Entretenimiento

Buenos aires para los veteranos

Actualizado el 23 de febrero de 2014 a las 12:00 am

Las enfermedades respiratorias son prevenibles. La alerta contra ellas debe ser permanente aunque, en la ancianidad, los cuidados se deben redoblar.

Entretenimiento

Buenos aires para los veteranos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
El aparato respiratorio requiere más cuidados cuando se envejece. (Karen Murillo)

Con la ancianidad viene el retiro, y con el retiro, uno respira mejor; pero a veces estos buenos aires solo vienen en sentido figurado. El aparato respiratorio da sustento a uno de los sistemas que exigen un mayor cuidado en las personas mayores.

Afortunadamente, sus males son prevenibles. Desafortunadamente, también son sistemas en los que una gripe o un resfrío común pueden comprometer seriamente la salud si se es un adulto mayor.

Las campañas de vacunación de la Caja del Seguro Social se enfocan en las personas más jóvenes y en las más viejas del país, y es justamente porque estos dos grupos suelen llevar la peor parte cuando llega una infección viral o bacteriana.

Las enfermedades respiratorias representan la cuarta causa de muerte en Costa Rica , y la tercera entre los mayores de 65 años. Si usted es una persona adulta mayor o tiene a su cuidado una, por favor no se tome estos consejos a la ligera. Con ellos –ya no figuradamente–, uno respira mejor.

Los males

Primero se debe entender de cuáles enfermedades se habla cuando se menciona la generalidad de “enfermedades respiratorias”.

El médico Fernando Morales lista las más comunes, empezando por la epoc (enfermedad pulmonar obstructiva crónica), un mal progresivo que dificulta respirar. La epoc puede causar una tos que produce grandes cantidades de mucosidad, respiración sibilante, opresión en el pecho y otros síntomas.

Una buena cantidad de personas con epoc fuma o solía hacerlo. También suele sufrir la enfermedad una persona que estuvo expuesta durante períodos largos de su vida al esmog, al humo de leña quemada o a otras sustancias químicas en el aire, según explica el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre, de Estados Unidos.

Las enfermedades respiratorias representan la cuarta causa de muerte en Costa Rica, y la tercera entre los mayores de 65 años.

Con la epoc, los alveolos –una especie de saquitos de aire que intercambian oxígeno por dióxido de carbono en los pulmones– pierden sus propiedades y ello causa que menos aire fluya hacia adentro y hacia afuera del cuerpo.

“Entre las 10 principales causas de muerte en mayores de 65, tenemos en cuarto lugar al epoc con infección aguda, y en el sétimo, al epoc sin especificar cofactor”, informa Fernando Morales.

PUBLICIDAD

Entre otras enfermedades respiratorias que afectan a los adultos mayores, el médico menciona las infecciones virales y bacterianas típicas (provocadas por la gripe o los resfríos comunes), o las atípicas, como la tuberculosis.

También cita las enfermedades cancerosas que se originan en el pulmón o que se extienden hasta este. Por último, el médico llama la atención sobre el tromboembolismo pulmonar (un bloqueo súbito en una arteria del pulmón).

“Debemos recordar, además, la existencia de síntomas respiratorios en los adultos mayores que con alguna frecuencia no corresponden a problemas primarios del aparato respiratorio, como la mal llamada asma cardiaca, la cual entendemos como una manifestación pulmonar de un problema cardiaco”, explica Morales.

Prevención temprana

“Como sociedad, debemos incentivar para que la prevención de estas enfermedades se realice no cuando seamos adultos mayores, sino más bien a lo largo de nuestras vidas”, afirma Morales.

Evitar el tabaquismo y el contacto con fuentes de humo o esmog son formas de no castigar al sistema respiratorio. Las personas que trabajan en talleres, fábricas, los oficiales de tránsito y los inspectores de revisión técnica vehicular deben usar protección ocupacional.

Los adultos mayores además deben mantener una estricta vigilancia de su vacunación, principalmente contra la influenza y el neumococo.

Morales confía en que se podría hacer una gran diferencia en cuanto a la afectación de este tipo de enfermedades con simples hábitos de limpieza, como por ejemplo, un adecuado lavado de manos y una buena técnica para toser y estornudar. El médico también recomienda que, en la medida de lo posible, se evite el contacto con enfermos o la visita a lugares de gran hacinamiento.

El sistema respiratorio se resiente lentamente, pero su resentimiento final es costoso. Los castigos que le ahorremos hoy nos los agradecerá mañana.

  • Comparta este artículo
Entretenimiento

Buenos aires para los veteranos

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota