Entretenimiento

¿Deserción o exclusión?

Actualizado el 14 de abril de 2013 a las 12:00 am

¿Abandonan los muchachos el colegio o los abandonamos nosotros a ellos?

Entretenimiento

¿Deserción o exclusión?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                Ilustración: Manuel Canales
ampliar
Ilustración: Manuel Canales

No estoy orgulloso del joven que fui: mi ingreso a la Universidad de Costa Rica estuvo marcado por cuotas idénticas de ignorancia y apatía, era el típico adolescente que ni siquiera llegaba a entender el valor de la oportunidad que me había llegado caída del cielo, sin mayor esfuerzo o compromiso de mi parte. Recuerdo cuando una profesora de “Introducción al Derecho” intentó llamar nuestra atención diciéndonos que debíamos apreciar nuestro espacio en cada uno de esos pupitres pues muchos otros se los desearían. Recuerdo (también) que no me importó gran cosa.

Eventualmente, gracias al trabajo comunal universitario y a los consultorios jurídicos, tuve un contacto directo con realidades que iban más allá del último iPod y que me llevaron a recordar que entré al cole con 500 estudiantes pero solo me gradué con poco más de 100. ¿Qué habría pasado con todos esos muchachos? ¿Qué oportunidades les habría ofrecido la vida?

Empecé, poco a poco, a revalorar la importancia de la educación y a apreciar la oportunidad que tuve de ser autodidacta gracias a la web. En efecto, el colegio no me había ofrecido la mejor experiencia académica, pero gracias a los recursos de mis padres, yo mismo pude facilitarme esa educación subversiva de la que habla el ministro Garnier. ¿Cuántos de aquellos compañeros que ingresaron conmigo al Clodomiro Picado en Turrialba habrán tenido esa oportunidad? Pocos.

A menudo olvidamos que estudiar no es tarea igual de fácil para todos y que, en el fondo, este no es un tema de deserción, sino de exclusión.

Recientemente, una investigación liderada por el periodista Alejandro Fernández y publicada en La Nación nos recordó, con la frialdad numérica del caso, cómo la brecha económica nos consume y nos condiciona: un estudiante que proviene de un colegio privado tiene el doble de probabilidades de ingresar a la UCR que uno graduado de un centro público. Mientras tanto, el politólogo Jaime Daremblum nos compartía semanas atrás datos de la Unesco que desnudan otra triste realidad: nuestro gasto público per cápita en primaria y secundaria disminuyó más de un tercio entre 1999 y el 2010... Para terminar de redondear un inevitable mal sabor de boca, rescato una cifra más, esta vez del MEP y fechada en el 2010: el 45% de los jóvenes de 17 años están fuera del sistema educativo.

PUBLICIDAD

Se le paran a uno los pelos.

La frustración es inevitable, y la pregunta también: ¿Qué podemos hacer usted y yo para ayudarle al país a combatir estos números? La Fundación Acción Joven ofrece respuestas desde el frente civil, trabajando de lleno en proyectos creativos e integrales (participan los profes , los alumnos, los funcionarios administrativos, todos) que combaten la exclusión estudiantil empoderando a los colegios públicos como núcleos de esperanza y oportunidad para los muchachos. Una iniciativa espectacular.

Los resultados de su trabajo pueden apreciarse en accionjoven.org pero hoy quiero dejarlos con la referencia ineludible a su más reciente logro, pues bordea el absurdo de la imaginación. El pasado 19 de marzo, el Liceo de Villareal en Guanacaste inauguró el primer skatepark (*) en un colegio público en Centroamérica, tras más de dos años de trabajo conjunto que hizo ver a los muchachos “más problemáticos” del cole lo mucho que su comunidad y su país creen en ellos.

De la mano de otras estrategias de prevención y atención (¡escúchelos y cambiará sus vidas!), el proyecto del skatepark permitió reducir la exclusión estudiantil en sétimo año del 20% en el 2010 al 0% en el 2013. Así como lo lee: educación subversiva al alcance de todos... una muestra más de que, cuando nos permitimos trabajar juntos, Costa Rica puede alcanzar grandes cosas.

* El Skatepark es un proyecto integral (como todos los de Acción Joven) y fue posible gracias al trabajo conjunto de la Fundación y la Dinadeco, el MEP, la Asociación Cepia, la comunidad educativa y distintas entidades públicas y privadas.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

¿Deserción o exclusión?

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota