la faz del planeta). ¡El cristianismo es minoría! ¿Significa ello que el poder de su mensaje se debe a que, como toda minoría, es el que “hace más ruido”? A fin de cuentas, ¿qué es esto? ¿Un concurso de popularidad?

PUBLICIDAD

Una mercancía, un objeto para el lucro de los mercaderes del templo, un negociazo para los Jimmy Swaggart, Jim Baker y Pat Robertson del mundo.

Un vendedor de paraísos comprables en cómodas mensualidades, siempre abierto al regateo, a la negociación.

Hablo desde el respeto profundo. ¿En qué creo yo? Eso no es asunto de nadie. Lo que sí puedo decirles, con absoluta convicción, es en lo que no creo. Ahí lo tienen. He sido claro.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Tinta fresca: Todo lo que Dios no es

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota